UNA CARRERA ATRACTIVA.

Es la que entregó el TC en su paso por el Autódromo Oscar Juan Gálvez para cumplir la segunda fecha de su campeonato. No podía defraudar el circuito número 12, habitualmente generador de grandes espectáculos por las altas velocidades (rozan los 280 Km/h) y no defraudó.

Hubo de todo en 20 vueltas que parecieron pocas, por el interesante desarrollo de la final. Tres cambios de punta, brillantes maniobras de sobrepasos, toques polémicos, despistes, choques. Todo a más 200 Km/h con esa alta adrenalina que da la velocidad, tan necesaria en las carreras. Y en Buenos Aires, todo con la cercana mirada del público, si bien fue limitado el ingreso a 3000 personas, sirvió para vestir con algún color las tribunas del Gálvez. Una presencia necesaria pero que por ahora, se va recuperando de a poco mientras persiste la lucha contra el coronavirus.

Werner, Mazzacane y Canapino libraron una intensa lucha por la punta durante 15 de las 20 vueltas. Finalmente ninguno subió al podio, sin embago el cuarto lugar le permitió a Agustín seguir adelante en el campeonato.

Hubo también un ganador que figuraba en pocos pronósticos. Ni siquiera en los propios de Manuel Urcera. Manu selló su cuarta victoria en el TC y la segunda consecutiva en el Gálvez. “No estaba para ganar, pero algunas veces estás para ganar y no se da, y otras no venís bien y terminas ganando”, confesó con tremenda sinceridad al bajarse del Chevrolet bajo la atención de Walter Alifraco en persona, la asistencia técnica de Luciano Monti y la dirección deportiva del Toto Miguel Angel Etchegaray.

Urcera controló  en el final a Juan Martín Trucco (Dodge), y le cerró al piloto de Tres Algarrobos la posibilidad de lograr su primer triunfo. Debió conformarse con un nuevo (el sexto) segundo puesto.

Urcera no estaba para ganar pero ganó. ¿Por qué? Porque estuvo en lugar justo, expectante pero no tan cercano, del intenso duelo que por la punta mantenido por Agustín Canapino, Mariano Werner y Gastón Mazzacane. El toque entre el Titán y el campeón en la Horquilla que arrastró al Rayo, le dejó servido el liderazgo. Y Manu no lo desaprovechó controlando sin problemas a Juan Martín Trucco, en su Dodge sacó partido de la situación para subir a un podio que no estaba en sus cálculos.

El momento de la carrera:

 

———————–

Urcera había ganado en el Gálvez en noviembre 2020. Acumula cuatro victorias en TC. En Buenos Aires también ganó en TC Pista (2014) y Súper TC2000 (2017).

———————–


La actualidad del siete veces campeón, el Guille Ortelli. En el Gálvez siguió con el paso cambiado, 28º quedó y a dos vueltas. Un reflejo en el tuit que sigue:

@marcelovallone‬⁩ 
Acá se ve bien clarito lo que pierde guille con la punta . Motor no es . Queda bien clarito .
La imagen muestra lo que perdía Ortelli en cada sector del circuito 12. Preocupante.

———————–

Ganar la carrera no le dio a Manu la chapa de principal actor. Esos papeles destacados con diferentes protagonismos se lo repartieron Canapino, Werner, Mazzacane y sobre el final Juampi Giannini. Se dieron de lo lindo con arriesgadas maniobras como l de Mariano en el arranque para quitar en la S del Ciervo, el liderazgo al Titán. Y qué decir de ese doble sobrepaso que con metros de  diferencia Agustin selló en la misma vuelta. Primero a Mazzacane en el veloz Curvón Salotto y luego ante Werner en la chicana de Ascari. Maniobras al límite con el sello de ese competitivo estilo que Agustin mantiene, aún en momentos como los que atraviesa, signados por el fresco dolor debido a la muerte de su padre Alberto.

La presencia del publico, limitada a 3000 personas, puso la nota de color en las tribunas del Gálvez y entusiasmó a los pilotos que reconocieron ese apoyo popular en estos duros momentos por la pandemia del coronavirus

Merecían esas maniobras lugares en el podio para verlos y aplaudirlos, pero el único que subió fue Gianini ganador del áspero y a la vez leal duelo con Canapino por el tercer puesto; la pulseada puso la frutilla del postre al banquete con la alta velocidad. Dos duros que se chapearon de lo lindo al punto que Juampi confesó «corriendo así disfruté más que si hubiese ganado la carrera…», a la vez que el Titán admitió «nos matamos pero con códigos».

———————–

Luego de la siguiente fecha en San Nicolás, se daba como casi un hecho que la cuarta fecha (18/4) se correrá en suelo entrerriano, en Concepción del Uruguay.

———————–

En cambio no se fueron tan contentos Mazzacane y especialmente Werner. El Rayo abandonó por la rotura de la dirección producida en el toque, de esa forma vio pasar otra buena oportunidad para concretar su postergado debut ganador. Werner tampoco llegó al final y declaró sin mucho convencimiento, «Agustín no tuvo intención en el toque…». Como se dice, son maniobras que se hacen «de a dos»,  complicadas cuando esos dos,  son ásperos y orgulloso campeones. No fue el mismo caso cuando Agustín tuvo que enfrentar y ceder ante Gianini.

Sigue dando que hablar y para bien, el uruguayo Marcos Landa. Repitió el séptimo lugar de su debut, sobre el Torino del equipo Renault . Se colocó cuarto en las posiciones del campeonato.

Hubiese sido lindo ver en ese duelo a Julián Santero, no pudo ser. El poleman del sábado rompió la caja en su serie cuando punteaba, y largó desde el fondo del lote de 45 autos. Llegó 20°, muestra de lo rápido que andaba su Ford. También desde atrás partió Facundo Ardusso por una exclusión que pareció exagerada por el toque a Juan Cruz Benvenuti en la serie en la S del Ciervo. Facu llegó 15° en la final con el Chevrolet del JP Carrera y Benvenuti apenas dio cuatro vueltas. Dicen que la justicia divina aparece cuando se equivoca la humana.

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Coincido en que colaboro el circuito para el espectaculo. Pero tambien colaboran las neutralizaciones (algunas innecesarias) que fuerzan esos relanzamientos en formato de grilla, algo que suma al espectaculo pero resta al espiritu deportivo y a la justicia. En fin, no es algo que asombre a esta altura considerando que el reglamento de campeonato tambien hace lo mismo.
    Saludos

  2. Gran carrera en un circuito al que el TC deberia visitar dos o tres veces por año.Deberian buscar la forma de no interrumpir tanto la carrera con pacecar,optimizar el rescate de los despistados y animarse a correr algun riesgo mayor.Tambien alargar las finales a 30 vueltas-55 minutos.
    Inexplicable la sancion a Ardusso,Bevenuti deberia avergonzarse de la maniobra,fue toda su propia responsabilidad.El uruguayo lo va a poner en aprietos,capaz termina extrañando a los Laboritto.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre