CARTÓN LLENO.

Miralo al Berni Llaver, abrochó las dos carreras de Super TC 2000 en el Cabalén cordobés. El Sprint y la final en el Chivo Cruze. De esa manera ganaron terreno sus acciones en el campeonato, y llegó a seis victorias en palmarés personal (una en TC 2000 y cinco en el Super).

En la carrera sabatina jugó a su favor, luego de la partida invertida, el quedo de Manuel Urcera por problemas en el Chevrolet Cruze del equipo de Luciano Monti que va cobrando forma. Hasta el mismo Llaver admitió que el festejo debió haber sido de Urcera.

Afirmado, luego que la lluvia cesara y pudiera correrse con piso seco, en la carrera por los puntos gordos, Bernie ni por asomo dejó dudas para festejar como no lo hacía desde 2018 en Potrero de los Funes. Fue de punta a punta. Ni Caíto Risatti en su debut en el podio con el Toyota privado del Midas ni en el Corolla oficial, Julián Santero pudieron molestarlo. Por ende, a diferencias de los auspiciosos capítulos recientes del Súper, el del Cabalén distó de entretener, lineal y sin golpes de escena, aburrió. Que pudo importarle a Llaver, dirás vos con razón…

De mendocino a mendocino; se saludan Llaver y Santero.

 

Así fue que el momento que más hizo clavar los ojos en la pista, se dio en la largada. Que tensión!, cuando el Corolla oficial de Franco Vivian se quedó congelado en el segundo cajón. No fue el broche esperado para el notable regreso de Franco al Super, después de mostrarse como si nunca se hubiera ido, adelante y firme. Un aporte que, salvo las consabidas ordenes de equipo frecuentes y esperadas en la categoría, puede activar motivaciones en el Gazoo Racing criollo. Por fortuna, rápidos de reflejos los muchachos, pudieron esquivarlo sin el más mínimo roce. Son las alternativas que deparan las largadas con autos parados, como tienen que ser…

Después, Llaver sin apremios del lado de Risatti al que tampoco inquietó Santero. Sin el protagonismo habitual, Matías Rossi cuarto y puntea el campeonato; Leo Pernia, el campeón reinante recuperado de su Covid-19, quinto. Atrás sexto. Agustín Canapino. A propósito de Canapa, metió una serie de tuits, reiterando su visión, su postura de como deben ser las carreras, apoyado en la majestuosa victoria récord de Lewis Hamilton en Fórmula 1. Y sí, por ahí de una vez por todas habría que encarar el rumbo. Sin penalizaciones, sin grillas invertidas, abolir los lastres, largadas con coches en movimiento. Automovilismo a secas y que gane «¡el más mejor!». Basta, aflojen con esos inventos, al final, siempre ganan los mejores.

¿Rubinho?; Barrichello firmó el décimo lugar por lo cual, cosechó su primer puntito en el Super TC 2000 con el que aún, así como con el Toyota, no «falan» en el mismo idioma. Pero bueh, ¿vas a sentarlo en una mesa examinadora?. Son años del brasileño en las grandes ligas…

«Lo más difícil estuvo en las primeras dos vueltas, porque la pista estaba húmeda y como todos, iba con gomas lisas. Estando puntero puede marcar las referencias y zafé. Después fuí a fondo toda la carrera. Risatti en un momento quiso cuidar la goma para ver si me atacaba sobre el final, pero cuando estaba cerca mío perdía carga y no le daba para acercarse más», contó el Berni anhelante a ver «si puedo pelear el campeonato». Mmm, salvo que Canapino quedara rezagado...

El párrafo de cierre dedicado a la alicaída Fórmula 2.0, la Fórmula Renault a la que han querido transformar también cambiando su nombre casi histórico. El tan mentado «semillero» de nuevas generaciones de pilotos, que no ha germinado ni cumplido su rol en los últimos años. Como será que la «escuela» con proyección se ha inclinado hacia el lado de los autos con techo, TC Pista Mouras, TC Mouras, TC Pista… Es cierto vivimos un año desgraciado por la maldita pandemia, de todas formas no se avisoran planes, si de la «Renault» hablamos, para revitalizarla a modo que vuelva a ocupar el lugar de verdadera escuela. Ganó la final dominguera bajo la lluvia, una muy válida experiencia en esas condiciones de piso y con escasos autos, el chico de Venado Tuerto, Eduardo Moreno, secundado por Jorge Barrio, y el cordobés Mateo Polakovich.

El Super TC 2000 sigue en continuado; aguarda el finde de nuevo el Cabalén.

Fotos: Prensa Super TC 2000.

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Me detengo en el último párrafo:la decadencia de la formula Renault o formula2.0
    La afectó la pandemia, amén de que no hay escalera para seguir en los autos de fórmula.
    Decididamente hay que optar por seguir en Europa y ello resulta imposible por los costos en euros.
    Ahora bien la verdadera debacle se produce cuando los chassis se vuelven monomarca, prohibíendole al mentor los los autos de fórmula:Tulio Crespi continuar en la categoría.
    Desde ese momento de tener 45 autos ha venido decayendo hasta recalar en 13.
    Nadie se hizo cargo de esa desastrosa decision,aún hoy tenemos algunos de los responsables que regentean el automovilismo y otros ya se retiraron, tendrían que ir todos en caravana hasta Balcarce para pedirle perdón. Aunque ahora ya es tarde es de hombres de bien reconocer horrores.
    Pasando al Super tc 2000 se da como cierto que Nicolas Traut volvería al Super TC2000, mi cuestionamiento no es al piloto, sino a la persona: afronta varios juicios por extracción digital, robando fondos de la municipalidad de 25 de mayo por montos millonarios que nunca repuso, amen de no haber pagado a preparadores del Turismo Nacional afirmación que hicieron Paco Martos entre otros. Por esos motivos resulta imprudente dejar correr a una persona con esos antecedentes que desjerarquizan al automovilismo y a la categoría en donde interviene.
    Pido perdón si este comentario no es atinente al formato de la página, agradeciendo su no publicación si no lo consideran oportuno.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre