UNA DE LAS ANÉCDOTAS MÁS COLORIDAS.

Aquella que unió a Diego Maradona con Jorge Oyhanart, hombre y corredor al día de hoy, muy arraigado al Turismo Carretera, figura de los ´80 y ´90. La reflejó al detalle el Diario Resumen de Pilar, por eso en visionauto, coincidimos en replicarla como una forma más de evocar al Diego que se fue.

Lee la nota de una anécdota de las más pintorescas:

Época de los ´90. Diego Armando Maradona se alejaba de la exposición mediática. A pesar de estar en pleno auge mundialista, luego de haber tenido aquel famoso episodio (contra unos periodistas y un fotógrafo, a quienes les disparó con un rifle de aire comprimido). Al encontrarse en el ojo de la tormenta, el futbolista eligió como destino de aislamiento Marisol, también llamado Oriente, en Coronel Dorrego, junto a su esposa y sus dos hijas.

En aquel balneario se encontraba en su casa de verano un referente del automovilismo, el piloto de Turismo Carretera Jorge Oyhanart. El Vasco viajaba a la costa cada semana con un amigo para pescar tiburones, uno de sus pasatiempos favoritos de la época. Pero en una de sus entradas al mar, se encontró con un pedido inusual.

Maradona que se encontraba disfrutando con su familia en la playa, vio al piloto de Pilar adentrarse en las aguas y quedó fascinado. “Fue casualidad de encontrarnos ahí. Él quiso saber un poco más de esta experiencia, se acercó y me preguntó si yo lo podía llevar y le dije que sí”, contó al mencionado diario pilarense.

En la playa, con el resultado de una de las pescas. El Vasco, Diego y el fallecido periodista Enrique Moltoni.

Cuando algo se le metía en la cabeza al 10, no había quien se le atreviera a decir que no. Sin embargo, el Vasco, bien conocido por no tener pelos en la lengua, le dejó en claro que para practicar esa actividad, era necesario salir en un horario en que el mar estuviera calmado. La puntualidad no se negociaba.

“El mar tiene una hora para entrar, y es a la madrugada casi amaneciendo. Al otro día de pactar, fuí a su casa a las 5 de la mañana. Le toqué bocina un par de veces y nada. Dije, chau, me voy”, apuntó el Vasco. Ese día el piloto y su compañero tuvieron una de las mejores jornadas de pesca, sacando tres tiburones.

“Cuando llego a la playa lo veo ahí, como si nada. Él se quería matar. Le dije «flaco, te toqué bocina tres veces y nada», a lo que me retrucó «venime a buscar mañana». Pero le advertí «yo te toco bocina y si no llegás a salir me voy». Para mí que ni durmió, porque no llegué a tocar, que ya estaba afuera esperándome. O pasó de largo, realmente no sé cómo le daba el físico. Le gustaba la joda”, relató Oyhanart entre risas. “Metimos la lancha en la rompiente, pero tuvimos tanta mala suerte que cuando estamos por salir, tocó la pata abajo, la lancha se puso de costado y a la primera ola nos llevó a la playa de nuevo. Terminamos patas arriba y con el parabrisas roto. Zafamos porque en esa época estábamos diez puntos físicamente”, reveló en su momento el    de Pilar.

Al otro día, los tres volvieron a intentarlo. “El mar parecía una pileta de lo calmo que estaba”, señaló Oyhanart. Y como muchos lo sabrán, las habilidades del Diego no solo eran con la pelota. Solo le costó unos cuarenta minutos de lucha, para que pudiera sacar los primeros especímenes.

“A la primera ya pudo sacar un par de tiburones que pesaban como unos 80 kilos. Fue una linda experiencia de la cual me quedaron fotos y muchas anécdotas”, mencionó el Vasco.

Diego posando con un gran trofeo.

Tras esa primera racha positiva, Maradona quedó tan enganchado con la pesca que le pidió a Oyhanart que se quedara el resto de la temporada. “Yo me venía los domingos para trabajar en el taller. Pero como el me pedía que lo acompañe, iba desde el jueves y estábamos los siguientes días pescando. Así lo hicimos durante todo el mes”.

El trato de ambos fue tan bueno, aseguró Jorge, que cuando “uno de mis amigos de la ACTC viajó a Dubai, en la época que él estaba dirigiendo allá. Le dijo que yo le mandaba saludos y él se acordó. Le dijo, «Uhh el Vasco!, como no acordarme de él. Si habremos pescado tiburones en la costa. El tipo todavía se acordaba de mí…”.

nota y fotos: diarioresumen.com.ar

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre