¿VERDAD O ESTRATEGIA?

Como alguna otras veces, esta es la pregunta que nuevamente envuelve las declaraciones de Lewis Hamilton sobre el rendimiento de su Mercedes Benz. En este caso tras la primera jornada oficial del Gran Premio de Bahrein, cita inicial del Campeonato Mundial de Fórmula 1.

Son declaraciones que potencian esa duda porque se escuchan en el arranque de la temporada y con un mensaje no muy optimista que digamos para las chances del flamante W13.

Dese el arranque de al temporada, Max Verstappen mostró sus intenciones de repetir el título logrado el año anterior.

 «Hemos tenido en el pasado contratiempos mucho más pequeños pero esta temporada debemos enfrentarnos a otros más grandes. Todo lo que hagamos para intentar resolverlo no cambiará rápidamente la situación y por lo que parece llevará más tiempo. Por eso no veo una solución a corto plazo» descargó el inglés mostrando una preocupación que fue más allá de quedar noveno, a 1s 208/1000 del líder Max Verstappen, y también cuatro lugares por debajo de su nuevo compañero George Russell.

«No he estado mirando el coche de George. Probamos cosas diferentes y no seguí lo que él estaba haciendo, he estado intentando centrarme en los problemas que tengo» contestó al ser consultado sobre sus sensaciones sobre el auto cuando, a fin de solucionar el problema de continuos rebotes, le fue colocada la misma configuración de fondo plano del Mercedes de Russell.

«Las Ferrari pueden ser esta vez los rivales a batir» reconoció Christian Horner, director deportivo de Red Bull tras ver como amenazantes escoltas de Verstappen a Charles Leclerc y Carlos Sainz.

Sincera o no la queja, lo cierto es que la opaca labor de Hamilton fue la decepción del primer trabajo oficial del Mundial. Con la cautela propia de todo primer día, hubo confirmación la vigencia del potencial de Max Verstappen y su Red Bull, con su mejor tiempo, y de los progresos de Ferrari, que no sólo se reflejaron en la estructura integral del equipo oficial con Charles Leclerc (2°) y Carlos Sainz (3°) sino en los otros equipos que llevan sus repotenciados motores. Puede entenderse el 6° lugar del Alfa Romeo de Valtteri Bottas, pero ¿quién esperaba ver a los Haas de Mick Schumacher (8°) y Kevin Magussen (10°) rodeando al Mercedes de Hamilton en el grupo de los diez primeros ? Una situación que también abre la duda entre la verdad y la estrategia en función de permitirle al equipo americano encontrar el respaldo financiero que necesita tras la salida de su patrocinante ruso.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre