ASOMA UNA PROMESA.

Con la misma determinación con la que habitualmente de 9,30 a 14 atiende en Pinamar la ferretería “Jorgito”, propiedad de su padre, Jorge Barrio atendió a sus rivales en la final de TC 2000. Fue debut con victoria, para el chico de 16 años (6/5/04), recién ascendido a la categoría con el diploma de campeón de la Fórmula Renault  2.0.  Y en la primera fecha nomás, se colgó la medalla como vencedor más joven del TC 2000. Y eso que todavía por su edad todavía no tiene registro para conducir en la calle…

Sobre el Renault Fluence del equipo de Marcelo Ambrogio, Barrio mantuvo durante toda la carrera el control sobre Tomás Fineschi y Facundo Marques. «Sólo me inquietaron en la áspera vuelta inicial», destacó el vencedor.

.“Son esas cosas que te hacen valorar lo que hiciste”, le comentó Barrio a visionauto al recordar el saludo especial que recibió de Matías Rossi poco después de bajar victorioso del Renault Fluence del equipo de Marcelo Ambrogio, ante la alegría de sus padres quienes así descargaron las tensiones acumuladas en la carrera ante la cercana presencia del escolta Tomas Fineschi.

Por partida doble victorias del Rombo, en el Súper y en TC 2000 (imagen gentileza Área 75).

“Tuve un gran auto y por eso pude regular el ritmo y controlarlo a Tomás. También fueron importantes las dos pruebas que hice en el Cabalen”, cuenta Barrio para enseguida recordar el momento más complicado con la áspera lucha con su compañero Facundo Marques (tercero) en los instantes iniciales. “Cada uno fue por lo suyo, pero hubo respeto y se lo agradezco a Facundo”, relata.

Barrio celebra su debut victorioso en el TC 2000 junto a sus escoltas Tomás Fineschi y Facundo Marques. Un nuevo escalón en su ascendente campaña tras los destacados pasos por el karting y Fórmula Renault 2.0. Instado en la ruta deportiva que dentro  de un automovilismo bifurcado, lleva como destino final al Súper TC 2000, si bien Barrio no descarta la posibilidad futura de incursionar en Turismo Carretera. “¿Por qué no?”, dice con la misma simpleza con la que reconoce no tener ídolos de ningún tipo.

“No tengo ídolos, admiro las acciones las personas”, afirma.

Una reflexión propia de una madurez personal pese a su corta edad, y que también muestra en lo deportivo. Por eso asoma como una de las promesas del automovilismo argentino.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre