COMO TANTAS AUTOMOTRICES EN EL MUNDO, LA DE ORIGEN JAPONÉS NO ESTÁ AUSENTE EN LA CARRERA DE LOS AUTOS ELÉCTRICOS.

Sin embargo, Akio Toyoda, presidente de Toyota, ha asegurado  que prohibir los coches de combustión interna es una medida sobrevalorada, sin real visión de futuro. Para Toyoda, la prohibición desencadenaría pérdidas de empleo, cortes de electricidad y haría que los coches fuesen más caros, según lo declarado al sitio web www.Motorpasion.com

Según el presidente de la automotriz, si todos los coches del país funcionasen a electricidad, Japón se quedaría sin electricidad en verano, cuando los aire acondicionados funcionan a  por completo a pleno rendimiento en el archipiélago. La infraestructura necesaria para poder abastecer a los coches eléctricos en Japón, sería en ese caso de entre 135.000 millones y 358.000 millones de dólares.

Continúan las pruebas y experimentaciones sobre un SUV y un sedán, ambos eléctricos (Foto gentileza autocosmos.com)

El punto de vista del CEO, no significa que Toyota no participe en la carrera por los autos eléctricos, que tiene lugar en el mundo. Es así que en un prototipo a batería de estado sólido, previsto para 2021, se encuentran desarrollando una versión SUV 100 % eléctrico, así como un sedán también completamente eléctrico.

«La producción de energía eléctrica de Japón es muy dependiente de las centrales térmicas, y queman sobretodo gas natural y carbón. Producir más en esas condiciones para recargar coches eléctricos, no tendría sentido a nivel ecológico», aseguró Toyoda a a la mencionada fuente. De ahí, quizá, el creciente interés de Japón por el hidrógeno verde, y la apuesta de la industria nipona por esa fuente de energía.

«Cuando los políticos están diciendo, ‘deshagámonos de todos los coches que usan gasolina’, ¿entienden esto?», remarcó Akio Toyoda, durante una conferencia de prensa de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón. Los dichos de Toyoda, como se sabe, presidente global de Toyota, fueron publicados por primera vez por el Wall Street Journal.

Y añadió que si Japón prohibiera los coches a nafta en 2035, como se viene hablando desde hace tiempo, “el actual modelo de negocio de la industria del automóvil se colapsaría”, causando la pérdida de millones de empleos.

Y es que si bien el costo de los coches eléctricos se va poco a poco abaratando, siguen siendo caros, y se corre el riesgo de que terminen siendo un lujo al alcance de muy pocos. Y es que si comparamos el precio de un coche eléctrico con su equivalente a nafta o híbrido, la diferencia es abismal.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre