TOMÓ RIESGOS, LOS ACEPTÓ, LOS ENFRENTA.

«Y sí, resolví algo muy importante es un momento muy difícil, pero bueno convencido del paso dado pese al parate que ha sufrido el automovilismo por el coronavirus». El que habla con visionauto es Mauro Medina, el empresario rosarino, involucrado en las carreras de autos desde hace años con su empresa de marketing y producciones de eventos.

Al concretarse la desvinculación de Ramiro Galarza, quien tenía a su cargo el área técnica de los cuatro autos de TC Pista y TC Mouras del RUS Med Team, Medina decidió armar su equipo propio con base en Arrecifes, con la asistencia general del Centro Tecnológico Canapino encabezado por Alberto Canapino y Guillermo Cruzzetti.

En primera línea, Canapino, Cruzzetti y Medina en el nuevo taller del equipo.

El nuevo esquema ha llevado a contar con dos autos, dos Ford, mientras avanza la construcción de un Torino por parte de Canapino, cuyo destino (TC o TC Pista) en 2021, lo dará el devenir del campeonato actual por reiniciarse, resultados, entre puntos a tener en cuenta.

«¿A que se debió el cambio de rumbo que decidí?, bueno mirá, hubo varios factores que incidieron. Uno fue el hecho que el principal sponsor de Ian (Reutemann, uno de los pilotos del anterior equipo) me manifestó que no quería seguir y apuntó hacia otro proyecto; entonces entre lo que comento y otras cuestiones, me llevaron a pensar alternativas, incluso retirarme. Fue ahí que hablé con Alberto (Canapino), le conté la situación y me dijo, «este es el momento que hace 18 años buscás en el automovilismo; es el momento que tengas tu equipo propio». Lo que te cuento ocurrió a mediados de junio; Alberto me dijo que me iba a acompañar. Y bueno, ahí terminé de cerrar mi decisión para meterme en la «locura» de contar con mi propio equipo y en menos de 45 días empezamos a trabajar».

«No tenía nada, ni un destornillador, ni llaves -confiesa Medina sobre el repentino inicio de la nueva etapa- y mucho menos un edificio y autos de carrera. Comencé por alquilar un edificio en Arrecifes para el funcionamiento del taller, que se encuentra ubicado sobre la ruta 8, donde funcionara el concesionario de la marca Isuzu; lo refaccionamos y quedó realmente muy bien».

Sobre los coches, el empresario menciona, «compré un Ford que es el que va a manejar Esteban Cístola, que está con muchas ganas y desde ya, tratando de superar la tan lamentada y triste situación que le ha tocado vivir junto a su familia por el fallecimiento de su padre, Luciano (hace poco en un accidente con su camioneta cerca de Salta). En cuanto al otro Ford que contamos, se lo alquilé a José Savino y nos pusimos a acondicionarlo y colocarle nuevos elementos. El auto lo va a manejar Pedrito Boero quien junto a su padre, también me apoyaron en el nuevo proyecto. Pedrito y Nacho su papá, fueron también de los primeros que me dijeron: «dale para adelante«.

La nueva sede en Arrecifes, del RUS Med Team. Luce impecable. Los dos Ford y el Toro en construcción.

Como se ha dicho, la atención de los autos a cargo del Centro Tecnológico Canapino junto al ingeniero Guillermo Cruzzetti. Los motores en el caso del Ford de Cístola, a cargo de Canapino y el del auto de Boero, responsabilidad de los hermanos Bonelli en Entre Ríos. ¿Cual será el destino del Torino en construcción?, podría utilizarlo alguno de los pilotos, o bien apuntando a 2021, pasar a Turismo Carretera en caso que Cístola o Boero quedaran en condiciones de saltar de categoría.

En los últimos meses signados por la tan grave pandemia, afrontar cambios de fondo e invertir, ha ido en el camino contrario al de la mayoría y con atendibles razones, racionalizar tareas, costos y enfrentar el flagelo de la mejor manera posible. La decisión de encarar el nuevo emprendimiento propio supuso para el empresario un desafío de peso. «Al convertirme en el dueño y director general de mi equipo, fue muy importante la alianza con Alberto Canapino. Me ha estado brindando su gran colaboración, que ha incluído la compra de elementos, el trato con proveedores, etc. Además, tomé seis empleados nuevos, lo que para mí ha sido una de las cosas más importantes, porque generar trabajo en tiempos tan duros no ha sido habitual».

A lo que detalla, Medina apunta y admite: «¿Cómo encaré lo del equipo propio en circunstancias tan adversas en nuestro país?. Y bueno, pensé mucho, como dije hablé con Canapino y conté con el apoyo de mi familia. Los primeros 45 días del parate por la pandemia fueron muy complicados; se cortó la cadena de pagos y me encontré por ejemplo, con cheques recibidos por pagos, que se hizo muy complicado hacerlos efectivo. Pero bueno, de a poco la cosa se revirtió algo al menos, los sponsors siguieron con su apoyo y por mi lado invertí con el apoyo de mi familia».

La decisión de dar el salto y pasar a contar con el equipo de su propiedad, dice Medina, «fue una jugada personal muy fuerte y muy arriesgada. Pero tenía que tomarla, la otra opción era continuar alquilando una estructura y correr el riesgo que un día para otro me dijeran que no contaban más conmigo».

Entiende que ha puesto las bases para un emprendimiento que haga que los patrocinantes participen a largo plazo, a más de 10 años, «los sponsors que nos respaldan son muy valiosos, a medida que hablé con ellos, me manifestaron su respaldo a mi decisión empresarial propia, en la que como te he dicho, volqué mis ahorros y de mi familia. Ahora como todos los que estamos en el automovilismo argentino, bregamos por el pronto reinicio de las carreras, dado que lo que hemos estado atravesando, resulta sumamente duro y complicado para sobrellevar».

ACTUALIZACIÓN. En las fechas que tienen lugar en San Nicolás, como retorno a la actividad, no corría Esteban Cístola por razones familiares, habida cuenta del reciente fallecimiento de su padre.

Fotos: Prensa RUS Med Team.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Felicitaciones !!!!!
    Que Alegría ver Emprendimientos de este tipo. Suman mucho al Automovilismo.
    Grandes Profesionales !

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre