EL TRIUNFO NO es sólo llegar primero.

Franco Caimi es uno de los tantos motociclistas que en la 7ª edición del Desafío Ruta 40 sostiene esta teoría. Tampoco lo suyo pasa por el conformista “simplemente quiero la vuelta”, sino que apunta a un objetivo real y concreto, vista la superioridad técnica y de experiencia de las Honda del español Joan Barreda, el argentino Kevin Benavides y el portugués Paulo Gonçalves.

Ese objetivo es terminar como el mejor debutante, para de esa manera no sólo apuntalar su prestigio y confianza para su planeado debut en el Dakar 2017, sino también lograr el premio económico que significa un 50% del total de la inscripción total, estimada en unos 18.000 euros.

Caimi transitó sin errores por los difíciles caminos sanjuaninos y fue testigo de la caída de Gonçalves.
-publicidad-

 

“Participar en el Dakar es mi objetivo principal, y por eso encaro esta primera intervención en el Desafío Ruta 40  como una preparación para el Dakar”,  le contó a Visión a su arribo a San Juan, luego de un brillante trabajo que lo colocó tercero en la etapa y cerca (a 5m47s ) de disputarle esa posición en la general al excampeón mundial Paulo Gonçalves, el portugués que integra el principal equipo oficial Honda.

La tarea de Caimi confirmó la buena elección de la gente del Honda South America, en integrarlo al equipo junto con Kevin Benavides y Javier Pizzolito, con una agenda de trabajo que además del Desafío tiene prevista su participación en el Rally de Marruecos, y la posibilidad de sumar el de Atacama, ambos válidos por el certamen mundial.

 

El portugués Gonçalves tuvo una etapa complicada por una caída. "Agarré un corte de un río y volé" contó, dolorido en una de sus piernas.

 

“Mi idea es seguir tranquilo sin cometer errores en la navegación. No me ceba la chance de subir al podio, porque mi idea es sumar experiencia y terminar la carrera”, agregó Franco tras relatar la extensa etapa que con 8 grados bajo cero de temperatura arrancó a la ocho de la mañana y terminó e las cuatro de la tarde en el mismo campamento de San Juan. “Por hoy (por ayer) ya no la quiero ver…”,  largó con tono de broma, mirando a su Honda CRF 450 en el campamento pero ya con una agradable temperaturas en la tarde sanjuanina. “No estoy acostumbrado a etapas tan largas (515 kms), pero por suerte pude mantener un buen ritmo y la moto anduvo perfecta”, resumió sobre la etapa que lo vió mantener el cuarto lugar en la general por detrás del líder Joan Barreda (ganador de la etapa), Kevin Benavides y Paulo Gonçalves.

 

Barreda ganó la tercera etapa y amplió a 2m14s la ventaja en la general sobre Benavides.

 

Mendocino de 28 años, Caimi siguió los pasos de Benavides, y se decidió a dar el salto al cross country luego de una frondosa y exitosa participación en la especialidad del Enduro. “Corro desde los 10 años y desde los 18 soy profesional. Viajé mucho por el mundo y competí en distintos torneos”, reveló  quien como importantes pergaminos de su andar por los circuitos nacionales e internacionales muestra varios títulos argentinos y latinoamericanos de Enduro y seis medallas de oro en los certámenes mundiales, en algunos de ellos formando equipo con Benavides.

Hay que navegar e improvisar más”, destacó Caimi sobre las diferencias que notó en estas primeras participaciones en el cross country con relación a su pasado en el Enduro. “Los pilotos que venimos del Enduro, nos adaptamos más fácil al cross country“, sentenció. Su caso y el de Benavides son dos buenos ejemplos.

 

Por Miguel Sebastián (especial desde San Juan)

Fotos: Mónica Paz

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre