DIFÍCIL ES EL DECIR ADIÓS, QUÉ DIFÍCIL ES…

Decía la letra de una canción de los ´60, para definir el duro momento que trae aparejado la rotura de una relación sentimental de años.

Nacidos varios años después, fines de los ´80, y principios de los ´90, probablemente ni Facundo Ardusso ni Julián Santero la conozcan. Sin embargo casi con seguridad esas sensaciones de la dificultad de dejar algo tan arraigado y exitoso, por una novedad incierta y absoluta han pasado por ambos frente al especial momento de sus campañas deportivas que atraviesan, ante sus decisiones de saltar desde sus consagrados y privilegiados lugares en TC2000 a las camionetas del TC. Un cambio que si hacés un análisis superficial, sorprende porque parecen existir razones que están más allá de las explicaciones oficiales de mejores propuestas económicas y deportivas.

«Encaramos la carrera con la misma actitud como si tuviésemos que definir el campeonato», avisó Pernia tras el mejor tiempo. Una alegría que compensó al mal momento por lo sucedido con su auto en TN.

Esas sensaciones personales ya las había reconocido Ardusso, el primero en dar el paso. Y lo ha seguido Julián Santero, paradójicamente se supo en la jornada clasificatoria de TC2000 en el Oscar Cabalén de Córdoba. ”Es un fin de semana muy especial. Siento una mezcla de tristeza con la intención de disfrutar la última carrera. El TC2000 es una categoría que me gusta mucho, me dio muchos amigos y de la que me llevo lindos recuerdos. Se cierra una etapa que quizás abra otra que quizás sea mejor. EL TC2000 es como si fuese mi casa. Arranqué en la Formula Renault, luego pasé al TC2000 Series y finalmente llegué al TC 2000 grande donde corrí para varios equipos. Apuesto a que mi elección del nuevo rumbo, cambio haya sido la mejor para todos. Uno no predice el futuro pero toma decisiones, y apuesta a algo. Ojalá sea la mejor para mi y para todos”, le ha contado el mendocino a la periodista santafesina Mariela Pallero del programa radial Velocícismo.

«Me encantaría despedirme con una victoria» dijo Ardusso, el otro gran referente que se despedía del TC2000 en el Cabalén. Contaba con chances al largar cuarto en la única final prevista.

El pensamiento a futuro no aparta a Julián de la realidad presente. que fue acelerar el Toyota en la clasificación del Cabalén con el objetivo puesto en el subcampeonato detrás del consagrado Leonel Pernía. Y aceleró como siempre, para quedar segundo, porque como casi siempre en la temporada que culmina, el primero de los puestos fue para el Fluence de Leonel. El sistema de recargos retrasaba al campeón al octavo lugar de la grilla que encabezaba otro Pernía, su hermano  Mariano. Por su lado, Santero partía quinto con el objetivo de una despedida desde el escalón más alto del podio. Decir adiós se hace menos difícil con un festejo.

-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre