UN CLÁSICO INOXIDABLE.

Citroën Argentina, a través del programa “Herencia Citroën”, recorre los principales modelos clásicos de la marca y los atributos más destacados de cada uno de ellos que pudieron disfrutar los clientes en nuestro país y el mundo En el quinto capítulo es el turno del 2CV y 3CV, el mítico modelo francés que marcó un cambio en el mundo automotriz y que reflejó perfectamente las necesidades de la época gracias a su robustez, diseño y sobriedad. Se produjo desde el año 1948 hasta los años 90.

Las primeras noticias del Citroën 2CV en nuestro país se remontan a 1956, fecha en la cual un periódico automotriz de la época, «Motor», le dedicaría una extensa nota de cuatro páginas titulada «Coche Utilitario Rural». Sin embargo, no sería hasta 1958 cuando el 2CV hizo su aparición «oficial» en Argentina. Estos modelos, provenientes de Francia y de Bélgica, causaron gran asombro y, al igual que en los países europeos, comenzaron a generar adeptos ya que el modelo se adaptaba perfectamente a nuestra variada geografía; pampas y montañas, frío o calor, tierra o asfalto parecían no importarle al 2CV. Las ventas crecían día a día y luego, gracias al visto bueno de la casa matriz de la marca, comenzaba la fabricación de estos vehículos en nuestro país.

-publicidad-

Desde el mes de febrero de 1960 hasta abril de 1961 se fabricó el Citroën 2CV AZL y AZU con motor de 425 cc. y 12,5 HP a 4.200 R.P.M. (el motor era de origen francés) con el mítico capó «belga». Para mayo de 1961, aparece el capó «paraguas» que continuó hasta el final de la producción. Durante 1962 comienza la fabricación del motor de 12,5 HP en Argentina y en 1963 la potencia es aumentada a 14 HP a 4.250 R.P.M. Con este modelo, Citroën Argentina bate su récord de producción en 1964. Otro cambio fundamental del 14 HP es la aparición de la tercera ventana en el modelo AZLE (“E” de especial) tres años antes que en Francia. Comienza a ensamblarse también en este año, la versión «pick-up» de la AZU, denominada AZUP.

El 19 de marzo de 1966 aparece la versión AZAM con el nuevo motor A53, la cilindrada es la misma pero la potencia crece hasta los 18 HP a 5.000 R.P.M. El 23 de agosto de ese mismo año aparece la versión económica (AZ) en dos modelos: AZC, con embrague centrífugo, y AZN, con embrague mecánico. Este último era una versión básica del Citroën 2CV.

En el año 1967 se incorpora la apertura de las ventanas de las puertas traseras en las berlinas y comienza la fabricación de las furgonetas AZU versión ENTEL. Un modelo fabricado especialmente para la empresa estatal de teléfonos. En 1970 aparece el modelo AZM. Una versión exactamente igual al AZAM pero con embrague mecánico. El 21 de marzo de 1970 finaliza el montaje de las furgonetas AZU y AZUB. El 2CV AZAM se continúa fabricando hasta finales de 1971 y el 2CV AZM hasta marzo de 1972.

El 1º de noviembre de 1969 Citroën Argentina lanza el modelo 3CV AZAM-M28 con el motor de 602 centímetros cúbicos y 32 HP. a 6.250 R.P.M (motor M28). En cuanto al exterior. las únicas diferencias con el CITROËN 2CV eran: los faros traseros, (propios del Dyane 6 francés) y los faros indicadores de giro delanteros de forma rectangular, combinando el diseño con los traseros, ubicados en el frente de los guardabarros (desaparecen los faros indicadores laterales). La caja de velocidades presenta un diseño completamente nuevo, basada en la caja del AMI 6 francés. También se incorporan amortiguadores hidráulicos en las 4 ruedas. En 1970 tanto los 2CV como los 3CV incorporan las puertas delanteras de apertura «normal». Aparece la furgoneta AK, con la mecánica del 3CV, en versiones AKR (con vidrio lateral) y AK (sin vidrio lateral).

Debido a un decreto del Estado Nacional en 1972, que imponía a las terminales producir automóviles de bajo precio, se fabricó una serie especial “económica” del 3CV denominada AXN. Se trataba de una versión básica que carecía de la tercera ventana y todos los ornamentos del modelo tradicional, incluso los paragolpes estaban pintados como en la furgoneta AK.

Hacia fines de 1973 aparece el Citroën 3CV Prestige, convirtiendo al 3CV en una «break» y en 1977 pasa a denominarse simplemente 3CV. Ya en1978 el CITROËN 3CV pasa a llamarse M-28. Los cambios en el M-28 radican en un «restyling»: nuevos colores, nuevas llantas, un nuevo tapizado, butacas delanteras corredizas, la capota pasa a ser de color natural, y nuevas líneas autoadhesivas laterales con el emblema M-28 embellecen a este modelo. Se fabricó hasta el año 1980, cuando la empresa decidió finalizar su producción en Argentina.

Sin embargo, la historia del Citroën 3 CV no se acabó. Fue el empresario Eduardo Sal Lari quien comenzó nuevamente la producción del modelo en el país para el año 1983 bajo la denominación IES-3CV. En 1986 presenta un importante rediseño (nuevos faros cuadrados en el guardabarros y una trompa más cuadrada) y la denominación IES-3CV América. En 1987 apareció el IES-3CV Súper América, cuyas modificaciones sustanciales se realizaron en la parte mecánica. En 1990, luego de más de 30 años fabricándose localmente, finaliza para siempre la producción de este modelo en Argentina, que hoy, muchas décadas después, continúan circulando por las calles de nuestro país.

 

Fotos: prensa Stellantis.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre