ES LA ETERNA «DISCUSIÓN», cada una de las partes se adjudica la razón. Pero, ahora, un informe realizado por CESVI Argentina, con el apoyo de Citroën, echa luz sobre el asunto.

¿Quién maneja mejor?. Es la pregunta de siempre, y que además da piea innumerable opiniones, anécdotas, bromas, etc. Manejar correctamente no solo es tener habilidad, precisión y pericia sino también cumplir las normas y llegar a destino sin consecuencias para propios y/o terceros.

Si nos basamos en esto último, los datos obtenidos a través de 73.621 tramitaciones de compañías de seguros, demuestran que los hombres participan en el 75,7% de los siniestros, mientras que las mujeres lo hacen en el 24,3%. Si bien este dato tiene que ver con la cantidad de conductores que hay en el país (todavía hay muchos más hombres que mujeres al volante), podemos decir que ellos chocan más y tienen mayor responsabilidad (52% contra 48%), al menos en los siniestros más importantes.

Los datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial indican que hasta agosto de este año, se expidieron 1.825.025 licencias para conducir en todo el país: 491.319 femeninas (27%) y 1.333.706 masculinas (73%). Y el porcentaje en la ciudad de Buenos Aires sigue la misma tendencia, 68 % de licencias para ellos y 32 % para ellas. Pero el Centro de Experimentación y Seguridad Vial no se quedó sólo con estos porcentajes, y su equipo de seguridad vial salió a observar la conducta de más de 1800 conductores en las autopistas, tomando como parámetro: distancias de seguimiento, utilización de luces bajas, uso del cinturón de seguridad, velocidad de circulación y respeto de las máximas permitidas.

-publicidad-

En estos tópicos, las mujeres mostraron una mayor conciencia vial, y esto se vio reflejado en la utilización de los distintos elementos de seguridad. El 96% de las mujeres llevaban abrochado el cinturón de seguridad, contra el 88% de los hombres. También se midió el cumplimiento de la velocidad máxima permitida en una zona de acceso al peaje, donde el tope es 20 km/h. Allí las mujeres fueron más respetuosas, un 85,7 %, frente al 83,2% de los hombres. El mayor respeto por estas limitaciones está íntimamente relacionado a la colocación de radares fijos, la implementación de controles móviles y las fotomultas que cada vez son más frecuentes en avenidas, rutas y autopistas de nuestro país.

 

Las mujeres se muestras más prudentes, pero también comenzaron a mimetizarse con el accionar de los hombres.

 

Sin duda el teléfono es uno de los elementos que más distraen a la hora de manejar, y el 16% de los hombres lo utiliza, mientras que en la mujer el porcentaje disminuye al 13%. Otro punto de vital importancia para evitar un choque es mantener una separación prudencial respecto del auto que circula por delante. Tomando como parámetro los dos segundos de distancia de seguimiento que exige la Ley de Tránsito, la mujer también muestra un mejor comportamiento: 95,2 % frente a un 92,4 % de cumplimiento de los hombres.

Hay un punto donde ambos sexos exhibieron un débil acatamiento, y allí fueron ellos los que se destacaron. La Ley de Tránsito nacional exige el uso de las luces bajas en rutas y autopistas durante todo el día. Y en esta conducta el hombre supera a la mujer con un 64 % frente a 61 %.

«Desde hace años en CESVI Argentina analizamos el comportamiento vial de ambos sexos observando sus conductas en las calles, rutas y autopistas argentinas, y comprobamos que los comportamientos son cada vez más parecidos, y que tanto hombres como mujeres tienen una mayor conciencia vial», agrega Marcelo Aiello, Gerente General de CESVI Argentina.

El hombre se distrae más que la mujer con el uso del celular al conducir.

 

Sin embargo, en los cursos de conducción segura que dicta CESVI junto a Citroën, se evaluó la habilidad conductiva de ambos sexos y se observó que la mayoría de las mujeres manifiesta una menor habilidad respecto al hombre (coordinación de brazos y piernas en el slalom de baja y alta velocidad, como así también con el slalom marcha atrás con el uso de los espejos retrovisores). Ellas emplean un 20% más de tiempo que ellos para el aprendizaje de las maniobras. Mientras que en la prueba de simulación, solo el 10% de las mujeres supera la velocidad estipulada, contra el 40% de los hombres que incrementa la velocidad máxima exigida en cada práctica.

«Esto evidencia que el hombre es más arriesgado, quizá por un exceso de confianza en la conducción, y esto genera uno de los factores más contraproducentes a la hora de una conducción segura. En cambio, la mujer es más respetuosa de las reglas y acepta las consignas sin desafiarlas. Es más receptiva a los consejos de seguridad vial. Y esa prudencia se traduce en una menor siniestralidad. Sin pretender que este estudio se transforme en una regla aplicable a todos los conductores, ya que se han encontrado actitudes y estilos de manejo destacables y reprochables en ambos géneros, se puede destacar que la mujer asume menos riesgos y no tiene una actitud desafiante ante las normas de tránsito, lo que entraña un notable beneficio para la seguridad vial y para bajar la tasa de siniestros graves», concluye Aiello.

 

Por el equipo de VA.

Fotos: Prensa Citroën Argentina.

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre