AQUELLA VEZ,

EL LOCO
LUIS…













AHORA, JOSITO

Por Miguel Sebastián

Mirá si habrá pasado tiempo de la última carrera del TC 2000 en La Rioja, que en este del fin de semana en el retorno de la categoría tras 29 años corre el nieto de quien ganó aquella de 1981. Que otro apellido que el de Di Palma puede tener continuidad como dinastía automovilística en la Argentina.
SpeedAgro

Aquel domingo 24 de mayo del 1981, Luis tenía 36 años y Josito, estaba lejos, muy lejos de los planes de su padre Luis José, que por entonces con sus andanzas sobre los karting ya pintaba para seguir la herencia familiar con la velocidad.

Con actuales 21 años, Josito es uno de los varios pilotos que corre en La Rioja, que no había nacido cuando el TC 2000 pisó por primera vez suelo riojano. Pechito, Altuna, Werner, Rossi, Girolami, Bosio tampoco habían llegado a este mundo. El líder del campeonato Pernía tenía 6 años, lo mismo que Fontana. El más chiquito era Franco Coscia, con apenas 20 días. El más grandulón Rubén Salerno, ya contaba 24 años…

Ganador de punta a punta de aquella carrera, el Loco Luis no monopolizó los titulares de diarios y revistas en ese fin de semana largo, y aquellos días en que los argentinos fierreros se ilusionaban con un Carlos Alberto Reutemann puntero en el Mundial de Fórmula 1. Ese privilegio del reconocimiento periodístico quedó para Alberto Scarazzini. Si, el mismo que hoy ves como director deportivo del HAZ en el TC y TC 2000. ¿Por qué?, simplemente porque venció con el Ralt rojiblanco de la conocida tabacalera multinacional en la carrera de la Fórmula 2 Nacional, por entonces la estrella de la programación, donde con apenas 14 autos y en su segundo año de vida oficial, el TC 2000 era simple telonera. “Me acuerdo que viajamos con los chicos del equipo en el colectivo que usábamos para dormir y donde también llevábamos los respuesto, el auto de carrera iba enganchado atrás. Como siempre llevamos las milanesas que me había preparado mi abuela, fueron las últimas que nos preparó, nos alentaba siempre; un par de días antes que saliéramos para La Rioja murió..” recuerda Cachi; la pena por lo vivido le impidió festejar un triunfo clave para el titulo logrado ese año.

Pasaron casi tres décadas. Aquella sólida Fórmula 2 Nacional se transformó en F-3 Sudamericana, y fue monopolizada por los brasileños. Y aquel débil TC 2000 se potenció, duplicó sus autos, sumó más equipos y pilotos, y mucho marketing. Por eso ahora nadie le quita el papel de estrella del espectáculo que no tuvo hace 29 años. Y desde arriba el abuelo Luis hará fuerza para que el nieto Josito repita sobre el Peugeot 307 oficial lo que él hizo sobre el VW 1500.

Foto gentileza Prensa Peugeot Sport
20-8-2010,

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre