EL 7 DE ABRIL de 1968 pasó a la leyenda uno de los tres o cuatro más grandes volantes de la historia del automovilismo mundial. Y cada año queremos recordar a Jim Clark.

Nunca lo vimos correr en la Argentina, y es una gran pena. Juan Manuel Fangio lo admiraba y eso lo dice todo. Doble campeón mundial de Fórmula 1, debió haber ganado más títulos de no haber sido por su inquebrantable lealtad con Colin Chapman, aunque ello también le reportó unas 500 Millas de Indianápolis (que debieron haber sido dos) y la posibilidad de haber sido el mejor piloto de su época, en la década del ’60, cuando ser piloto de autos de carrera era  otra cosa…

-publicidad-

Pero su tumba nos habla de otra persona. Mirá la foto: es de hoy, en Duns (Escocia), la sacó un amigo del Foro de la Nostalgia. Jim Clark, granjero («farmer»). Eso se consideró siempre Clark, dueño de una humildad que hoy, con tanto ídolo de pacotilla, es añorada.

El 7 de abril de 1968, en Hockenheim (Alemania) y durante una carrera de Fórmula 2, Clark pasó a ser mito. El lugar en dónde cayó, señalado con un monolito, dejó de ser un santuario tras la remodelación del circuito hace una década. Pero la memoria es imperecedera.

¡Salud, Jim!

 

 

 

 

 

 

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. esto lo escrivio pablo, tiene gran admiracion por jim y siempre dice qe hubieron 4 grandes pilotos en la f1 … tasio jim fangio y sennaa

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre