AIF
Pinchito reconoce estar algo ansioso por debutar como ganador en el TC.
CASTELLANO QUIERE VOLAR A SU PRIMER TRIUNFO

¿Seguirá Lobería de fiesta por el automovilismo? Mariano Altuna, generador de la primera alegría del año por su reciente triunfo en el TC 2000, cree que si, pero no porque intuya que pueda ganar con su Chevrolet sino porque piensa que su coterráneo Jonatan Castellano tiene que ser inalcanzable en la larga recta del Autódromo de Río Hondo.

Le va tener que poner un flap al Dodge para que no levante vuelo” dice Mariano conuna sonrisa picara para explicar el campo fértil que la velocidad del motor Cherokee del Dodge de Pinchito puede encontrar en esa zona clave del circuito santiagueño. “Castellano tiene que ganar” sentencia Altuna en una opinión que también suscribe otro referente de Chevrolet como Matías Rossi, y desde el lado de Ford, un peso pesado como Gabriel Ponce de León.

Muchas gracias muchachos, pero habrá que ver si me acompaña la suerte” les responde Castellano sin negar su candidatura pero también admitiéndoles que tanto escuchar “tenés que ganar, tenés que ganar” termina por crearle una presión frente a ese primer triunfo que va tardando en llegar y ya acumula una espera de 67 carreras. “Me gusta el circuito de Río Hondo y si bien la recta larga y el Curvón nos favorecen también está la horquillita que siempre nos crea problemas” cuenta Pinchito, quien reconoce que la quita de carga aerodinámica con la eliminación de los pisos delanteros le hizo ganar más velocidad pero como contrapartida provocó una pérdida de equilibrio. “Hubiese preferido que quedase como estaba porque no se complicaba tanto para mantener el ritmo” destaca sin tono de queja pero convencido de lo que dice. Esto no le quita la esperanza que en Río Hondo pueda por fin festejar su primer triunfo como el año pasado en ese mismo circuito lo hizo José María López con un Torino con un motor Cherokee que por entonces preparaba Oscar Castellano, el padre de Jonatan.

Como buen padre, Pincho le tiene que dar el mejor motor a su hijo” agrega Jonatan con humor sobre la confianza que tiene sobre los veloces impulsores preparados por su padre Oscar, el mismo que con ansiedad más disimulada espera ese bautismo triunfal de su hijo en el TC que tanta se está haciendo desear. ¿Llegará por fin en Río Hondo como muchos piensan?

-publicidad-

El reglamento está a favor de los Ford pero no se toca más. La orden de Oscar Aventín está dada y cuando el Puma pone el pie no hay que discutir”

–Jonatan Castellano


Jonatan está muy presionado en Lobería. En todos lados le preguntan cuándo va a ganar y lo cargan. Le dije que venga a Buenos Aires como hice yo”

–Mariano Altuna



-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre