ESO DE DOS O MAS COCHES empatando el tiempo de clasificación y viendo qué piloto lo marcó primero para ordenarlos, parece cosa del pasado…

Ochenta años atrás, cuando nacieron las pruebas de clasificación en el Grand Prix de Mónaco de 1933, los tiempos se tomaban al segundo. No había relojes de mayor precisión o, en todo caso, no era necesaria tanta preocupación. De hecho, Louis Chiron y Mario Borzacchini empataron el segundo lugar con 2m03s, y ambos largaron en la primera fila, junto al autor de la pole-position, Achille Varzi, que marcó 2m02s.

Ahora, en cambio, la tecnología permite medir los tiempos con una precisión de la cienmilésima de segundo. Es una tecnología que viene en los nuevos TAG Heuer Carrera MikroPendulum y MikroPendulumS.

El MikroPendulumS
-publicidad-

El TAG Heuer Carrera MikroPendulum, primer cronógrafo de alta frecuencia regulado por imanes, está inspirado en el TAG Heuer Carrera Mikrograph, el primer cronógrafo de pulsera mecánico de ciemilésima de segundo con rueda de columnas integrada e indicación mediante aguja central volante. Al igual que todas las creaciones MIKRO, consta de una plataforma de dos engranajes con un sistema de volante (28.800 alternancias por hora (4 Hz) con una autonomía de 42 horas) para el reloj y un oscilador sin muelle de espiral (360.000 alternancias por hora (50 Hz) con una autonomía de 90 minutos) para el cronógrafo.

La corona le da cuerda al cronógrafo: el reloj funciona con un movimiento automático accionado por una masa oscilante. La estructura de doble engranaje está compuesta por 371 elementos, cada uno de ellos diseñado, fabricado y ensamblado por el equipo de maestros relojeros e ingenieros del taller Haute Horlogerie de TAG Heuer. Se trata del clásico e insigne Carrera, siempre contemporáneo, siempre a la vanguardia del diseño y la tecnología.

Un tourbillon, sin dudas la complicación más intrincada y emblemática de la alta relojería, es un sistema mecánico que regula la velocidad de marcha del reloj y anula los efectos de la gravedad al posicionar el volante y el escape dentro de una jaula giratoria. Hasta el lanzamiento del TAG Heuer Carrera MikrotoubillonS el último año, los tourbillones se fabricaban solamente por la belleza de su mecanismo: se los consideraba una característica novedosa, una muestra lenta e imprecisa de adornada complejidad. .

El TAG Heuer Carrera MikroPendulumS es un TAG Heuer Carrera MikrotourbillonS con dos péndulos magnéticos que reemplazan los muelles de espiral, uno para indicar la hora y otro para cronometraje. Con un movimiento compuesto por 454 componentes y basado en una tecnología única y patentada de TAG Heuer, el engranaje del reloj tiene una velocidad de 12 Hz y el engranaje del cronógrafo, de 50 Hz (reserva de marcha de 60 minutos). El tourbillon del cronógrafo, el más rápido del mundo, mide centésimas de segundo, tiene una frecuencia de 360.000 alternancias por hora y la aguja completa 12 vueltas por minuto.

Ambos se ofrecen con los chasis de la emblemática colección Carrera, inspirados en el automovilismo.

Por el equipo de VA

Fotos: TAG Heuer

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre