UN SALTO DE POTENCIA impensado en los últimos 20 años, como lo demuestra el archivo…


Antes de iniciarse el Campeonato 1995 de Turismo Carretera, dos décadas atrás, en El Gráfico publicamos un reportaje al maestro Omar Wilke, recientemente fallecido, sobre el estado técnico de la categoría por entonces. De aquella nota, aparecida el 14 de febrero de 1995, queremos refrescar una sola respuesta:

-¿Cuántos caballos más se les podrán sacar a estos motores tres litros?

-El motor Ford más potente que yo proveí alguna vez acusó en el banco de pruebas –y yo no estoy seguro de que fuera una medida totalmente real- 320 HP. Lo normal es entre 312 y 315 HP. Con el tiempo podremos llegar a 340 HP pero eso depende de las posibilidades económicas. Calculo que si tuviéramos recursos ilimitados y una dedicación a full sobre el motor, llegaríamos en un año a esa potencia. Al ritmo nuestro, creo que a fin de año vamos a poder estar entregando motores con 320/325 caballos.

-publicidad-

Hasta allí la cita, la respuesta del genial Omar dos décadas atrás. Su cálculo resultó, a la luz de los acontecimientos, tímido. En el 2013, el motor Ford preparado por Rody Agut que equipó al auto campeón de Diego Aventín superaba reputadamente los 400 caballos; el Chevrolet que Johnny Laborito preparó para que Matías Rossi lo llevara al título en el 2014, alcanzó los 405 caballos.

Llegaron los 24 válvulas. Se mencionan cifras que van desde los 420 a los 440 caballos. Más allá de que sean o no reales, una pregunta más ambiciosa se impone: ¿hasta dónde podrán llegar?

Por P.V.

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

  1. con este reglamento de m… seguro que 1 hp y medio mas, monomarca para todos… A la m… los preparadores, ahora son simples armadores de motores como cualquier mecanico de morondanga, o sea cualquier bol… arma estos motores siguiendo el manual de instruccion de berta-actc, que viva la decadencia… total berta se guarda una tapa de cilindros ganadora y despues se la vende al mejor postor. otra mas… y van.

  2. Si a los preparadores argentinos los dejan trabajar con un Reglamento que no varíe cada 60 días,según conveniencias de algún «poderoso», la potencia que puedan obtener no tiene limites. Lo han demostrado.Me pareció un insulto a la inteligencia escuchar a Oreste Berta hijo explicando las «libertades» respecto de los nuevos motores. Déjenlos trabajar,ahora no pueden. Y es una pena, pues se va desperdiciar toda una generación talentosos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre