«YO LE DIGO SIEMPRE, MAURO, vos son un diamante en bruto, pero por ahora tenés más de bruto que de diamante». Hugo Cuervo juzga así al campeón 2012 del Turismo Carretera, Mauro Giallombardo.

Bajo el paraguas del equipo del Escribano, blanqueado a mitad de año como propietario –uno de los indultos más vertiginosos de la historia del automovilismo- convivieron todo el 2012 Giallombardo y Johnnito De Benedictis, que también llegó a la carrera de La Plata con chances de título. Coincide Cuervo en que «hasta esa carrera, Johnnito había hecho más méritos que Mauro para ganar el título, es cierto. Pero en esa última carrera, Mauro tuvo la suerte del campeón».

Sigue el Escribano de Lincoln: «Si esa última carrera hubiera sido en Buenos Aires en lugar de La Plata, ni loco sale campeón. El 12 no le gusta nada, se habría hundido. En cambio, se definió en el Mouras, que conoce tanto… Una anécdota: cuando pusimos este auto campeón en pista, fuímos a probar al Mouras, y Mauro le hizo un segundo a (Gabriel) Ponce de León. El propio Ponce me decía: ‘Va por lugares por los que yo no puedo seguirlo’. Terminamos la prueba, subimos los dos autos al camión, fuimos a Paraná y en el primer entrenamiento Ponce le sacó tres décimas a Mauro… ¡y no habíamos tocado ninguno de los dos autos!. Es evidente que la diferencia la hace él en ese circuito. Hay tipos que van muy bien en un escenario, y mal en otros, y es una constante histórica…».

-publicidad-

Cuervo cree también que si Giallombardo «hubiera ganado la carrera anterior en La Pampa, cuando tenía auto para vencer, no habría salido campeón. Con 30 kilos más no hubiera sacado 8 décimas de ventaja en la primera clasificación en La Plata, que pudo haber sido un segundo».

Lo interesante del caso es que, según el propietario del equipo, La Rana es un conductor completamente intuitivo. «Es muy rápido, tiene unos movimientos de brazos y de piernas que asombran, pero desde el punto de vista técnico no puede transmitir lo que le pasa al auto. Por eso necesita una buena comunión con el ingeniero de pista para poder poner bien a punto el auto. La amistad que generó con Sebastián Mauriño fue fundamental para el logro».

Hugo Cuervo y su nuevo piloto, Mariano Werner en la cena compartida con VA, que fuera organizada por 3M principal sponsor del entrerriano.

Cuervo suma ahora a su dotación al entrerriano Mariano Werner, apenas un año mayor que Giallombardo. «Los pilotos jóvenes están pasando el trapo», asegura. «El futuro es de ellos. Ya no existe más eso de que se necesitan 20 o 30 vueltas para adaptarse a un auto o a un circuito. Los buenos, en dos vueltas, ya entendieron todo«.

Foto AIF

Por el equipo de VA

 

 

-publicidad-

10 COMENTARIOS

  1. SIEMPRE SE NECETIT SUERTE PARA GANAR ALGO, PERO NO HAY DUDAS DE QUE EL AUTOMOVILISMO SE HA EMPAREJADO PARA ABAJO , SINO COMO SE ENTIENDE DE QUE UN PILOTO ENTIENDA EL AUTO EN 2 O 3 VUELTAS?? NO SERÁ Q AHORA LOS AUTOS SON MAS FACILES DE MANEJAR COMO DICE NADA MAS Y NADA MENOS QUE TRAVERSO??

  2. No se equivoque escribano… Giallomardo ganó el campeonato porque su amigo ( el suyo) «nafta adulterada» Aventín , cambió el reglamento a pedido del ministro para que salga campeón un Ford…

    • Sep. pero no hay forma de rebatir mi comentario amigo!! y yo aca tengo algo bien grande para su mujer!!!…

  3. Este hombre tendria que cerrar la boca perreo autos varias veces no solo el de ponce asique nada de lo que diga va a cambiar lo que hizo.
    Que salga campeon un auto de cuervo sea la marca que sea para mi no tiene merito alguno

Responder a Vendehumo Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre