NO SON TIEMPOS de habituales multitudinarias convocatorias como se daban años atrás, en el automovilismo nacional.

Una serie de razones y factores inciden, incluyéndo desde ya la estrechez de bolsilos que es ajena a los aficionados a las carreras y a los argentinos en general, y si se pormenoriza, la caída del nivel de los espectáculos, la diversidad creciente de alternativas para pasatiempos, los idas y vueltas y contradicciones de las categorías y sus dirigentes, los precios de las entradas y siguen las firmas, en torno las razones que han distanciado a parte del público fierrero de las carreras.

El achicamiento de las concurrencias, tema que no suele abordarse en profundidad en medios especializados, es elocuente. Del mismo modo, la repercusión generada por el automovilismo, ¿cuanto hacía que el automovilismo no ocupaba la tapa de un suple deportivo en un diario como ocurrió en Clarín al día siguiente del espléndido doblete de victorias de José María López en WTCC en Termas de Río Hondo?.

En Termas, justamente, con el atractivo de ver a Pechito desguazando en primer lugar a sus tan calificados compañeros del equipo Citroen, los franceses Yvan Muller y Sebastian Loeb y luego demoler al resto, se notó una muy aceptable presencia de público. ¿Que pudieron regalar entradas?, y pudo ser; también la estrategia suele aplicarse ante los 200 Kms de Súper TC2000. Y bienvenido sea, es una forma de intentar recuperar público, de atraer a otros que no son seguidores habituales y por cierto, de ver tribunas pobladas que le otorgan un marco ideal a los espectáculos. Una forma de dar a los eventos el marco apropiado, mientras que los ingresos se gestan en otras fuentes (sponsors, tv, publicidades estáticas).

 

Bandera. La gente rodea al auto de Pechito luego de ganar en Termas, espléndida imagen

 

El Ministerio de Turismo de la Nación que encabeza Enrique Meyer, y la policía de Termas, estimaron en unos 50 mil espectadores los que asistieron en dos días de WTCC en Termas (12 mil el sábado y 38 mil el día de las carreras). Las pobladas tribunas provocaron beneplácito en organizadores, prensa, incluso remarcó el ministro Meyer quien se sintió  «muy contento por las dos victorias de Pechito, y por la respuesta del público que asistió al autódromo de Termas». Resaltó Meyer que la «La cantidad de público que asistió, es la mejor prueba de la pasión con la que el pueblo argentino vive el deporte motor”.

Ahora bien, a esa pasión por los fierros hay que realimentarla, «amenazada» por los recambios generacionales que hacen que los más jovenes no vivan a las carreras como los que ya peinan canas, desde ya también por la aparición de nuevas alternativas y cambios inevitables en gustos y estilos de vida.

El tema genera permanente debate y opiniones y es complejo encontrar soluciones, menos aún si no se invierte y la creatividad no entra en juego. Lo cierto es que hay una porción de público cautivo que ha ido disminuyendo; dirigentes dicen observar la cuestión con preocupación, también por la caída abrupta de los rating televisivos. El público ya no se contenta con autos corriendo, si bien es el atractivo principal, también pretende espectáculos con valor agregado y en autódromos con instalaciones dignas y apropiadas, en los que la seguridad por si fuera poco,  no ofrezca casi baches.

Por Carlos Saavedra
Foto: www.fiawtcc.com

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. Hay varios motivos en primer lugar la categoría más popular el TC se inspira en la vieja puja Ford Vs.Chevrolet esto se fue licuando con el rejuvenecimiento del público y los pilotos antes era muy difícil que un corredor identificado con una de estas marcas se pasara a la marca rival el seguidor tanto de una cómo de otra lo miraría con recelo quien rompió con esos preceptos en sus tiempos fue Traverso que corrió prácticamente con todas las marcas y lo mas importante en mi concepto es el desmanejo que imperó en la ACTC cambiando constantemente los reglamentos técnicos y deportivos en pleno desarrollo de los campeonatos agregado a los pobres espectáculos que se brindan en pista hizo que el público se alejara de los circuitos sobretodo por el elevado precio de las entradas. El TC2000 siempre regaló las entradas por lo tanto no es atribuible a la economía sino también a los pobres espectáculos de hecho se recurrió a las penalizaciones y los «super 8» para levantar un poco la emotividad de las carreras todo esto hizo que el público comenzara a seguirlas por TV de todas formas igual se está perdiendo audiencia y podría seguir ennumerando causas hasta el cansancio estamos en un problema de difícil solución que nos preocupa mucho a los que amamos éste hermoso deporte que en un momento le discutió la popularidad al fútbol lo que es seguro es que no estamos para nada bien encaminados para encarrilarlo.

  2. Creo que uno de los principales problemas del automovilismo ,es que quien quiera iniciarse como aficionado a este deporte tendrá serias dificultades para entenderlo.Demasiadas categorías ,algunas similares,siglas extrañas de memorizar,(todas empiezan con la letra «T»,TC y todas sus variantes,TRV6, TR series,TC2000…),y la mayoría de estas categorías surgieron ,no por una necesidad de mercado,sino por la eterna disputa entre el ACA y la ACTC.
    Formatos de carrera que se cambian de un día para otro,algunos hay que ser abogado para entenderlos,y quiza también esa manía de nivelar para abajo,para que no se repitan ganadores,hace que ya no se genere un Idolo,como lo fue Traverso,quiza el último,y el último con licencia para decir lo que se le antojara.
    Los pilotos con sus llantos y sus cassetes ayudan a la confusión general.

  3. Julio, en parte es cierto lo que decis, el año pasado fui a Junin a ver el STC2000, no había mas de 3mil persones, entrada gratis. El domingo fui a Termas, obviamente incitado por el WTCC, y vi por 1ra vez en vivo el TN, (siempre lo sigo por TV) era impresionante lo que la gente vibraba a cada sobrepaso por cualquiera que sea el puesto, esto es lo que hace falta. Pienso que por mas que regalen la entrada, si el espectaculo no es bueno, la gente no va de manera masiva. La entrada a boxes costaba $250.00 y estaba repleto. Asi que no todo es cuestión de costos. Lo vivo también en los categorías zonales donde pertenezco, la gente grande no esta incentivada y el cambio generacional que decis, tampoco ayuda, y las épocas han cambiado, hoy solo nos sentamos a comer el asado del domingo y mirar carreras los que amamos este deporte.

  4. Cuando pilotos, dirigencia, organizadores y sobre todo los periodistas , tiren para el mismo lado, la cosa mejorará.
    uno ve los programas y lee los medios y lo único que se escucha son quejas de todo tipo, y eso ya nova. A Rial dejemoslo para el berreterio farandurelo, pero con en el automovilismo. El mejor caso es del pasado TC en Alta gracia, no digo con lo de werner no fue serio (y se deben tomar las medidas del caso) pero se hablo más de eso que de lo deportivo, donde el podio fue con Rossi (el mejor piloto de la actualidad), ardusso (con un presente notable) y ortelli (sobran palmares) y ni se hablo de esa riqueza deportiva. Por otro lado se habla de los reglamentos, donde historicamente se han tocado en plena temporada (tc de lo 80 y 90). Hasta el TN lo tiene abierto, carrera a carrera lo van tocando actualmente.
    Por otro lado hay que llevar el automovilismo a los jovenes, no los estusiama. Para eso hay ver como hacer idolos, trabajar desde el mkt, etc. hoy todo es la web, donde la actividad ni asoma. olvidemosnos de la ruta y demas, el deporte ya paso a otro nivel de profesionalismo, y el automovilismo tambien.
    da para largo este debate, y lo triste que nadie para la pelota…

  5. Además de coincidir con los comentarios que me preceden, quiero aportar un tema más, que no me parece menor. El fin de semana fuí a Olavarría a ver TC, pagué mi entrada, la de mi auto y el viernes ya intenté buscar una posición correspondiente en el sector «público». Tarea casi imposible si no te agarras a las trompadas con cuatro borrachos patoteros que ya están instalados comodamente junto el alambrado, dentro de un corralito por ellos mismos delimitado y con uso exclusivo. El sábado eso se agrava y ni hablar del domingo en que le tenés que pedir por favor que descuelguen las tolderías para siquiera ver el techo del auto de Josito e imaginar la carrera, acompañada por el relato ululante de Calí. Obvio que me quejé al de la ACTC en la entrada y ni pelota. Entonces digo, chau TC…a mis sesenta y tantos no tengo ganas de madrugar, c…garme de frío, chuparme el humo de gomas prendidas fuego que usan para calentarse y con la seria posibilidad de volver a mi casa con un ojo hinchado…Eso no lo vé la ACTC?…O los 200 mangos que yo pago no valen lo mismo que lo de esos «hinchas del TC»?…No hablemos del estado en que estaban los 4, sí cuatro, baños químicos ambos sexos, que habían tirado por ahí….ir al baño era jugarse la vida…………Entonces, chau TC!!! Gracias VA por permitirnos opinar…

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre