LA SANCION OBLIGÓ A UN PLAN B.

Sí, la prohibición que le metió la CAF de la ACTC a Alberto Canapino por fuertes y caliente entredichos en la carrera en San Juan, con el encargado de los neumáticos de la ACTC, y por ahí también se rumoreó, con alguien de la empresa proveedora del caucho.

Por eso en Rafaela, el equipo armó un Plan B para rodear al Chevrolet verde, a Agustín y al resto de los integrantes del soporte técnico casi habitual, comandado por Guillermo Cruzzetti, socio de Canapino y hombre del automovilismo con reconocidos quilates técnicos.

Canapino en la Chevy que estuvo online.
SpeedAgro

Habrás visto que Alberto Canapiano desde el living de su casa en Arrecifes, estuvo online durante el fin de semana en un ida y vuelta permanente con el equipo en Rafaela. Cruzzetti le ha detallado a visionauto el plan que pusieron en práctica.

«Armamos un software que podemos denominar «trabajo en equipo»; éste nos pemitió en Rafaela disponer de una variedad de posibilidades como una vez conocidos los datos del comportamiento del auto, subirlos a un servidor que Alberto desde su casa, en la computadora personal, podía ver en tiempo real», dice Cruzzetti.

«Además -acota- pudimos efectuar videos conferencia en forma permanente con Alberto para intercambiar impresiones y opinionees. Sí, también Alberto desde su casa podía ver toda la información que nos brindaban nuestras computadoras además de lo que ocurríaa con el auto de Agustín, observar lo que hacían otros autos en el circuito en forma online».

Nunca antes el equipo de Canapino debió implementar el mencionado soporte, la sanción al constructor lo obligó. «Como no nos había ocurrido antes, cuando salió la sanción a Alberto nos vimos obligados a disponer del software que mencioné más el sistema de comunicacion, para eso debimos trabajar en los días previos para darle forma». Por otro lado Canapino del otro lado de la pantalla, «indicaba, sugería, mientras que con Agustín del mismo modo analizábamos y resolvíamos, Alberto estaba al tanto y sugería lo suyo».

Durante la series y final ganada, el contacto constante con Canapino se mantuvo através de un asistente de Cruzzetti vía celular. La red de internet utilizada, clave que funcionara en forma correcta, fue «la provista por la ACTC en cada autódromo donde hay carreras».

Ante la sanción que perdura, para la que viene en Paraná, segunda fecha por la Copa de Oro, Cruzzetti comenta «vamos a montar el mismo esquema, esperando que la red de internet funcione muy bien como en Rafaela; sino anduviera bien internet nos surgiría una complicación más a las que pudieran aparecer; en ese caso con Agustín y yo deberemos resolver en el circuito mismo».

Acerca del funcionamiento en alza y dominador en Rafaela, del Chevrolet del Titán, considerando el tan flojo comienzo del año alejado del protagonismo, y de la punta que lo llevó a ingresar a la Copa de Oro bien con lo justo, Cruzzetti sostiene, «mirá yo creo que el factor fundamental para mejorar, resultó el cambio del auto, en el que pudimos volcar mejoras y la experiencia recogida con el anterior. El nuevo auto más allá de un par de abandonos por problemas mecánicos, se mostró muy competitivo desde que lo pusimos en pista».

Guillermo al frente del Cruzzetti Racing a su vez, es el responsable técnico del Ford de TC Pista de Elio Cráparo, uno de los pilotos jóvenes que mejor se han venido insinuando. «En Rafaela Elio llegó 7º, después de un fin de semana con problemas en el motor, se trabajó desde ya, pero en la final por ejemplo, luego de las primeras dos o tres vueltas, cayó el rendimiento». El Canapino Sports también cobija al Dodge que conduce el de Saladillo, Juan Martín Bruno, «en Rafaela -acota Cruzzetti- contamos con una persona muy capacitada como Pedro Viglietti que ha trabajado con nosotros en ocasiones anteriores, fue el ingeniero de pista de Bruno».

 

Fotos: Cruzzetti Racing (portada) y ACTC.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre