A FALTA DE MATÍAS, ESTÁ JULIÁN.

Y por lo visto hasta el momento, el mendocino es el gran obstáculo para Agustín Canapino, en el camino a su tercer título en el ahora rebautizado TC 2000.Tan rápido y astuto como el Titán, pero sin un Toyota tan contundente como el Chevrolet Cruze del campeón y con 20 Kg más de lastre, Santero (digno sucesor de Matías Rossi en el Toyota Gazoo Racing), se las ha venido ingeniando para aprovechar situaciones favorables propias y desfavorables de sus rivales, para cosechar puntos y construir una buena ventaja al tope del campeonato.

«Los 40 Kg de lastre se sintieron pero el auto tuvo un rendimiento tan contundente que me permitió hacer la pole», reconoció Canapino tras dominar la clasificación.

El triunfo de punta a punta, por delante del destacado Ignacio Montenegro en el poco atractivo Sprint en Concordia por la tercera fecha del campeonato, resultó una nueva prueba. Julián sumó 83 puntos como líder contra 61 de Leonel Pernia, 55 de Bernardo Llaver y 51 de Canapino. Sin embargo como tantas veces en el automovilismo, y menos en los tiempos actuales de generosos sistemas de puntajes, los números no reflejan totalmente la realidad. Una realidad que sin desconocer la posibilidad de la candidatura de Santero, muestra prioritaria la de Canapino. El argumento es el rendimiento superior de su Chevrolet Cruze con relación al resto. Una situación que se vio en las pruebas de clasificación, el mejor parámetro para medir ese rendimiento, con el 1-2 “chivo” de Canapino y Llaver, y la diferencia de 338/1000 que Agustín le hizo al tercero, el Renault de Matías Milla.

-publicidad-

Pero claro, el esquema del TC 2000 tiene en el camino de la final el obstáculo de la carrera Sprint, que se larga con inversión de los ocho primeros en la grilla. “Trataré de sobrevivir y avanzar para buscar ganar la final”, había adelantado un prudente Canapino desde octavo lugar de partida. Sus temores a las asperezas en carreras de corto alcance, se confirmaron en la vuelta inicial con un toque del Honda de Matías Cravero. “No sé quién fue pero me partieron y ese golpe le quitó ritmo a mi auto” contó y se quejó el Titán, quien del puesto 14 escaló al noveno.

Los hermanos Alejandro y Diego Levy hablaron de la categoría, y presentaron en una reunión de prensa el nuevo logo de la categoría .

Hubo pronta posibilidad de revancha para Agustín, ante la carrera final que respondía a las características del “automovilismo puro” que le gusta. Porque como corresponde a su condición de poleman, largaba adelante y encima escoltado por su coequiper Bernardo Llaver. Inimaginable esperar una lucha entre ambos, recordando que en la antesala del Sprint, y pese a largar por delante de Canapino, Berni, aclaró que “la prioridad en la largada la tiene Agustín…“.  Fácil es pensar en una escapada de Canapino rumbo a su segundo triunfo consecutivo para al menos reafirmar su condición de principal candidato al título. “Buscaré avanzar desde el octavo puesto y sumar la mayor cantidad de puntos”, dijo Santero.

La receta le vino dando buenos resultados, ya que sin ser el gran candidato era el puntero del campeonato.

Acá en primer plano.El nuevo logo del TC2000, «para la nueva etapa iniciada», dijo Alejandro Levy ¿Que te parece?

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre