LA PANDEMIA, LA ECONOMÍA.

Como ha ocurrido en el mundo y desde ya, también en la Argentina, las consecuencias de la pandemia de coronavirus han originado el tremendo saldo de muertes, y a continuación el impacto brutal en las economías. Llevó a que en la vida diaria, empresarial, deportiva desde abarcando al automovilismo mundial, llevara a que muchos debieran reformularse para sortear la realidad imperante y al mismo tiempo pensar en el futuro.

Si se mira al mundo de las carreras de monoplazaas en Estados Unidos, se puede mencionar el caso del argentino Ricardo Juncos. Afincado desde hace muchos años, con un complejo muy moderno construído en Indianápolis, desde cuyas ventanales dada la cercanía se observa el «templo» donde se corren las célebres 500 Millas, se amoldó al momento, pensó, pisó el freno y volvió a acelerar. Puso en pausa el emprendimiento en Indycar y dejó de lado el que lo llevó a la serie IMSA que, como te acordarás, posibilitó la participación el año pasado de Agustín Canapino en Daytona y Sebring.

«Leyó» el panorama Juncos, racionalizó el funcionamiento del Juncos Racing en forma temporaria, abocándose de lleno a las participaciones en  Indy Pro 2000, escalón que luego deriva en Indy Lights y culmina en Indycar y la estrategia adoptada dio muy buenos resultados. El Juncos Racing finalizó una de sus temporadas más exitosas en Indy Pro 2000, culminada con una fecha doble en las calles de San Petersburgo, Florida.

El chico Sting Ray Robb del equipo del argentino quien entre sus objetivos fundamentales, sostiene el de desarrollar, promover y lanzar a nuevos y jóvenes pilotos, se coronó campeón. En el camino acumuló las dos poles de la fecha de cierre y una victoria, además estableció un nuevo récord de vuelta en clasificación y carrera a la que había arribado con el título de campeón abrochado en la anterior en Nueva Jersey. Mientras tanto su compañero Artem Petrov subió otra vez al podio. Juncos Racing tambiénha ganado el campeonato por equipos Indy Pro 2000.

La campaña 2020 en el campeonato Indy Pro 2000 del Juncos Racing, mostró 18 podios, nueve victorias y seis poles. La escuadra del argentino desde que participa en la categoría, ha logrado cinco títulos de equipos (2014, 2015, 2018, 2019, 2020) y cinco campeonatos de pilotos (2010-Conor Daly, 2014 -Spencer Pigot, 2017-Victor Franzoni, 2018-Rinus VeeKay, 2020– Sting Ray Robb).

Lo demostrado por Robb a lo largo de la temporada fue muy consistente, alcanzó siete triunfos, nueve poles y sólo una vez no finalizó dentro del top-5. Robb además de conquistar el título, como es norma en la división, recibió la beca Road to Indy; le permitirá correr en 2021 en Indy Lights que luego del paréntesis del año en curso, va a retornar el próximo. Por su parte, Petrov se ubicó cuarto en el campeonato después de batallar por el segundo lugar. Consiguió siete podios, dos victorias y una pole luego de participar en 10 de las 17 carreras.

 

Roob, el campeón de la Indy Pro2000.

Los tres pilotos del Juncos en la pista de San Petersburgo y Sting Ray Roob en la fiesta de premiación como campeón. En la foto de portada, Ricardo Juncos junto a su hermano y a Roob.

 

«Fue el año más desafiante, y al mismo tiempo el más gratificante desde que nos unimos al campeonato Indy Pro 2000 hace 12 temporadas. Fue increíble, hemos conseguido el mejor resultado deportivo en la historia de nuestro equipo, y no lo hubiéramos logrado sin que todos en el equipo hicieran sus mayores esfuerzos. El hecho de que todos siguieron esforzándose hasta la última carrera en St. Pete, mostró cuánta dedicación y pasión ha puesto cada miembro del equipo durante el campeonato», ha comentado Juncos al analizar la labor anual.

«Desde ya -agregó- me siento muy orgulloso por lo que Sting Ray, Artem y Nate lograron. Desde el comienzo de la temporada hasta la finalización, Nate mostró mucho progreso y se ha desarrollado bien en la pista. Artem hizo un trabajo fantástico todo el año y fue uno de los pilotos más fuertes en la categoría, estando muy cerca de terminar segundo en el campeonato… La consistencia y el enfoque de Sting Ray demostró ser la clave para ganar el campeonato este año. Una vez que obtuvo su primera victoria en Mid-Ohio, llegó a la cima del campeonato, y finalmente ganó el título por casi 100 puntos. Lograr tanto el campeonato de equipos como el de pilotos no hubiera sido posible sin todos los que formamos Juncos Racing, y no puedo agradecer lo suficiente a cada uno por depositar su confianza en nuestra organización. Gracias a todos, a nuestro equipo, pilotos, familias y los patrocinadores por hacer posible una temporada inolvidable».

“Esta temporada no hubiera sido posible sin el trabajo de todos en Andersen Promociones. El 2020 ha sido extremadamente difícil y ha afectado a todos en el mundo. Dan Andersen y su organización tuvieron que tomar decisiones muy difíciles durante estos tiempos complejos de pandemia, pero Dan supo manejar todo de una manera increíble. Apoyamos el 100% de los esfuerzos y decisiones tomadas por Andersen Promotions. No solo nos pusieron de nuevo en la pista durante una temporada completa, sino que trabajaron mucho con la IndyCar para asegurarse de que la seguridad y la salud de los equipos y los espectadores sean la prioridad número 1 en cada carrera», reflejó Juncos a modo de graficar  sin dudas, los tiempos difíciles.

 

Fotos: Prensa Juncos Racing.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre