LA MARCHA DE LORENZO

Y doy vuelta los refranes, porque creo que tanto para Valentino como para Pedrosa sus caídas no cambiaron en mucho las opciones que trajeron a principio de carrera, quizás el más perjudicado fue Valentino, porque no sumó nada, ya que Pedrosa pudo reingresar y terminar en los puntos. Además, estas incidencias le sirvieron a Jorge Lorenzo no solamente para ganar tranquilamente, sino para mostrar que puede tener ritmo sin presión, y no cometer errores.

La carrera de Indianápolis tuvo diversos golpes de efecto. También, el dramatismo que existió sin dudas convirtió a este GP en una carrera para mirar, pero separando al que gusta del motociclismo que seguramente lo disfrutó y el televidente común, que contrariamente se aburrió.

La competencia estuvo más sacudida este año por las caídas de sus dos protagonistas principales, (y quienes a priori encabezaban la lista de candidatos a ganar) que por el tornado del año pasado, y nos referimos al primero que «reconoció el piso», Daniel Pedrosa quien dominó todo el fin de semana, incluso bajo la lluvia, y la del puntero del campeonato, Valentino Rossi.

Jorge Lorenzo aprovechó todo en Indiana

Esto logró que Jorge Lorenzo con sus oponentes fuera de combate, ganara con total comodidad su tercera carrera del año en el «Brickard» de Indiana, con más de nueve segundos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor. El mallorquín descontó 25 puntos a su compañero de equipo Valentino Rossi (Fiat Yamaha Racing Team) faltando cinco Grandes Premios para terminar este apasionante certamen 2009, el que sin dudas va a ser recordado siempre.

Segundo en el podio, el sanmarinense Alex De Angelis (San Carlo Honda Gresini) consiguió el segundo puesto y su primer podio en la categoría mayor, un podio que le sirve para mantener su permanencia en MotoGP.

Nicky Hayden sorprendió manteniendo una linda pelea con Andrea Dovizioso, donde finalmente se impuso al italiano en la última vuelta para quedarse con el último escalón del podio, logrando así su mejor resultado manejando la Ducati.

Pedrosa comandó la carrera, largando muy bien como siempre, y esta vez desde la pole, dando la impresión que el piloto del Repsol Honda estaba dispuesto a escaparse adelante y marcar diferencia con el resto para buscar la victoria, lo hecho en viernes y sábado le daban la razón. Pero en la cuarta vuelta, un error lo dejó en el piso de Indiana, al igual que sus posibilidades de victoria, pero pudo levantarse y seguir, quedó último, perdió una vuelta que luego recuperó y entre manejos y otras caídas, logró terminar décimo.

El 8 veces campeón Rossi se caía extrañamente, en una situación similar a una pasada de frenada, que le barre la rueda delantera, y lo tomó tan de sorpresa que aún después de haber llegado a boxes para abandonar con el acelerador roto, volvía a explicar varias veces lo que la moto hizo (o él hizo). Desde Valencia en 2007, no veíamos abandonar a Valentino.

Obvio que la caída de Rossi es lo que más atrajo la atención luego de la llegada y ver quién ganaba, pero no se mostró muy apenado «Il Dootore»: «¡Ha sido una decepción desde luego. Al caerse Dani (Pedrosa), sabía que la cosa estaba entre Lorenzo y yo, pero francamente no sé como habría terminado porque Jorge iba muy rápido».

Faltan cinco batallas, y la primera de ellas es para el próximo fin de semana en Misano, donde Rossi ganó el año pasado y donde disfrutará del apoyo de sus fanáticos, corriendo en casa… ¿Se lo van a perder?

Especial para VA por «Pampero» Gutiérrez

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre