CRÍTICAS Y ELOGIOS.

Son los que hasta ahora ha recibido en sus seis años de gestión Liberty Media, la empresa que sucedió a Bernie Ecclestone en el comando de la Fórmula 1. Muchas de esas criticas apuntan al deseo, a veces desmedido de la empresa estadounidense de incrementar el número de Grandes Premios (la idea es elevarlo de 22 a 25) y el acercamiento con suculentos contratos a países árabes con poca tradición automovilísticas y gobiernos dictatoriales.

Domenicali ve pocas chances de la continuidad del Gran Premio de Francia en el 2023. En cambio se muestra sorprendido por el escaso interés que hay en Alemania por la recuperación de su carrera.

“No vendo el alma de la Fórmula 1” se ha defendido Stefano Domenicali , presidente de Liberty en una entrevista concedida a la publicación alemana Bild.“El dinero es importante para todos, incluso para nosotros, pero no es lo único que importa, todo debe ser interesante” explica el directivo italiano, quien sin negar el poco respeto por los derechos humanos en algunos países árabes que visita la categoría señala que esa presencia va provocando cambios de tradiciones. “En Arabia la mujeres ya pueden manejar…” pone como ejemplo con el deseo que “todas las cosas cambien instantáneamente y no por un fin de semana.”

A favor de Liberty, Domenical manifestó la satisfacción por haber renunciado al alto canon (unos 50 millones de dólares) con la cancelación del Gran Premio de Rusia, poco después de la invasión de dicho país a Ucrania. «Hay cosas que no son negociables. Tenemos una clara postura contra la guerra, y por eso fuimos la primera gran organización deportiva en cortar lazos con Rusia. Nunca habrá carreras en Rusia, ni haremos más negocios con ellos. Lo prometo…» aseguró el presidente de Liberty. Ojo con las promesas Domenicali. La palabra nunca no existe en la Fórmula 1.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre