DESTINO EUROPEO.

Es un diferente Ignacio “Nacho”Montenegro. Al menos, dentro del plano nacional, el chico de flamantes 19 años (nació en la sureña Rada Tilly el 23/11/04), ha mostrado dentro y afuera de la pista ese atrevimiento y frescura que hacen sobresalir a los jóvenes. En la despedida 2023 del TC2000, se vio en la primera curva del Cabalén, con esa maniobra que encarando por afuera lo elevó del tercer lugar a la punta, dejando atrás a Mariano Pernía y Facundo Aldrighetti. No la ejecuta cualquiera.

Concretado esos sobrepasos iniciales a Mariano Pernía y Aldrighetti, Montenegro dominó sin problemas. Fue su quinta victoria en TC2000 y la segunda del año en el Cabalén.«Fue como tirar  una moneda al aire, ya que estuve al borde del despiste, pero arriesgué todo porque no tenía nada que perder…”, contó Nacho con su conocida espontaneidad, sobre esa maniobra que resultó clave para su triunfo. También fue lo más interesante de una final, bastante lineal, que ni siquiera dio para ver que Julián Santero (cuarto) y Facundo Ardusso (quinto) pudieran despedirse de la categoría desde un escalón del podio.

Como reflejo del amplio dominio en la temporada, esos tres lugares los coparon los pilotos de los Renault Fluence del Axion Energy Team, dirigido por Marcelo Ambrogio. Nacho Montenegro subió al primer escalón, los hermanos  Mariano y Leonel Pernía, a los dos siguientes.

A Santero le quedó el consuelo del subcampeonato. Superó por una docena de puntos a Montenegro. Tal vez Nacho pudo haberle dado más lucha, incluso a Pernía por el título, de no haber sufrido ese extraño bajón en el rendimiento de su Fluence, tras una gran parte inicial que fugazmente lo ubicó al frente del campeonato.

-publicidad-

Cosas de las carreras y del pasado.  Como todo pibe Montenegro mira al futuro, y en ese horizonte encuentra el fin de semana la posibilidad de coronarse en el TCR South America al manejo del Honda de la Squadra Martino en la cita final en Cascavel, Brasil. Con 85 puntos en juego en las dos carreras, aventaja por 42 a otro argentino, Bernardo Llaver (Toyota) y por  82 al brasileño Raphael Reis (Cupra).

Marcelo Ambrogio (director del equipo) y Leonel Pernía, ganaron merecidamente los trofeos de equipos y pilotos y los recibieron en el Cabalén.

Es diferente Ignacio Montenegro. Porque su nombre figura como otro de lo que emigran del TC2000.  Es posible pero en su caso, a diferencia de otros colegas quienes anunciaron el cambio a categorías menos trascendentes que el TC2000, su mirada 2024 es más alta y apunta al automovilismo internacional. ”Tengo cerrado en un 95% para correr con Honda en el TCR Europeo”, le ha dicho a visionauto tras los festejos por la victoria en el Cabalén, con el entusiasmo de tal posibilidad abierta y la prudencia de ese 5% de incertidumbre. Concretar ese ansiado paso al exterior, no significa necesariamente un alejamiento del TC2000. “Depende de los acuerdos con las marcas y de los calendarios”, puntualiza el chico sobre la alternativa de combinar ambos (TCR Europeo y TC2000). Dado casi como un hecho su alejamiento del equipo de Marcelo Ambrogio, había sido tentado por otros. Por ejemplo Toyota, que lo ve como el candidato ideal para ocupar el lugar dejado por Julián Santero. Puede haber otro nombre en danza, para de esa forma acompañar a Matías Rossi, el gran regreso que se aseguró el TC2000 para el próximo año. A propósito del Misil, dijo desde Brasil, donde corrió en Stock Car, «resolví no correr el año próximo en Turismo Carretera».

 

Fotos: Prensa TC 2000

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre