NO SE HA DADO TANTAS VECES EN EL AUTOMOVILISMO ARGENTINO.

El retiro de un deportista en la Argentina, en el automovilismo en particular,  no siempre ha estado rodeado del reconocimiento merecido, más allá de la envergadura de la figura y de sus logros deportivos.

La decisión, muy difícil por cierto, acerca de dejar de correr es importante que sea acompañada por tantos que fueron colegas, rivales, dirigentes, amigos o no del piloto que diga “listo, hasta acá llegué”.

Guillermo Ortelli ha concitado y sigue haciéndolo, adhesión, admiración y respecto más allá de los colores, de las marcas pese a las pasiones y fanatismos que fluyen con fuerza.

-publicidad-

Saludó emocionado junto a Mazzacane en la grilla a cada uno de sus colegas, acá con su vecino de Salto, Juampi Gianini.

La postal de la última vez como piloto.
(Abajo). En la grilla homenajeado, junto al gobernador sanjuanino Uñac, el titular de la ACTC, Mazzacane; el presidente de Río Uruguay Seguros, Juan Carlos Lucio Godoy y Sica, secretario de turismo de San Juan.
El Chevrolet, la pista, la velocidad y los hinchas con las banderas en las tribunas. Sin distinciones de marcas, aplaudieron el paso.

Marcos Di Palma cumplió su cometido, unió en bicicleta Arrecifes con El Villicum en cinco días, unos mil kilómetros. Lo hizo como un gesto hacia Ortelli «por todas las alegrías que nos dio». El Guille acompaño pedaleando Marcos y otro amigo a su paso por San Luis.

 

El Guille en su última carrera en El Villicum, San Juan, reiteró que se trata de uno de aquellos que performaron parcialidades, para ocupar un lugar entre los más grandes de la historia del automovilismo nacional. Un Grande de verdad, con siete campeonatos cosechados, sólo superado en el TC por el inolvidable Juan Gálvez (nueve).

A los 48, luego de su “decisión personal”, el Guille resolvió que había llegado el momento de colgar el casco. Y fue en San Juan, acompañado por su esposa Analía, el hijo de ambos Mateo, sus hermanos y familiares que, como dijo su hermana, “vivimos un momento único”.

 


UNA AMISTAD MÁS ALLÁ DE LAS PISTAS

Jackie Bianchi, la esposa de Christian Ledesma, reflejó el afecto cosechado a lo largo de los años entre Guillermo y Christian y sus familias.

Tantos momentos compartidos, únicos, imborrables, hermosos que van a estar por siempre en nuestro corazón. Fuiste una gran compañera de carrera, en una etapa importante de nuestras vidas. Muy buena persona, increíble, creativa, sencilla, fuerte guerrera y humilde por sobre todas las cosas, gracias @analia_nadal_01 te quiero ❣️ y te deseo lo mejor en esta nueva etapa, a vivir cada momento porque en donde estén van a brillar ✨

 

No pudo evitar derramar lágrimas de emoción genuina cuando sentado en el auto, se calzó el casco. Vaya a saber cuantos recuerdos lo invadieron desde sus padres fallecidos, verdaderos pilares. Después junto a Hugo Mazzacane quien lo hace en cada grilla de una final, saludó uno por uno a todos sus colegas con los cuales va a seguir compartiendo los fines de semana de TC en 2022 desde otro espacio, muy probable como director deportivo del JP Carrera que ha de representar en forma oficial a Chevrolet con Agustín Canapino como piloto.

“Gracias, gracias”, dijo una y mil veces Guillermo con los ojos vidriosos.

Gracias a vos Guille.

Fotos: Facebook Guillermo Ortelli, ACTC

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre