“TENGO LA RESPONSABILIDAD DE PELEAR POR EL TÍTULO”.

No era necesaria la aclaración, pero con estas palabras Josito Di Palma, hizo oficial sus expectativas, apenas conocida la incorporación en forma continua del nieto del recordado Luis Rubén al Top Race V6.

Desde el inicio de la carrera Barrio impuso condiciones ante Marcelo Ciarrocchi, su escolta, al aprovechar una mala largada de Josito.,

Entre problemas mecánicos, toques, errores y polémicas le costó varias fechas a Josito asumir esa condición frente a rivales como el campeón Diego Azar, Ian Reutemann y Marcelo Ciarrocchi con más horas de vuelo en la categoría. El duelo quedó planteado especialmente con los dos primeros, integrantes del equipo Toyota. Una situación que, entre los equipos, enfrentó al de la marca japonesa con el Octanos Competición, donde con sendos Fiat, Josito comparte techo nada menos que con su hermano Stefano.

-publicidad-

Como generalmente ocurre donde hay un Di Palma, imaginen cuando hay dos, no faltaron las polémicas, roces y quejas, derivadas de las ajustadas maniobras que de un lado u otro provocaban Stefano e Ian para en beneficio de Josito y Azar, los candidatos centrales al título. El áspero Sprint sabatino en Resistencia, vio una más con el roce entre Reutemann y Josito. “Entiendo que quiera favorecer  a su compañero, pero se me tiró con todo por adentro, se cerró y terminó perdiendo” dijo Josito sobre el toque que retrasó a Reutemann mientras que el arrecifeño continuó su camino rumbo al triunfo que heredó tras la exclusión de Gastón Rossi. “Josito se excedió en la maniobra y luego se hizo el canchero. Hay que dejarlo, porque como ya es un Di Palma” contratacó el sobrino nieto de Lole.

Lucas Guerra se fue a la tierra por un roce con Gastón Rossi y perdió el tercer lugar apenas reiniciada la carrera tras la entrada dela auto de seguridad.

Sin faltar los duelos, por suerte se atenuaron los ánimos en la final, quizás por carencia de toques, roces y despistes en un circuito que los potencia como el de Resistencia. Muchos palpitaron esos momentos de tensión, cuando para cuidarle las espaldas a Josito, el temperamental Stefano llevó a “remolque” pero legalmente a un paciente Azar durante 14 vueltas, hasta que debió ceder por un problema en la dirección de su auto. Sin ese “muro”, la alternativa caliente pasó a intuirse cuando Azar se colocó detrás de Josito en la lucha por el tercer escalón del podio. Otra vez decepción, porque ambos tuvieron la frialdad necesaria para no arriesgar de más. Y por si faltase algo para derretir la posible lucha, un problema de temperatura retrasó en el giro final a Azar al noveno lugar. Josito mantuvo el tercer puesto detrás de Barrio y Ciarrocchi y esto le dio el aire para convertirse en el nuevo líder del campeonato con 286 puntos contra 274  Esto sin los descartes (los dos peores resultados) que entrarán en juego antes de la fecha final.

Jorge Barrio junto a una imagen que es habitual en la racha ganadora que tiene este joven piloto y que abarca distintas categorías.

Frente a las dos fechas finales en Concepción del Uruguay (6 de noviembre) y Buenos Aires (4 de diciembre) todo parece dado para que entre ambos se defina el titulo. Con Josito, confirmando su papel de gran candidato, o con Azar, hilvanando su segunda corona consecutiva. Qué distinta hubiese sido esta definición si Jorge Barrio hubiera ingresado desde el comienzo de la temporada. Se incorporó en la cuarta fecha y en el Chaco, con el Toyota del SDE Competición, enhebró su segundo triunfo consecutivo. El gran talento conductivo de este joven de 19 años le permitió mostrar una contundencia y comodidad que bien explica su confesión: ”Tuve un auto increíble que me permitió controlar la carrera al punto que regulando la marcha notaba que igual me escapaba en la punta.” No hacen falta otras explicaciones.

 

Fotso: Prensa Top Race

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre