GANAR ENTRE AMIGOS es posible hasta en el imprevisible mundo del TC.

El emocionado abrazo de Rossi con su amigo Guerrieri.

 

Sabe lo que quiere Matías Leonardo Rossi. Por eso en el TC al estilo de lo que hizo Michael Schumacher en la Fórmula 1 (salvando todas las distancias por supuesto), fue integrando un equipo con gente de su confianza y donde se colocó como el gran referente en las decisiones. El primer gran resultado fue atrapar en el 2014 ese esquivo título.

 

Fueron precisas las detenciones en boxes para el cambio de pilotos y esto fue otro punto clave en triunfo de Rossi-Guerrieri.
-publicidad-

 

Desde que se conocieron las características de esta carrera especial en Olavarría, que finalmente no fueron 500 Km sino 465,924, Rossi mostró sus deseos de tener a Esteban Guerrieri como compañero sobre el Chevrolet. No fue un trámite sencillo, ya que al menos oficialmente no contó con la rápida aprobación de la ACTC, algo sensibilizada, porque el nombre de Guerrieri, si bien tenía antecedentes en el TC, no respondía plenamente al “requisito” de ser parte de las categorías fiscalizadas por la ACTC. Finalmente tuvo la aprobación, algo que no pasó con otros invitados. ¿Habrá pesado el nombre de Rossi como peticionante, y su presión con las declaraciones?.

El resultado de una carrera que por sus distintas alternativas pareció más corta que las casi tres horas que duró, le dio la derecha al pedido de Rossi. Es que Guerrieri, con esa experiencia, que a nivel internacional lo colocó en el umbral de la Fórmula 1, fue el compañero ideal para llevar bien y rápido, en el segundo y único turno que le tocó manejar, a un Chevrolet que venía perdiendo ritmo de carrera.

Así cumplió Rossi, con sus victorias en los 200 Km de TC 2000 (2006) con Alain Menu) y Súper TC 2000 (2015) con Gabriel Ponce de León. Guerrieri , con el éxito con Mariano Werner en los 200 Km en TC 2000 en el 2011.

El grito de “Vamos Carajo” , que Rossi descargó a la llegada a la conferencia de prensa y las muestras de euforia con Esteban, confirmaron que no fue un triunfo más para Matías, más allá que sus 80 puntos lo proyectaron al primer lugar del campeonato. Y pensar que hace dos carreras estaba 24º y preocupado por la posibilidad de no entrar al play off.

 

El trompo de Campanera en la entrada de la recta principal fue el único susto de la carrera y la cara frustrante del Donto Racing.

 

«Ganar con un gran amigo y un excelente piloto, es algo que tal vez nunca se repetirá, por eso guardaré muy bien los trofeos…”, destacó Rossi que reconoció que sólo guarda las copas de sus grandes victorias. Seguramente debe tener también el trofeo de la victoria del año pasado en este misma Olavarría,  en aquella carrera que se largó por sorteo y donde Matías partió ultimo y fue el ganador. “Este es el mejor triunfo de mi campaña, porque fue en una categoría con mucha historia como el TC,  y porque gané con Matías que es mi amigo”, repitió un emocionado Guerrieri, quien así valorizó el triunfo en la comparación con los muchos que cosechó en distintas categorías internacionales, incluso sobre el cuadruple campeón mundial de Fórmula 1, Sebastian Vettel.

Amigos desde sus épocas de adolescentes cuando competían en karting, esa relación se atenuó un poco en la década (primera del siglo XXI) , que Guerrieri transitó los circuitos internacionales en busca de su sueño de llegar a la Fórmula 1. Resurgió con fuerza cuando Esteban regresó  al automovilismo nacional, y especialmente cuando no terminó de  encontrar su lugar tras erráticos pasos por el TC y el Top Race V6. Ahí apareció el amigo Rossi para integrarlo como compañero en el equipo Toyota de Súper TC 2000, y hace unos meses para proponerlo como invitado para esta carrera especial del TC Como buen amigo Rossi se convirtió en el redentor de la carrera deportiva de Esteban, sin por esto dejarle de marcar su mayor nivel competitivo, algo que tacitamente Esteban aceptó.

En un medio tan competitivo, ¿se puede ser amigo de alguien al que le tenés que ganar en otras carreras donde no corren juntos?”, preguntó Visión.

“Si, y tuve claro que se puede cuando el año pasado en la carrera de Súper TC 2000 en Rosario, Esteban me dejó el auto puesto en una curva. Somos dos profesionales y tenemos claro que en el  equipo Toyota los dos queremos ganar, pero esto no quita que seamos amigos”, contestó Matías con la aclaración que “esto no me ocurre con todos los pilotos”. Coincidió Esteban y lanzó un particular deseo como plus de este debut victorioso en la categoría. “Ojalá este triunfo me sirva para volver al TC”.

 

El final de la carrera sella la victoria de Rossi-Guerrieri y el éxito de esta carrera especial del TC.

 

Rossi y Guerrieri celebraron felices y sumamente eufóricos este triunfo de amigos,  que extendió a su colega y tocayo Milla, otro de sus compañeros en el Súper TC 2000 pero imposibiitado de correr en TC. Por su parte, el Turismo Carretera celebró el éxito de esta carrera especial, que tuvo un trámite interesante, por sus distintas alternativas para lo que puede pedirse de un carrera de resistencia.

Terminaron 26 de los 41 que largaron. No se produjo la temida debacle de motores (la del Chevrolet de Agustín Canapino, puntero hasta ese momento, fue la más importante de las cinco roturas), tampoco hubo grandes errores de los debutantes pilotos del TC Pista y TC Mouras, aguantaron los neumáticos y las cinco entradas del auto de seguridad resultaron menos de las que anticipaban los propios comisarios deportivos.

Tal vez le faltó un mayor marco de público. ¿Consecuencia del escándalo de la exclusión de  Omar Martínez en Concordia?.  Puede ser. O no. A propósito del Gurí , se mostró veloz como siempre para terminar abandonando, y guardándose en boxes al promediar la carrera (vuelta 63) por un problema de frenos y sin que su invitado, el local Nicolás Pezzucchi, pudiese dar una vuelta. Igual le revisaron lós cilindros y la compresión al Ford amarillo.  Esta vez estaban en reglamento.

Asi se terminó para el Gurí un domingo tan gris como el cielo que presidió la carrera. Llegó como líder del campeonato y se fue 17º y afuera del play off. Ahora lo espera un descanso de cuatro carreras por la suspensión. ¿Será la escala previa a la vuelta, o al retiro?.

 

Por Miguel Sebastián (Especial desde Olavarría)

Fotos: Prensa ACTC y AIF

-publicidad-

6 COMENTARIOS

  1. Como ferviente «crítico» de los desmanejos de la categoría, debo reconocer que les salió muy bien la carrera y tanto los motores como las cubiertas respondieron a la exigencia.
    El punto «flaco» fue tener tantos pilotos ignotos en pista, quedó demostrado que los que mejor anduvieron (sin contar la pareja ganadora, con un invitado muy por encima del resto) son los que ya tienen cierta «chapa» y experiencia

  2. Me hubiese gustado ver a más pilotos de renombre. Walter hernandez , henry Martín por nombrar algunos.
    Lo de Tito bessone fue muy bueno y lo de Marcos creo q fue aceptable también. Ojalá estos dos vuelvan

  3. Si todo lindo pero son la pareja perfecta falto q Rossi le diera un beso en la boca a Guerrieri así sale del closet jajajajaja

  4. Viene con folleto explicativo para saber quienes salieron segundo y tercero? El TC pasó de ser un deporte a un Hobby. El deporte genera pasión, sentimiento, ídolos, el hobby es el TC hoy. Cómo puedo tener ídolos si hay gente corriendo que hasta hace diez minutos manejaba un simulador y ahora son «campeones»?

    • Leandro: en la época de los semipermanentes, tampoco sabías quien venía 1, 2 o 40 si no escuchabas la radio, sólo los veías pasar…
      Digamos que el «mundo TC» siempre fue algo bastante particular

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre