VALOR INCALCULABLE.

Es el que tuvo la victoria de Kevin Benavides en el Dakar. Tal vez en buena parte de Argentina, no se le haya dado la verdadera dimensión por el vertiginoso ritmo de las informaciones. La actual lejanía del Dakar (otra cosa hubiese sido un triunfo en Sudamérica) con su tránsito por Arabia Saudita, y ¿por qué no?, pese a tener muchos practicantes el motociclismo deportivo carece de la debida difusión en nuestro país, y además Kevin no es un personaje muy conocido quien encima vive en una provincia, como Salta, alejada de Buenos Aires.

Kevin Benavides acompañado por su hermano Luciano (tambien corrió el Dakar y abandonó por una caída), en el paseo de recepción que dio a su llegada su Salta natal.

Obviamente que lo mencionado no alcanza para restarle méritos a la conquista del salteño de flamantes 32 años. Una de las mayores y trascendentes conquistas del deporte motor argentino en mucho tiempo. Sin restarle reconocimientos a los títulos de Pechito López en WTCC y WEC, los triunfos de Esteban Guerrieri en WTCR e incluso la victoria de Jorge Recalde en el Rally de Argentina 1988, el antecedente más cercano de un triunfo tan importante, peleado y destacado en todo el mundo de un piloto argentino, hay que encontrarlo en los festejos de Carlos Alberto Reutemann en la Fórmula 1, hace ya 40 años.

Kevin Benavides disfrutó del gran recibimiento de sus coterráneos, y exhibió con alegría  y orgullo el Touareg, trofeo que acredita su brillante victoria en el Dakar. «Mi sueño de toda la vida», como reconoció el piloto salteño.

“Lo que hizo Kevin fue como ganar un Gran Premio de Fórmula 1”, escuchó visiónauto como uno de los tantos elogios a su triunfo. Un concepto, que con todas las precauciones que hay que tener en las comparaciones, es suscripto por quien esto escribe a partir de los siguientes argumentos

 

  • El Dakar es una de las carreras emblemáticas del calendario mundial como son el Gran Premio de Mónaco, las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis. Por eso tiene un valor especial para quienes lo ganan.

 

  • Ganó entre las motos, la categoría con más participantes, la más riesgosa (en los dos últimos años hubo tres motociclistas muertos y varios heridos), la más competitiva y la que representa el verdadero espíritu del Dakar, por encima del protagonismo mayor que por cuestiones que mezclaron lo deportivo con lo comercial adquirieron los autos. Vale recordar que el creador del Dakar, Thierry Sabine, fue motociclista y organizó la carrera a partir de una experiencia personal en el desierto.
Miles de salteños le dieron la bienvenida triunfal a Kevin Benavides. Sobre un camión autobomba, el ganador del Dakar recorrió lugares tradicionales de la ciudad hasta llegar al Monumento a Guemes donde fue agasajado por el gobernador Gustavo Saenz.

 

  • Derrotó a todos los mejores pilotos actuales y a su vez, representantes oficiales de distintas marcas como Honda, KTM, Yamaha, Husqvarna. A los anteriores ganadores del Dakar como el australiano Toby Price, el inglés Sam Sunderland, el austríaco Matthias Walkner, el estadounidense Ricky Brabec y a figuras del nivel del español Joan Barreda Bort, los franceses Adrien Van Beveren y Xavier De Soultrait y los chilenos Pablo Quintanilla e Ignacio Cornejo. También Benavides dejó atrás las ilusiones de ascendentes compatriotas, como su propio hermano Luciano y Franco Caimi.

 

  • Concretó la victoria en los tramos finales tras un desarrollo con cambiantes y emocionantes alternativas, donde las estrategias y la navegación jugaron papeles decisivos, como también lo fueron la fortaleza física y anímica. Virtudes que Kevin mostró al recuperarse de la dura caída al promediar la competencia.

Por todo esto, ¿te parece exagerado darle a este triunfo de Kevin, el mismo valor que le hubiésemos otorgado a una victoria argentina en la Fórmula 1?

 

Fotos: Gentileza Diario El Tribuno.

 

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Perfecta la comparación del triunfo en el Dakar por K. Benavidez, con un triunfo en F1. Nula valoración por el Ministerio de Deportes y Turismo de la Nacion. Pésimo Lammens. Sólo futbol

  2. De acuerdo con tu comentario Miguel,yo creo que este logro del salteño esta por encima del triunfo de Recalde o del ultimo de Lole.Me alegro que sea VisionAuto quien lo resalte,mientras los medios tradicionales se dedican relatar pero SIN ANALIZAR el desastre que provoco un cantante en el curvon de Parana el domingo pasado.En fin,la diferencia entre ser periodista de verdad como vos y la pseudo prensa publicitaria…

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre