FUE UNA EXHIBICIÓN.

Era momento de poner los puntos sobre las íes y lo hizo con autoridad. Mucha. ¿Cómo lo hizo Nicolás Moscardini? Ganando de punta a punta y sin discusiones en Río Cuarto para sacar una buena ventaja en la punta del campeonato del TC 2000, al que sólo le quedan tres carreras.

El platense le sacó todo el jugo a un Renault Fluence que sólo cargó 25 kilos de lastre, ganando una ajustada clasificación sobre  Juan José Garriz y Lucas Vicino, sumando buenos puntos con el sexto puesto en el Sprint que fue para Matías Cravero y su Citroën C4 Lounge y floreándose en una final que controló de principio a fin.

Así, a la distancia, lo siguieron a Moscardini, que se encamina al título.
SpeedAgro

«Estoy muy contento por lograr la cuarta victoria del año, algo que no es para nada fácil. Si no hubiese ganado, Garriz y Lugón me hubieran descontado en el campeonato, mejor resultado que ese no había, así que este resultado es muy importante de cara al campeonato. Oberá va a ser complicado porque volvemos a cargar kilos, pero es un circuito que conozco, en el que gané y espero poder sacarle todo el juego al auto», analizó Moscardini.

Detrás del platense llegaron Garriz con un C4 Lounge y Lugón, compañero de equipo del ganador y nuevo escolta en el campeonato, que lo tiene a Moscardini con 218 puntos, 27 más que su perseguidor inmediato y 31 por encima de Garriz, el tercero en discordia.

La próxima, el 13 de octubre en el autódromo de Oberá, Misiones.

 

Fotos: prensa TC 2000 y prensa Nicolás Moscardini (portada).

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre