DEMASIADOS GOLPES.

Siempre atraen las carreras disputadas, ásperas, el famoso “chapa a chapa” con que se lo promociona al Turismo Nacional. Forman parte del espíritu competitivo que deben tener las carreras y que en algunos casos está relegado por el ”llegar y sumar puntos” que proclaman muchos pilotos amparados por sistemas de campeonato que premian esa política. Claro que hay categorías y categorías, con sus distintos matices y exigencias, y también circunstancias particulares.

El Turismo Nacional es una clase ideal para entregar esos espectáculos. Por la características técnicas de sus autos, por la cantidad de pilotos (a propósito ¿no eran mucho 40 participantes en la final en un circuito como Neuquén?), por la inexistencia de equipo oficiales, algo que deja poco margen para las antipáticas ordenes de equipos y por esa aparente mayor libertad y compromisos que tienen los pilotos.

Mucha confusión con autos por la banquina en medio de una nube de tierra (mal que no erradica el circuito de Neuquén) signaron los accidentes en las distintas carreras del Turismo Naconal..
-publicidad-

 

Cumple el TN con ese rol pero a veces se pasa de la raya como ocurrió en Neuquén en la jornada que en la clase 2 vio la primera victoria de Juan Martín Eluchans (Toyota Etios) y en la mayor el estreno triunfal del Chevrolet Cruze de Joel Gassman. Una jornada que en la antesala del invierno, época inviable para hacer carreras en la zona, completó la serie de visitas de categorías nacionales iniciada por el TC y continuada por el TC 2000 y el Top Race. Todas, con el apoyo del gobierno provincial, como lo demostró la presencia del gobernador Omar Gutiérrez. Un apoyo que es clave para que se hagan las carreras por encima de escenarios más apropiados.

Dos espectaculares choques múltiples sobresalieron del concierto de roces, choques, maniobras arriesgadas y despistes. Los momentos de tensión no hicieron distinción de clases, ni de nombres. Sorprendió el que en la curva inicial de la carrera de la clase 3 protagonizaron el experimentado Leonel Larrauri y el campeón Julián Santero, dos de los principales candidatos al punto que arrancaron desde la primera fila. ”En la largada generalmente es todo aceleración, pero Julián frena en la mitad de la curva, me sorprende y no lo pude esquivar” declaró Larrauri que sobre el toque que en su afán de evitarlo también involucró con despistes a Andrés Jakos, Mauricio Lambiris, Jonatan Castellano, Mariano Pernía, Emanuel Abdala y Lucas Tedeschi.

No hubo inicialmente declaraciones de Santero en su contrariado regreso a boxes mientras Larrauri continuó en carrera y sobre el final volvió a protagonizar otra áspera maniobra con un breve vuelo tras montarse su Peugeot sobre el de Fabián Yannantuoni.” A veces en el afán de querer avanzar perdés posiciones. Me metí en medio de dos autos, Yannantuoni se abre, se engancha y vuelo por el aire, ahí terminé de romper todo” contó Leo, quien así colmó la paciencia de las autoridades que decidieron su exclusión.

Joel Gassmann concreta el debut ganador del Chevrolet Cruze del equipo de Jerónimo Teti. Personalmente el piloto entrerriano logró su segundo triunfo en la categoría.

Un rato antes había preocupado y mucho, ver varios autos desparramados y cruzados dentro y fuera de la pista durante la final de la clase 2 en un múltiple choque que se originó por un toque entre el Toyota Etios de Facundo Rotondo y el Fiat de Luciano Bucci, y que derivó en varios despistes en medio de una nube de tierra, otra de las conocidas falencias de este circuito neuquino por banquinas propias de una zona agreste y ventosa. El más espectacular se dio en la banquina con fuerte golpe del  Nissan de Martín Blasig contra el VW Trend de Facundo Bustos. La magnitud del accidente obligó a la entrada del auto de seguridad y la intervención de los servicios médicos. Tras la atención en el circuito, Blasig y Bustos fueron derivados al Policlínico Neuquén. Allí se comprobó que Bustos, que inicialmente había perdido el conocimiento, tenia lesiones en la mano, hombros y espalda. A Blasig se le detectó una fractura en una vértebra y una lesión en el platillo entre las vertebras. Está a la espera de su traslado a Buenos Aires para completar su recuperación. Igual que Bustos, su vida no está en peligro.

Juan Martin Eluchans disfrutó de su primer podio como ganador en la clase 2. Lo acompañan sus escoltas Alejandro Torrisi y Marcos Veronesi. Quedó en la antesala Matias Cravero pero su 4° puesto lo elevó a la cima del campeonato.

Son atractivas las carreras ásperas con el chapa a chapa, pero no para que terminen con varios autos golpeados y muchos menos con pilotos en el hospital. Por eso, para la próxima, prevista en el difícil y exigente circuito de La Pedrera, en San Luis, habrá que cuidarse más y chocar menos. Son duros los muros de La Pedrera y no permiten demasiados excesos.

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. Acuerdo 100% Miguel.Pobre espectaculo del TN, muy similar a la ultima del TRace en Bs As,parecian «»autitos chocadores».Basta de elogiar el chapachapa,lo de ayer NO es automovilismo.

  2. Primera locura: la cantidad de autos que participan en las finales, claro asi el negocio es mucho mas grande para todos pero con estos circuitos y esta cantidad de autos es milagroso que no pase nada grave.

    Segunda locura: la actitud de muchos loquitos que aunque parezca mentira pasan por un psicologo para que les otorguen la licencia medica y salen aprobados !!!!!!!

  3. Tercera locura y las más importante a diferencia de las otras dos anteriores es correr en circuitos que a sus alrededores es todo tierra, tiene más de una década el circuito y no se ven mejoras, obvio que la plata manda, por eso siguen llendo ahí , y circuitos mejor que ese y no son tenidos en cuenta.

  4. Moriatis a ver si te pones los pantalones y limitas las participaciones en finales porque va a pasar otra vez lo de Paraná. Los que queden afuera lola.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre