¿NI PECHITO, NI GUERRIERI ?

Lejanos quedaron los bohemios tiempos de los 50 en los que Juan Manuel Fangio y José Froilán González, rivales en las pista, compartían viajes previos a los circuitos,habitaciones en los hoteles y hasta visitas a cines. Cambiaron muchas cosas y entre ellas las relación entre compatriotas que llegan o quieren llegar a la máxima categoría. Habitues de los 80 recuerdan la cara de satisfacción de Ricardo Zunino cada vez que Miguel Angel Guerra era eliminado en una clasificación. También las chicanas entre Oscar Larrauri y Enrique Oscar Mansilla. Más cercano en el tiempo están los disputas entre Gastón Mazzacane y Norberto Fontana cuando ambos aspiraban en el 2001 a la butaca de un Minardi….

Dos argentinos en la antesala de la Fórmula 1 fueron casi siempre sinónimo de lucha de interés, y celos, no sólo de ellos sino de sus entornos. Resultado: los pocos que llegaron no tuvieron continuidad.

SpeedAgro

La historia vuelve a repetirse por estos días, cuando la Fórmula 1 es un objetivo muchísimo más lejano que en el pasado. Casi inaccesible por motivos económicos, deportivos e institucionales. Igual en silencio venía trabajando Esteban Guerrieri cuando en medio del TC de Nueve de Julio, casualmente con todo el periodismo presente, explotó la bomba del posible regreso de José María López a la Fórmula 1.El mismo Pechito que ya consideraba «cerrado» su capitulo de la Formula 1 cuando de tanto en tanto alguien, en medio de sus poles y triunfos en el automovilismo nacional, le preguntaba si todavía conservaba una ilusión de volver a la categoria que le cerró las puertas a fines del 2006.

Foto Prensa TC 2000……………………………….
Pechito López a bordo del Williams en el Gálvez.

Una semana antes de la sorprendente revelación de López, y mientras Guerrieri clasificaba con el Megane para los 200 Km. de TC 2000, su apoderado Julio Gutiérrez reconocía que además de los altos presupuestos y pilotos con más experiencia y aportes económicos temía alguna movida de la gente de López para complicar tratativas que entraban en sus instancias decisivas. Concretamente apuntó al padre Pechito. «Como no llegó el hijo, no quiere que llegue nadie…» largó el empresario que paradójicamente agregó que «pensar que a mí me convendría que Pecho llegara a la Fórmula 1 porque cobraría plata por lo que invertimos para sus comienzos en Europa…» Lo dijo por una claúsula, según él ,vigente, desde la época, allá por el 2001, que como representante junto a Hugo Cuervo del proyecto internacional del Lincoln Sport Group impulsó las incursiones europeas de Pechito y Guerrieri, cuando ambos formaban parte del equipo junto a Mariano Altuna. Un contrato que motivó tironeos cuando López estuvo a punto de entrar a la Fórmula 1 e incluso cuando llegó al automovilismo nacional.

Por todo esto, no es nuevo este enfrentamiento entre los entornos de Pechito y Guerrieri. Los pilotos tampoco se llevan de la mejor manera y alguna vez se enfrentaron , cuando corrían en F 3000, fuera de las pistas. Por ahí puede verse esta situación como un nuevo capítulo de esta disputa que ahora tiene como botín la Fórmula 1. La sorpresiva revelación de López y su padre, principal impulsor de esta idea, confirmarían en un primer análisis ese temor de Gutiérrez de «embarrar la cancha» y complicar gestiones de Guerrieri que incluso cuentan con el asesoramiento de Carlos Alberto Reutemann. Un apoyo de Lole que el padre de Pechito dijo no tener para su emprendimineto, aunque si reconoció fuertes contactos a otros niveles oficiales y el Automovil Club Argetino ¿Abarcará este enfrentamiento también el nivel político ?

«Para que va ir Pechito a la F-1, para a hacer trompos como en el TC o matarse…», contratacó Gutiérrez quien ya más político sostuvo que toda esta movida de la gente de López son «simplemente buenas intenciones.! El padre de López aseguró por su lado que «hay un 70% de posibilidades que Pechito corra en la Fórmula 1». Gutiérrez tomó de nuevo la palabra pare anticipar que «la posibilidad de Guerrieri es ínfima, pero la de López es imposible».

Foto AIF………………………………………………………....
Esteban Guerrieri, el «otro» contendiente

En medio de todos estos misiles,¿cúales son verdaderas chances que López y Guerrieri lleguen a la Fórmula 1?. Pocas, muy pocas. Por encima que las gestiones con USF1 y Williams sean ciertas (algo no comprobado) y que pudiera conseguir el presupuesto de 10 millones de dólares a Pechito le juega en contra su edad (tendría 27 años en el 2010) su alejamiento del ambiente europeo y su falta de actividad sobre monopostos. Casi tres años son una eternidad para un ambiente tan vertiginoso y competitivo y donde pilotos como López hay muchos. No basta con «encerrarse en un galpón y prepararse físicamente» como propuso Pechito para saltar de un TC a un Fórmula 1. Con un entorno más realista y con bajo perfil, Guerrieri , de 24 años, tiene a su favor estar en actividad internacional, pero además del escollo del prespuesto y el posible boicot del grupo López, encuentra la limitación de un terreno de accion dependiente de lo que decida Barry Walsh, el dueño del Ultimate Sport, el equipo que le permitió sobrevivir hasta ahora en Europa.

El tiempo dirá como termina esta nueva historia de enfrentamiento de argentinos que quieren entrar a la Fórmula 1 . Tal vez se repita el final que por experiencia muchos instuyen y que indica que por querer llegar uno solo, no llegue ninguno.Tan lamentable pero real.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre