STEFANO DOMENICALI dejó de ser el director deportivo de Ferrari. En Italia aseguran que lo echaron y que fue Fernando Alonso el que más se movió para implementar un drástico cambio.

De 48 años, Domenicali entró al equipo Ferrari cuando tenía 25. Se hizo cargo del equipo una vez que Jean Todt se retiró, y ha estado allí en todos los años en los que Alonso manejó para la Scuderia. Vivió de adentro las frustraciones de 2010, cuando el español perdió el campeonato en la última carrera en Abu Dhabi, y de 2012, cuando estuvieron a punto de conseguirlo en Brasil. Demasiado para el ex bicampeón del mundo.

Según La Gazzetta dello Sport, la paciencia de Alonso «estaba acercándose a niveles peligrosos» y después de tres Grands Prix para el olvido, en los que el español fue sucesivamente cuarto, cuarto y noveno, la abortada sesión de ensayo en Bahrein, la semana pasada, posterior al GP, cuando los autos no pudieron ser ensayados a fondo a causa de problemas mecánicos, terminó por detonar la situación.

Domenicali y Alonso: nunca comieron perdices...
-publicidad-

«La influencia de Alonso en ésto ha sido absolutamente clave -opinó Ted Kravitz, de Sky Sports- Estaba más harto que nadie del hecho de que Ferrari, una más, no le haya podido dar un auto ganador». Alonso fue clave en la llegada de James Allison, el ex director técnico de Lotus, que arribó a la escuadra a fines de 2013, sin posibilidad de tener influencia en la F14T.

Que el reemplazante de Domenicali sea un ejecutivo de escasa relación con la Fórmula 1 y las carreras –Marco Mattiacci era hasta ayer presidente ejecutivo de Ferrari en Estados Unidos- solo puede indicar que es un cargo interino. Los rumores cada vez más crecientes indican que Ross Brawn volvería a la F-1 (a la que prometió no volver cuando se desligó de Mercedes) para hacerse cargo del equipo del Cavallino Rampante.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre