SE VIENE CHINA, el tercer Grand Prix del año, y la posibilidad de ver renovadas algunas batallas atractivas en la F-1.

El GP de China, que se disputa tres semanas después de Malasia, permite a los equipos introducir mejoras en sus máquinas. Ferrari es el equipo apuntado para dar un salto en ese sentido, McLaren ya avisó que arreglar sus problemas de agarre en el MP4/28 va a llevar algunas carreras más.

Las expectativas en RedBull están puestas tanto en el orden interno después del incidente malayo entre sus pilotos, como en la aparente debilidad del RB9 de no replicar en tráfico la brutal velocidad que desarrolla en solitario. Y también China puede dar más pistas sobre el óptimo funcionamiento del nuevo sistema FRIC de suspensiones conectadas que están empleando, cada equipo a su manera, Lotus y Mercedes.

-publicidad-

“El de Shanghai es un circuito que no es típico, y aunque yo nunca corrí allí, parece un gran circuito” apunta el ex piloto Jean Alesi. “Los pilotos van a tener que encontrar el mejor compromiso entre la performance y la degradación de los neumáticos. Los dos primeros Grands Prix del año fueron muy buenos y es lo que la Fórmula 1 necesita”.

Shanghai castiga notablemente los neumáticos delanteros, gracias al gran número de curvas (16) que tiene –la curva 1, por ejemplo, es un giro de casi 360 grados- y las fuertes zonas de frenado, que transfieren el peso hacia el tren delantero: la frenada de la recta larga es la más violenta de todo el calendario.

La curva que conduce a esa recta (la más larga del año) es la número 13, está peraltada, y la fuerza aerodinámica conjugada con la fuerza G provoca que el parche de contacto de las cubiertas tenga el doble de la superficie que posee cuando el auto está detenido…

El año pasado se utilizaron compuestos medios y blandos y el ganador, Nico Rosberg (Mercedes) eligió una estrategia de dos paradas, largando con blandas y haciendo los dos últimos stints de la carrera con neumáticos de compuesto medio. Quienes completaron el podio, Button y Hamilton, optaron por tres paradas: los dos primeros turnos con blandas, los dos últimos con duras.

Habrá de nuevo compuestos medios y blandos en Shanghai: la diferencia entre ambos será de 5 a 6 décimas de segundo por vuelta. Pero se calcula que la goma blanda durará en la pista china entre 14 y 16 vueltas.

Los ingenieros consideran al circuito de Shanghai como uno de fuerza aerodinámica media: menos carga en el alerón, aunque no poca, pero escasa posibilidad de hacer diferencia en las curvas, que no son –salvo la 13 y las 16- tan veloces. La curva 14 tiene más de un radio de giro y con la violenta frenada previa, es el lugar indicado para superar rivales.

Por el equipo de VA

Foto: Pirelli

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre