DISTINTO.

“Pero muy lindo, había andado por las calles de Buenos Aires en el auto del WTCC, pero andar con un monoplaza es distinto; se vive de otra manera, estás más en contacto con la gente, sentís más el afecto; la verdad estuvo muy bueno”.

Pechito López “se manejó todo” arriba del auto del DS Virgin de Fórmula E por Buenos Aires. Fue al cabo de la presentación oficial del equipo, junto al director deportivo Alex Tai y su compañero San Bird en la explanada del imponente edificio del Teatro Colón, luego que el vice jefe de gobierno Diego Santilli entregara a Pecho un reconocimiento y una vez que no faltaron unos buenos tangos para que dos parejas de baile le sacaron brillo al piso.

"Mirame Pechito", parecen pedirle desde un auto en plena calle al cordobés para la foto.
Bird y Pechito luego del tour en el monumento a la flor.
VisionAuto

El cordobés ha atravesado días febriles, previos al ePrix de Buenos Aires, tercera fecha del Mundial de Fórmula E, encabezó la “Urban Experience”, otra buena movida de la gente de comunicación y marketing de Citroen y DS Argentina que así como ocurrió con el WTCC cuando vino a la Argentina, ha jugado fichas grandesen este evento. Valentina Solari, Directora de Marketing y Comunicación de DS Argentina, remarcó el significado que tiene para la marca premium que representa la avanzada tecnológica del Grupo PSA, el hecho que el cordobés se haya sumado al DS Virgin Racing de Fórmula E, donde ha corrido las dos carreras iniciales de la temporada 2016-2017.

El hincha más chiquito no se perdió una al lado del auto del cordobés.

Rodeado por el habitual tránsito intenso de la capital, Pechito recorrió parte de la Nueve de Julio, pasó por el Obelisco, donde sorteó una manifestación donde el ambiente caldeado llevó a que alguien lo recibiera como si fuera de la marca contraria. Después enfiló hacia el Bajo, una vez en av. Libertador siguió por Figueroa Alcorta hasta llegar a la “cuadriculada” en la Plaza de las Naciones Unidas donde está emplazada la espléndida escultura Floralis Genérica, que muchos conocemos como el “monumento a la flor”, junto a la Facultad de Derecho, la escultura icónica de la ciudad, realizada en acero y aluminio, de 23 metros de alto que mueve sus seis pétalos de cara al cielo. El trayecto dejó sus anécdotas, y hasta un “toque” (considerado de carrera!), cuando un taxista por mirarlo chocó contra una camioneta. Solo chapa abollada.

 

Al compás del "dos por cuatro", con el Fórmula E y el majestuoso Teatro Colón de fondo.

Escoltando el monoplaza manejado por Pecho transitó un bus descubierto con periodistas y hasta San Bird, motos de la policía y dos de los nuevos DS con espíritu deportivo que pronto serán lanzados en el país, para chuparse los dedos mirá.

“Me sorprendio y divirtió la cara de entusiasmo que tenía la gente al verme pasar. Había hecho un paseo similar con un auto del Turismo Mundial, pero esta vez fue distinto, porque ver un monoposto andar en medio del tránsito es extraño y llama mucho la atención. Lo disfruté y espero que haya pasado lo mismo con la gente”, le contó Pecho a Visión.

 

Por el equipo de VA
Fotos: Mónica Paz

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre