BIEN BRITÁNICA.

Así fue la presentación del Aston Martin AMR21, el auto con el que la marca británica retorna a la Fórmula 1 tras su breve y poco feliz experiencia en 1959 y 1960. En ese lapso corrió cinco Grandes Premios sin sumar puntos, con Roy Salvadori, Maurice Trintignant y Carrol Shelby como pilotos. Un retorno que en la práctica es la continuidad del Racing Point, al que se recuerda con una franja magenta en el costado y un modelo que mucho ven con similares características al W12 de Mercedes Benz…

El verde británico lucido por el nuevo modelo, fue el color predominante en la reunión realizada en Silverstone, al que a la distancia tuvo la participación para desearle suerte a los pilotos y equipo del actor Daniel Craig, protagonista de una de las famosas películas de James Bond, quien ha vivido sus aventuras a bordo de un Aston Martin.

El Aston Martin AMR21 estará impulsado por un motor Mercedes Benz. Sus líneas muestran, como se dio en el Racing Point de 2020, similitudes con el modelo W12 de la marca alemana.

«Si no tuviese ganas de ganar carreras, no estaría aquí, he triunfado en muchas, pero quiero más y este es un proyecto muy emocionante. Quizás hablar de ganar sea de momento demasiado ambicioso, pero es el objetivo de todos y espero tardar poco en aprovecharlo», aseguró Sebastian Vettel, la estrella de la presentación y uno de los pilotos, completado por el canadiense Lance Stroll, hijo de uno de los dueños del equipo.

«Mi experiencia ayudará  pero seremos dos los pilotos que ayudemos, algo clave para este equipo, para orientar su desarrollo. Obviamente además de todo, habrá que manejar  el coche lo más rápido que podamos», agregó el alemán, sin sacarse en ningún momento la gorrita que cubrió su prominente calvicie.

Sebastian Vettel confía en el Aston Martin para recuperar protagonismo en la F-1, y olvidar así los malos momentos vividos en los últimos años con Ferrari.

«Me sedujo su potencial y su gran rendimiento utilizando un presupuesto menor que el de otros equipos. Además me atrae el ser parte del relanzamiento de una marca de gran tradición. Ha venido mucha gente con talento, hay un gran espíritu de equipo y ojalá pueda contribuir a los éxitos. Es difícil hacer promesa de resultados, pero estamos encantados del desafío que hay delante de nosotros y será un honor ser parte de la marca en el momento de su regreso» cerró Vettel, que a los 33 años, con 257 Grandes Premios, pasos por cuatro equipos (BMW, Toro Rosso, Red Bull y Ferrari), 53 victorias y cuatro títulos mundiales, enfrenta el desafío de repotenciar su campaña opacada en los últimos años por sus pobres desempeños en Ferrari.

A su turno Stroll  se mostró más optimista, «ser tercero en la Copa de Constructores es un objetivo que podemos conseguir, y ¿por qué no algo más?”, soltó y se preguntó  el canadiense. Sonó a  un  desafío a Red Bull. Un lindo desafío.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre