LA EMPRESA Velociudad Speedcity Circuit se ha propuesto un objetivo mayor: construir un complejo automovilístico multipropósito que incluye una pista apta para la Fórmula 1.

No duda la cabeza del grupo, el empresario canadiense Eddie Freedman: en 5 años debe estar finiquitado. Su visión muestra rasgos particulares, poco habituales entre dirigentes o gente que decide en el automovilismo argentino. No es frecuente que hable de categorías en particular, sólo dice que el complejo estará abierto no sólo a las carreras de autos, si no a todos aquellos que gusten de los autos.

«Velociudad está en un lugar privilegiado, sobre la ruta 9 a minutos de la planta de Toyota Argentina y de Honda Argentina, a escasa distancia de la planta de Ford y a pocos kilómetros de Buenos Aires», asegura Freedman y es lapidario con el Autódromo Oscar y Juan Gálvez. Piensa que que no tiene más posibilidades para desarrollos, se encuentra en una zona con alta densidad de población, considera inseguro ese sector de la ciudad y relativiza su valor histórico, «en el motorsports se trabaja mirando al futuro y no al pasado».

No se inmuta el empresario cuando habla de la inversión planificada, 140 millones de dólares, ¿como se financiará semejante monto?, con fondos propios (Freedman tiene negocios petroleros) y con aportes de empresas extranjeras. En 16 meses debe estar finalizada la pista de 4600 metros, 8 meses más tarde concluirán los boxes.

-publicidad-

Velociudad además ha ampliado su presencia, a través de su programa Velocidad Driver Managment apoya desde este año a Eric Lichtenstein; el chico porteño de 18 años se ha estado luciendo en Fórmula Ford inglesa, y a quien en 2013 apoyarán para que corra en GP3 Series, una de las dos teloneras de la F-1. El proyecto a largo plazo pretende transformarse en un
«pilotoducto», de tal manera que se sucedan más jovenes promesas argentino en el automovilismo internacional.

                      Freedman con Eric Lichtenstein

Insiste Freedman, «Velociudad sólo para traer a la F-1 a La Argentina; tendrá su hotel, espacios para eventos, escuelas de conductores; así funcionan los circuitos en el mundo». Ah!, la F-1 en el país, todo el mundo sabe del anuncio meses atrás de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, acerca de la vuelta de la «máxima» a fines de 2013 en un circuito callejero a construirse en Mar del Plata. Anuncio que ha ido perdiendo fuerza y entrado en una zona silenciosa que no hace más que hacer crecer la incertidumbre y dudas sobre su concreción.

El canadiense que pasa medio año en el país y la otra mitad en el extranjero, con viajes continuos, es escéptico acerca del retorno de la F-1. Dice que mantiene «contacto con el número 2 de (Bernie) Ecclestone y me dijo que no hay nada sobre el GP de Argentina». «No es viable -asegura- que la F-1 corra en Mar del Plata por distintos factores, no cuenta con aeropuerto apropiado, la hotelería que precisa la F-1 no es suficiente…; si llegado el caso se corriera en La Argentina, tiene que hacerse en Buenos Aires o en el Gran Buenos Aires».

Foto Prensa Velociudad
Por Carlos Saavedra

1 COMENTARIO

  1. Esto ya lo lei hace rato y si mal no recuerdo el presupuesto era de 100
    millones. Ahora 140 jua despues no digan que no hay inflación. Humo, humo y mas humo

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre