LO DEJARON SOLO.

No eran muchos los que veían con dudas una larga y buena convivencia en el ProDrive entre dos jerarquizados campeones como el francés Sebastien Loeb y el qatarí Nasser Al Attiyah, arribado este año al equipo para hacerse cargo del otro Hunter en el Dakar 2024. No era para menos, ya que ambos lo encaraban con el mismo objetivo puesto en la victoria. Attiyah iba por la quinta. Sebastien, por la esquiva primera.

El avance en la parte final sobre el Hunter, con varias etapas ganadas, no le alcanzó  a Sebastien Loeb para llegar al deseado objetivo del triunfo en el Dakar. Ya espera la revancha en el 2025Vaya paradoja, la tensión entre ambos comenzó con el abandono de Al-Attiyah, que dejó a Loeb como el único defensor de la marca y también como el gran rival de Carlos Sainz. Con el qatarí fuera de escena, era imaginable su reenganche para ayudar a su compañero. Sin embargo, Nasser pegó el portazo cansado de las sucesivas roturas en su Hunter (dirección asistida, suspensión delantera y motor). “No quiero subirme más a este auto” disparó, despojado de su conocida amabilidad, antes de viajar a sus pagos para participar en un certamen de tiro (su otra especialidad deportiva), clasificatoria para los Juegos Olímpicos 2024 en París

« Así es la vida. Qué puedo decir. Hubiese sido bueno tener el coche de mi compañero cerca, especialmente en las duras etapas que con mucha piedra habrá en los días finales, pero Nasser se fue a su casa y ahora me la tengo que arreglar solo”,fue la primera y contenida reacción de Loeb  a tres etapas de terminar el Dakar y en momentos que todavía conservaba la ilusión de la victoria y recortaba diferencia con Sainz.

Todo eran sonrisas y abrazos entre Nasser y Sebastien antes de largar el Dakar. La actitud del qatarí enojó al francés. » Con los daños que tenía mi auto no hubiese podido ayudarlo…», se defendió Al-Attiyah.

Ya con el Dakar definido, y con la bronca de nuevas complicaciones mecánicas que lo relegaron al tercer puesto, las críticas de Loeb a Nasser se hicieron más duras.

-publicidad-

“Nasser hizo su propia carrera, centrándose en él mismo y dejando de lado cualquier labor de equipo que pudiera favorecerle. Por eso, estoy descontento con él y su decisión de irse. Nasser no fue un buen compañero no hizo nada para ayudarme, Hizo lo que ha querido; algo que no ha ocurrido en Audi con Mattias Ekstrom y Stéphane Peterhansel, quienes pese a sufrir problemas siempre han estado apoyando a Carlos Sainz para conseguir la victoria”, lanzó y comparó Sebastien, dejando pendiente la incógnita sobre si no faltó en el equipo una autoridad para cambiar la actitud de Attiyah, algo que  no parece sencillo frente a esa personalidad dominante y avasalladora que tiene Nasser a partir de su poderoso respaldo económico y el sentirse “como en casa” en Arabia Saudita .

“Es lo que hay”, reflexionó con resignación Loeb, quien si quería mantenerse en el equipo, deberá convivir la situación durante el resto de la temporada de Rally Raid.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre