¿CUÁNTOS PERIODISTAS argentinos estarían cubriendo las carreras de Fórmula 1 si  la victoria de algún piloto compatriota estaría al caer como estaba en el comienzo de la temporada 1974?. Unos cuantos seguramente. No había ninguno hace cuarenta años cuando en el Gran Premio de Sudáfrica, Carlos Alberto Reutemann  quebró esa mala racha que por distintos motivos y tras puntear en ambas carreras, le había impedido ganar en Argentina y Brasil. Se le dio en el circuito de Kyalami, sobre ese blanco Brabham BT 44, que aquel último sábado de marzo no falló, y también le entregó a Bernie Ecclestone la satisfacción de su primer triunfo como director de equipo.

Una de sus habituales  impecables largadas fue clave para que Lole comenzase  a construir la victoria. Desde el cuarto lugar saltó al segundo por detras de la Ferrari de Niki Lauda. Conocedor del gran auto que tenía, Reutemann tanteó al austríaco, que también iba por su bautismo triunfal, y lo pasó en la novena vuelta para luego marchar sin problemas (foto) rumbo al ansiado exito inicial. Para tranquilidad del argentino, ni Lauda, ni la otra Ferrari de Clay Regazzoni, terminaron  la carrera, complicados por sendos problemas de motor. Pôr eso en el podio Lole tuvo como sorpresivos compañeros al francés Jean Pierre Beltoise (BRM) y el inglés Mike Hailwood (McLaren).

Aquella victoria de Lole quebró los casi 17 años que habían pasado sin festejos argentinos en la Máxima desde que en aquella recordada carrera de Nurburgring (4/8/57), Juan Manuel Fangio cerró su cuenta de 24 triunfos para rubricar su quinto título mundial.  Hoy ya transcurrió casi el doble de ese tiempo con el parentesis que se abrió desde que con el propio Reutemann (17/5/81 en Bélgica) los argentinos celebramos la  última victoria de un compatriota en el  Campeonato Mundial de Fórmula 1.  Qué tiempos aquellos.

Por M.S.

-publicidad-

3 COMENTARIOS

  1. Al lado de los adefesios que resultan los F-1 actuales,el Brabham BT 44,es una belleza. Además que época aquella en que los F-1 se los distinguía fácilmente por sus formas particulares!!!Ahora para diferenciar uno de otro,hay que mirar las publicidades.

    • Luis Francisco: me robaste el comentario.Que lindos autos!! ,cada uno tenia su personalidad y su creatividad,en cambio ahora todos sufren de » Newey dependencia.»
      Que gran piloto, injustamente criticado en su momento ,saludos Carlos Reutemann !!

    • La Ferrari de Reuteman en 1978 roja y blanca con la bandera de Italia pintada en los bordes, creo que era la T4 fue la mas linda de todas.

      Tambien me gustó mucho la Ferrari 1990 de Prost y para mi sorpresa, me la encontré en el Museo de Maranello que tuve oportunidad de visitar, al lado de la de Mansell de 1989, impresionante, se me cayó alguna lágrima cuando la vi.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre