LAS SIETE INCÓGNITAS

DE LOS SIETE GRANDES


Por Miguel Angel Sebastián

PELIGRO DE INTERNA EN RENAULT

Juntar en un mismo equipo a dos pilotos de primer nivel que además son campeones y que encima son carismáticos, tiene sus ventajas deportivas y de promoción. Claro que también puede traer sus grandes problemas. Ejemplos sobran. Como experimentado director deportivo de Renault, Edgardo Fernández conocía todas estas alternativas cuando decidió seguir con Matías Rossi y ponerle como nuevo compañero a Juan Manuel Silva, emigrado de Honda tras doce temporadas. Por eso, y tras ponerle las cosas en claro a los dos, según dijo, Fernández cree que podrá lograr el trabajo en conjunto sin restar chances individuales. Si lo logra, la marca del rombo puede estar en la conversación.
El Renault Megane, el arma para la batalla deportiva entre Rossi y Silva.

EL DUO SOLITARIO DE CHEVROLET

El equipo Chevrolet representó la excepción que confirmó la regla de cambios y ampliación de estructuras que signaron la pretemporada de
TC 2000. Esto no le quitó expectativas de protagonismo porque conservó a esos dos grandes referentes de la marca que son Guillermo Ortelli y Christian Ledesma, respaldados por la capacidad técnica de Alberto Canapino, quien con mayor campo de acción pergeñó el nuevo Vectra. El objetivo inicial es “al menos ganar una carrera” según lo declarado pero seguramente de responder el auto, como insinuó en los ensayos, irán por más. Habrá que ver cuanto lo afecta en una temporada de potenciamiento del resto de los equipos, con tres, cuatro y hasta cinco autos, haber quedado sólo con dos y además sin ninguna estructura satélite.

Chevrolet no se subió a la movida de cambiar pilotos y aumentar los autos.


EL DESAFIO DE FIAT

Pasado el año de su ingreso oficial a la categoría y todos los plazos de espera que supone un nuevo emprendiento llega para Fiat el momento de entregar los primeros resultados importantes. Conocedor de eso, la marca italiana redobló la apuesta. Por un lado dejó de lado la estructura del ProRacing para confiar sus autos a Edgardo Porfiri. Por otro se subió a la tendencia de la categoría y elevó a cuatro el número de autos en pista. Para la primera linea le renovó la confianza a Emiliano Spataro e interpretó el gran momento de Emanuel Moriatis al incorporar al campeón del TC en lugar de Omar Martínez. Como solidos escuderos quedaron Ezequiel Bosio y Leandro Carducci. Un gran esfuerzo para cumplir con un gran y nada sencillo desafio frente a marcas y equipos con más años en la categoría.

Más autos y nuevos pilotos es la propuesta de Fiat en busca de resultados.


EL REGRESO DE PEUGEOT

Tardó en decidirse pero finalmente tras ocho años de ausencia Peugeot le dijo si al regreso al TC 2000. Sus directivos no se ruborizaron en señalar que la elección del modelo cinco puertas obedeció a una estrategia marketinera avalada por la concesión reglamentaria que sobre la ubicación del alerón trasero le hizo la categoría, deseosa de tenerla nuevamente en sus filas. Sus pilotos reconocieron que la verdadera comparación con sus rivales comenzará en la segunda fecha. De esos pilotos la novedad es el debutante Juan Cruz Alvarez, un nombre que sorprendió a quienes no conocían el apoyo económico de 2.000.000 pesos que lo respaldó. Lo acompaña Josito Di Palma, formado por los Berta ¿Tendrá algo que ver Berta con el equipo Peugeot? Dicen que no. ¿Dicen la verdad?

Josito Di Palma y Juan Cruz Alvarez, el binomio del retorno de Peugeot.


LOS PIBES DE TOYOTA

Al renovado y ampliado equipo Toyota bien se lo podría denominar el “sub 21” como esos seleccionados de fútbol que juegan torneos internacionales. Es que ninguno de sus cuatro pilotos supera esa edad. Ni siquiera Mariano Werner, quien en su tercera temporada con el equipo asumirá el papel de lider ante la ida de un histórico como Norberto Fontana. A su favor, el entrerriano tiene su probado talento que ya lo hizo vencedor y la mayor experiencia dentro del grupo. Esto último es un capital que casi no poseen el prometedor Facundo Ardusso, Francisco Troncoso y Bernardo Llaver, tres presencias que a sus potenciales condiciones debieron sumar un importante aporte económico. El tiempo dirá si no fue demasiada juventud para un mismo equipo.

Toyota confió en la juventud de sus pilotos y también en la buena billetera de algunos.


EL REPLANTEO DE HONDA

Como director deportivo, Víctor Rosso esperaba una temporada relativamete tranquila y de más bajo perfil pero al caerse la chance de José María López en la Fórmula 1 tuvo que reacomodarlo en el equipo antes que se lo llevará Toyota. Cinco autos parecen demasiado para un equipo que con Pechito entre sus integrantes no puede apuntar a otra cosa que no sea revalidar los campeonatos de los dos últimos años. Entre los nuevos compañeros de López está Mariano Altuna, con quien mantuvo una aspera relación en sus comienzos internacionales. “Lo pasado, pisado…” repiten ambos sobre la posibilidad que el enfrentameinto le produzca a Rosso un dolor de cabeza como el que el año pasado tuvo con Pechito y Silva.
El equipo Honda se repotenció con la continuidad de Pechito.
LA APUESTA RIESGOSA DE FORD

Suena extraño ver a Orestito Berta compartir las responsabilidades de su equipo con los empresario futboleros del HAZ en una alianza que según el hijo del Mago “es de un enorme significado” y donde pese a lo dicho no parecen totalmente claros los límites de acción de cada parte. Pero es lo que hay en esta particular continuidad de la escuadra Ford, que deportivamenten suma la incorporación de un piloto top como Norberto Fontana para acompañar a otros dos de primer nivel como Gabriel Ponce de León y Martín Basso y la puesta en pista del nuevo modelo. Habrá que ver si de todo esto resurge el protagonsimo central que el equipo perdió hace un par de años.
Fontana es la cara nueva en Ford. Ponce de León y Basso, las conocidas.
-publicidad-

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre