Compartir

DOS TIPOS METIDOS EN ESPECIAL, EN LA HISTORIA DEL TC2000

Son Miguel Angel Guerra y Oscar Fineschi. Angel comenzó como un monoplacista nato, en los años ´70 (comenzó en 1972); cuatro veces campeón de Fórmula 4 (luego F-Renault, desde este año F-2.0) y tres de F-2 Nacional. Tocó la cima del automovilismo mundial, aunque fue muy fugaz, corrió en Fórmula 1, en el equipo Osella en 1981, el accidente en la largada en Imola le frustró su futuro en la máxima. Más tarde, recuperado y de regreso, entró al TC2000; corrió entre 1997 y 2001 y salió campeón en 1989 con una Renault Fuego, habiendo compartido varios años el equipo oficial con Juan María Traverso. También le entró al Turismo Carretera, alternando desde 1993 a
2001, año en que cantó el “no va más”.

Guerra y Fineschi.

El Fino, quilmeño de ley, corrió entre los años 1985 cuando debutó en Turismo Nacional y 2007, cuando se retiró en TC2000, donde se llevó el título de pilotos privados en 2001. Salió dos veces campeón de la por entonces Fórmula Sierra (monomarca formada con autos del modelo de Ford a mediados de los ´80), salió campeón en 1986 y 1989. No le faltó tampoco, correr en TC, lo hizo en forma discontinua desde 1990 a 2000.

VisionAuto

A los 64 Angel y a los 60 el Fino, han continuado encolumnados junto al automovilismo en distintos roles. Guerra ocupa desde el año pasado, la dirección deportiva del equipo Renault de Súper TC2000, actual campeón luego de quebrar la sequía el año pasado, que databa desde el ´93.

A ambos se los identifica desde siempre con el TC2000, antecedente del actual Súper que, como sostenemos, lamentablemente vació de historia al TC2000.

Hace poco por Rosario pasó el Súper, y como parte del espectáculo se pegó un par de vueltas el Flaco Traverso con el Peugeot 405 con el que salió campeón en 1996,puesto en marcha y acondicionado por los mecánicos del equipo Peugeot Total de STC2000 que orienta Ulises Armellini. Juan María, Angel y el Fino son contemporáneos y representantes de una generación que dio que hablar en el automovilismo nacional.

“¿Que sentí cuando lo ví al Flaco en el 405 con el que salió campeón por última vez en TC2000?, nada, bah!, sí, que es un “rata” porque debió pagar la nafta y las bujías que le pusieron al auto para que anduviera, je, je!. Pero bueno, nada; recordé por un momento aquella época muy linda de nuestro automovilismo”, comentó Guerra junto a Fineschi, a los que Vision juntó para conversar.

El Peugeot del campeonato ´96 de Traverso. Juan María lo aceleró en Rosario. Hacía 12 años que no se ponía en marcha.

“Sin dudas -dijo Angel-, no descubro nada si digo que las carreras de aquellos años, no tienen casi nada que ver con las actuales, si bien te aclaro, no me gusta comparar”.

“A mí tampoco me va eso de comparar épocas del automovilismo, lo que pasó, pasó, fue bárbaro, las carreras teníam una gran difusión, llegaba a todos; pero bueno, no vivo de recuerdos”, afirmó Fineschi.

Sobre esos tiempos idos, remarcó Oscar, “el público que iba a las carreras era masivo, nos conocían a todos los corredores, ¡y eso que sólo había diarios, revistas, programas de radio y la televisión que no era lo que es hoy. En la actualidad pese a todos los medios que han ido surgiendo, a la mayoría de los pilotos no se los conoce, ni aún a las figuras”.

“Eso tiene que ver con el periodismo que no le da la difusión de antes al automovilismo, y es cierto además, que el automovilismo ha cometido errores para que se llegue a lo que menciona Oscar”, sostuvo Guerra.

Así como varios, pilotos de los años 80-90, son recordados en el presente, preguntó VA: ¿Creen que dentro de 20 o 30 años, las
figuras actuales, también van a ser recordadas?, “Sí, porqué no; el tiempo pasa para todos eso está claro, las cosas cambian, el mundo es y será otro, pero cuando los mejores de la actualidad hayan dejado de correr, también se los recordará. De cualquier forma, te repito, no somos nostálgicos, nos gusta vivir el presente”, aseguró Fineschi y Angel al toque metió una de sus humoradas, “a propósito de lo que decís, sobre si nos acordamos de nuestros tiempos, cuando corríamos. Yo sí, me acuerdo que gané mucha plata, ja, ja, ja!”.

Suele decirse para diferenciar la repercusión que ocasionaban los pilotos de sus tiempos y el automovilismo, que hoy en día cualquiera de las más importantes figuras, caminan por la calle y como ha quedado dicho, no son reconocidos por casi nadie. “Vuelvo a decirte, era otra época, al automovilismo se lo vivía de otra forma, no había tantos deportes ni los medios existentes en la actualidad. Nosotros íbamos a los circuitos a correr y la gente nos conocía del primero al último; es más, yo fuí tres veces al programa de Mirta Legrand, je!”, tiró Oscar. “En la actualidad, ¿a que piloto invitan al programa de Mirta?, a nadie, salvo que “pague”, ja”, rubricó sarcástico Angel.

Hablamos al principio del Flaco“Traverso -no dudó Guerra- ni loco podría correr hoy en día. Aquello que hacía de bajarse del auto y pegar un portazo, o agarrarse a las puteadas con el preparador o los mecánicos porque el auto no le andaba, no va más hace mucho. Esas actitudes en la actualidad, son imposibles, intolerables; los corredores son mucho más profesionales, más dedicados; Traverso no se hubiera adaptado a estos tiempos”.

Fotos: visionauto.

4 COMENTARIOS

  1. Guerra es un envidioso de Traverso. Estos pilotos actuales, alcahuetes, nunca seran reconocidos. Justamente, no son profesionales como lo fue Traverso que marco una epoca y produjo cambios trascendentes, profesionalizando veradaderamente la actividad. Su vacio no ha podido llenarlo nadie y se lo extraña. Los pilotos actuales no son mas que choferes de remises, con todo respeto y sin ofender a nadie. Miedo a hablar, sin personalidad, excepto Matias Rossi. Ninguno mas!!

  2. Angelito, te tengo mucho respeto como persona y piloto.
    Pero el Flaco… el Flaco hoy, con 25 ó 30 años, y con el mismo carácter de siempre, los junta a todos en una bolsa y los deja peleando por el segundo lugar.
    No te equivoques, que porque ahora tenga 67 años, es lógico que no puede correr.
    Decís que no se puede vivir de recuerdos, está bien, pero decime como explicás que haya tantos corredores con “problemas de presupuesto”, cuando al Flaco le sobraban auspiciantes, y a los que corrían contra él, y querían ganarle-a veces lo lograban- tambien.
    Preguntale a tus amigos periodistas si no lo extrañan.
    Pegarle portazos al auto y agarrarse con los preparadores, lo hacía porque tenía perfectamente claro lo que debía andar el auto, y las correcciones que se le debían hacer,porque de puesta a punto, la tenía muy clara. No podías ser un mediocre para trabajar con él.
    Los corredores de ahora, con la actitud de “mejor empleado del mes”, me aburren
    Otra , al TC 2000, año 1984, ó 1985, cuando estaba a los tumbos puedo decirte que lo salvó JMT, cuando convenció a los directivos de Renault de que con la coupé Fuego se le podía ganar a la aparentemente invencible coupé Ford Sierra. Es verdad o mentira?
    Otra pregunta; existe alguna estadística sobre la cantidad de público asistente, antes y después del Flaco?

  3. Si tuviera dinero contrataría a JUAN MARÍA TRAVERSO para que.corra en TC una carrera. A sus 67 años. Y todos van a ver como.volvería la gente a los Autódromos. Así Guerra que habla con Alzheimer y estos chóferes de uber , aprenderian lo que es un profesional. Eso si, con el auto de mazzacane.

  4. En la foto el auto es de la temporada 1997 no 1996, ultimo año como equipo oficial Peugeot en el original y genuino Turismo Competicion 2000, que se acuerde el petiso Guerra que gano 68 carreras y tu Angelito apenas ganaste media docena de victorias solo 6 sino me falla la estadistica historica.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre