EL PRINCIPE QATARI Nasser Al Attiyah ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos. No es el primer piloto que consigue un logro semejante…

A Nasser lo conocemos todos. Ganador del Dakar en 2011, yendo a los autazos con su coequiper Carlos Sainz, este año polemizó con Robby Gordon, su jefe de equipo y rival en el camino. Además, maneja un Citroen DS3 semioficial en el Mundial de Rally, y en esa condición visitó por segunda vez el país en lo que va del 2012, esta vez para correr (y terminar rompiendo su auto) en Córdoba.

En Londres, Nasser tomó parte por quinta ocasión consecutiva de unos Juegos Olímpicos, aunque por primera vez consiguió una medalla en su especialidad, skeet (tiro al plato). No pudo con el estadounidense Hancock (oro) ni con el danés Golding (plata) pero sí le ganó el repechaje al ruso Shomin y se quedó con el bronce. Es la única distinción de Qatar en el medallero olímpico de Londres 2012 hasta el momento.

Podio olímpico: Golding, Hancock y Nasser Al-Attiyah.

También en Londres, pero en 1948, un argentino, Carlos Enrique Díaz Sáenz Valiente, logró una medalla en tiro, aunque en su caso fue de plata y en la especialidad pistola calibre 22. Lo derrotó el soldado húngaro Karoly Takaks. Díaz Valiente ya era piloto desde hacía rato: con el seudónimo «Patoruzú» supo ganar la primera etapa del Gran Premio al Sur de TC en 1939.

Victoria en Tres Arroyos para la Ferrari de Sáenz Valiente

Sáenz Valiente volvería  a los Juegos, en Helsinki 1952, para ganar un diploma olímpico en la prueba de 25 metros con pistola rápida, tras terminar cuarto y perder por muy poquito el bronce. Su más gloriosa página automovilística estaba por escribirse. En 1954, con una Ferrari 375MM Sport, corrió la Vuelta de Tres Arroyos junto a los TC, en el legendario circuito asfaltado que unía Necochea con esa ciudad y Juárez a lo largo de 368 kilómetros. Oscar Gálvez ganó la carrera de TC, pero Sáenz Valiente le sacó 35 minutos de ventaja, corriendo a 275 km/h, con un promedio final de 210 km/h. Con actuaciones como esa, logró el título argentino de autos sport de ese año.

Meses más tarde, con otra Ferrari 5 litros, ganó los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires con puntaje para el Mundial de Marcas, en pareja con José María Ibáñez. Fue la única vez que dos argentinos ganaron una prueba de ese torneo a lo largo de la historia; en otras instancias, José Froilán González u Oscar Larrauri lo hicieron pero compartiendo su auto con un piloto extranjero.

Sáenz Valiente e Ibáñez tras el triunfo en el Autódromo.

El marplatense perdió la vida en febrero de 1956, poco después de haber sido campeón panamericano de tiro. Ferrari lo había comprometido para correr en marzo las 12 Horas de Sebring…

En Sebring corrió y ganó Bruce Jenner, el atleta norteamericano que se quedara con la medalla de oro en el pentathlon de Montreal 1976. A diferencia de Sáenz Valiente, llegó al automovilismo después de su consagración en los Juegos, tras haber participado en una carrera de celebridades en LongBeach.

Otro argentino como Díaz Valiente incursionó en ambos campos. Roberto «Bitito» Mieres, fallecido a comienzos de 2012, fue piloto de Fórmula 1 en la década del ’50 (17 Grands Prix, tres cuartos puestos como mejores actuaciones) y representante argentino en yachting en los Juegos Olímpicos de Roma 1960. Fue 17º en la clase Star, batiendo a otro ex piloto de F-1, el tailandés Bira. Uno que no pudo concurrir a esos Juegos, porque falló por muy poco su clasificación al equipo británico, fue un joven escocés llamado John Young Stewart. Ya le decían Jackie y su especialidad era el tiro al pichón…

Dos semanas después del cierre de los Juegos Olímpicos, comenzarán los Paralímpicos, también en Londres. El que espera conseguir una medalla de oro en bicicleta manual es Alessandro «Alex» Zanardi, el ex piloto de Lotus y Williams en F-1, doble campeón de IndyCar que perdiera sus piernas en un terrible accidente en Lausitzring (Alemania) en 2001, y que hasta no hace tanto compitió en el Mundial de Turismo (WTCC).

Por P.V.

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. ¿Carlos Menditegui no fue también un deportista olímpico? Bueno, me imagino que deben haber muchos mas también, ¿no?.

    • La respuesta es no. Menditeguy no fue deportista olímpico. Otros ex pilotos de F-1 alcanzaron esa categoría aunque la mayoría en Juegos de Invierno, como Alfonso de Portago y Divina Galica.

    • Superman representa verolas positivos; e9l lucha por los derechos humanos y la libertad y la no discriminacif3n. c9l es el ejemplo perfecto de como lo diferente (e9l es extraterrestre) se integra y mejora la sociedad. A Superman le habre1n escrito guionistas racistas, misf3ginos y homf3fobos, pero lo que no podemos consentir si admiramos al personaje y, sobre todo, si nosotros queremos una sociedad no discriminatoria e igualitaria, es que un guionista que haya hecho pfablicamente declaraciones homf3fobas vaya ser su guionista.Atenta contra los derechos humanos los actos de visibilizacif3n de la homofobia- es hf3mofobo querer que haya unos derechos civiles para heterosexuales y la ausencia de los mismos para homosexuales, de la misma forma que era racista que las leyes estableciesen hace no me1s de cincuenta af1os que los negros no pudieran utilizar en el autobfas los asientos para blancos, o las aceras para blancos.Y lo que atenta contra los derechos humanos no puede defenderse bajo el concepto de libertad de expresif3n. La libertad de expresif3n tiene un ledmite: el sufrimiento y estigmatizacif3n de aquellos a los que se ha dirigido esa «libertad de expresif3n». Estar de acuerdo con que en pfablico se defienda que los negros este1n a caballo entre los blancos y los animales- como defendedan muchos estadounidenses y la Iglesia Catf3lica no hace me1s de 50 af1os-, o que las mujeres son menos inteligentes que los hombres y por tanto merecen salarios me1s bajos, o que los homosexuales no deben desarrollar el ejercicio de su afectividad y que e9stos no pueden tener los mismos derechos civiles que los heterosexuales, o que las personas con el VIH deben estar separadas del resto…no es defender la libertad de expresif3n, sino la discriminacif3n. No hay libertad de lo que sea, si e9sta genera estigma, sufrimiento y discriminacif3n a una poblacif3n significativa de ciudadanos.Por otra parte, es preferible que una persona que defiende en pfablico una sociedad discriminatoria y vejatoria segfan se tenga o no una orientacif3n sexual, no escriba comic sobre personajes que luchan por la igualdad, de la misma manera que esperamos que un guionista que haya declarado su racismo no escriba Pantera Negra, o un misf3gino declarado este9 con Supergirl o Batgirl. Os imagine1is si llegase a WonderWoman un guionista que sea activista contra los derechos de la mujer, bajo argumentos que e9sta es inferior al hombre y por tanto tiene que tener menos derechos civiles que el hombre?

Responder a Mufasa Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre