UN CÚMULO DE ESPECULACIONES, ha originado el anuncio de la ACTC de armar una nueva categoría, la de las camionetas.

Apenas quedó formalizado el proyecto de manera oficial, comenzaron a correr como reguero de pólvora una y mil consideraciones, opiniones, versiones. Las camionetas que comenzarían a correr entre abril y junio del año que viene, merecen un análisis despojado de la coyuntura.

Escuchás, nos escuchás, hablar de la excesiva cantidad de categorías que aplican en el automovilismo argento; ah!, una pastillita: se viene la Clase 1 de Turismo Nacional, que compartirá el mismo vientre con la Clase 2 del Turismo Pista.

SpeedAgro

En la ACTC el fenómeno de las demasiadas categorías, también autódromos existentes en el país, no le hace mella. En el planeta TC lo único que interesa es lo atinente al TC y sus derivaciones; no se distraen en lo que ocurre en el resto del automovilismo, “hacemos la nuestra sin mirar y menos ocuparnos del resto de las categorías”, la muletilla que ha escuchado Visión en más de una ocasión.

¿Sobran categorías en un país donde reunir los billetes, dicen, dicen…, se ha tornado más complicado aún en los últimos años? Cuesta reunirlos o se trata de un casete para distraer al menos en casos de animadores de fuste?. Ah!, a propósito, ahora resulta que Matías Rossi (el mejor pago de la Argentina por sus participaciones en TC, STC2000 y TRV6), transmitió sus dudas acerca de continuar en TC en 2018 y puso a las razones económicas como posible traba, naaahh…

Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC y sus pares de la directiva se reunieron con algunos constructores y pilotos, y les transmitió la decisión adoptada sin debate. El intercambio, dudas, preguntas, surgió a partir del proyecto pero no sobre el proyecto.

¦Entre los presentes en la ACTC estuvieron los constructores Alberto Canapino, Rodolfo Di Meglio, Marco Jakos, Walter ¦Alifraco, Esteban Trotta y los pilotos Omar ‘Gurí‘ Martínez, Jonatan Castellano, Mariano Werner, Próspero y Nicolás Bonelli, Juan Marcos Angelini, Camilo Echevarria, Gabriel Ponce de León, Juan Martín Trucco, Juan Pablo Gianini, Esteban Gini y Nico González.

 

Una de las Hilux del parque de vehículos con que cuenta la ACTC; con Toyota mantiene un acuerdo comercial. Se descuenta que pick ups de la marca estarían entre las que formarían la nueva categoría.

 

¿Que objetivo intuye VA como el central de la movida de la ACTC con las camionetas?. El proyecto va más allá de armar una nueva categoría que en realidad no sería tal casi; al utilizarse estructuras de los coches de TC, motores y cajas de velocidades con algunos retoques, casi todo servido.

El objetivo es continuar ampliando su base de poder en el mundo de los negocios del automovilismo nacional, deporte-espectáculo que si bien patina más de la cuenta, la ACTC es la única institución-categoría a excepción del Automóvil Club Argentino que ostenta las llaves del reino como representante de la FIA, de tener suficientes espaldas para manejarse sin mirar lo que hacen sus colegas con cuyos directivos, el diálogo es prácticamente nulo con todo lo negativo que eso condice. Acá las responsabilidades son compartidas y el único que sale dañado es el automovilismo y el público, mientras tanto: “siga, siga”.

Por razones como estas entre otras, alumbran las camionetas que supieron tener al inolvidable Loco Luis Di Palma como uno de sus mentores originales en los `80, hasta que pasaron sin pena ni gloria. Con las camionetas, la ACTC se impone ensanchar su posición y ampliar el espectáculo y por ende, los dineros.

Se especula, como bien lo reflejan algunos medios porqué no, con la existencia de  la meta de debilitar implícitaente a otras categorías focalizadas en el Súper TC2000. ¿De que forma?, la primera lectura lleva a notar que para correr con las camionetas solo autorizarán a pilotos de TC, y si son figuras mejor aún. Y si así se diera, ¿cómo seducirlas?, acertaste: con lo que “motiva” casi sin excepción a corredores argentinos con cartel: dinero.

VA ha sabido de los sondeos que ha habido, consultando sobre sus situaciones, salarios y planes a varios top drivers. ¿Te parece imaginable que hubiera corredores de STC que se pasen a las camionetas que correrán como así parece?, los mismos días que que el Súper, salvo que sólo 10 fechas y en La Plata como parte de la programación de los TC Mouras y TC Pista Mouras.

Habrá que prepararse para ver chapearse acaso a pick ups Toyota Hilux, VW Amarok, Ford Ranger, Chevrolet S10, Nissan 300, carrocerías especiales como las de los TC, debidamente tuneadas montadas sobre casi identicas estructuras que soportan a coches de Turismo Carretera, e impulsadas por los multiválvulas y con la mismas cajas de cambios. La subcomisión técnica formada al efecto para escribir el reglamento técnico, la forman el jefe técnico de la ACTC, ingeniero Alejandro Iuliano de bajo perfil por cierto; Alberto Canapino, Rodolfo Di Meglio, Marcos Jakos y el miembro de la directiva, Walter Alifraco.

El emprendimiento te dijimos se vincula también a ampliar la base de negocios que puedan nacer desde la matriz que es el Turismo Carretera. En este caso, atraer a terminales que tienen en su portafolio ofertas de pick ups, productos más que ligados al campo así como lo está el TC, con la líder indiscutida Toyota (exporta el 40% de las camionetas producidas en su planta en Zárate, a la que planifica agrandar), la Volkswagen Amarok, Ford Ranger con dotaciones de primer mundo, la Chevrolet S10 o bien la Nissan Frontier NP300 de la que surgirán con la misma plataforma la hace poco presentada Mercedes Benz y luego la Renault, todas a fabricarse en la planta del Rombo en Córdoba.

Los hombres convocados a la mesa de la sala de reuniones del edificio de la ACTC, captaron el mensaje y deslizaron su aceptación al menos en público y para los medios. Puertas adentro y a la hora de hablar con la almohada, más de uno se habrá dicho lo que realmente siente y que puede que no coincida con lo expresado.

¿Cuánto costará correr una camioneta?, han afirmado peritos que no deberían precisars más de unos 150 mil pesos, mucho menos de lo mucho y demasiado que exige el TC. Los motores no podrían tocarse por dos o tres carreras y el régimen de vueltas se fijaría más abajo con respecto a los de TC. Y, acordate, los pilotos podrían generarse jugosos, más que jugosos ingresos para abultar algunas cuentas bancarias. Es la Súperliga del TC.

 

Por C.S
Foto: ACTC

Jeluz | Productos Eléctricos

4 COMENTARIOS

  1. Un mamarracho mas. Lo que hacen, no tiene nada de novedoso: es lo mismo que ha hecho en su momento el Top Race. Es mas: me parece que es mas competencia para el TR (que quiere imponer Camaro, Mustang, etc) que para el STC2000
    Ahora también dicen que para “abaratar costos” cada equipo haría su jaula ¿¿¿¿????? ¿¡no era que las hacían en Jakos para eso?!
    ¿Que motor van a usar? El pseudo Ford, el pseudo Chervolet o el pseudo Cherokee?¿o van a reconocer que son TODOS IGUALES?
    La culpa no es del chancho (ACTC) si no del que deja hacer (ACA)

    • Excelente lo tuyo BALLSFULL, lo expresás de modo irónico, pero no estás lejos de que ello ocurra, lamentablemente puede suceder eso y mucho más .-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre