“ANOCHE DORMÍ TRANQUILO Y FELIZ…”.

La respuesta de Facundo Della Motta, ante la pregunta de Visionauto, surge espontánea en la soleada mañana del Villicum, y la motiva el hecho que  “en los días previos soñaba con la posibilidad de sacar el número uno en el sorteo”, como reconocido el piloto sanjuanino, segundos después que los caprichos del azar lo colocasen como poleman para el Desafío de Las Estrellas, que por primera vez tenía por sede su San Juan natal.

SpeedAgro

El bullicio del entusiasta y numeroso público reunido en el Teatro del Bicentenario, escenario del sorteo, tapó en la noche del viernes el incipiente murmullo y algunos meneos de cabeza entre los pilotos ya sorteados producidos, al conocerse que justo Della Motta sería el encargado de marcar el rumbo con el Torino del equipo Las Toscas, en la carrera de la 10ª fecha y cierre de la etapa regular.

«Quiero consolidarme y disfrutar de mi presencia en el TC, porque es la categoria más importante y trascendente del automovilismo argentino», le dijo Della Motta a vision.

“Mientras estábamos en la previa, les dije a mis colegas que no se sorpendieran, ni pensaran nada raro, si sacaba el número uno. Si bien nunca antes había ganado nada en un sorteo, en el automovilismo tengo fortuna En el TC 2000 gané un campeonato en el 2011, cuando en la carrera final se chocaron los dos (Gianfranco Collino y Lucas Colombo Russell) que estaban adelante; y en el 2017 logré el título en el TC Mouras superando a Maxi Vivot en una maniobra arriesgada”, cuenta un distendido y amable Della Motta.

Sin perder la tranquilidad, Della Motta admite que su pole en la carrera en su provincia natal, pudo haber despertado sospechas a partir del fuerte apoyo económico que tuvo esta carrera de parte de la gobernación sanjuanina. «Siempre hay gente que habla», dice antes de asegurar que «no creo que me lo hubiesen propuesto, pero en ese caso, no me hubiese prestado a ningún arreglo» y al toque, lamentar que «todas estas cosas no deben opacar la gran fiesta que esta carrera representa para San Juan y el TC».

A los 33 años, licenciado en economía, reconoce que «no muevo las muñecas como Rossi, Ardusso o Canapino, pero me defiendo». La actitivad automovilística la comparte con la de empresario, y que tras pasos por la Copa Megane (campeón 2008), TC 2000 (campeón 2011), Top Race, TC 2000, Súper TC 2000, TC Mouras (campeón 2017), TC Pista y experiencias europeas en la Copa Seat, recaló en el Turismo Carretera por un pedido de la goberación sanjuanina.

El ambiente festivo que rodeó al sorteo, contagió a los pilotos reunidos en el escenario de acuerdo al orden de largada.

«Hace unos años el gobernador Sergio Uñac me llamó y me dijo que estaban construyendo un nuevo autódromo en el Villicum, y que iban a traer al TC. Para eso necesitaban un piloto sanjuanino para la categoría. Hicimos el contacto con la ACTC y allí nos dijeron que tenía que empezar en el Mouras. Así lo hice en el 2017, y tuve la suerte de salir campeón. Pasé al año siguiente al TC Pista y ahora al TC», relata Della Motta quien apela a la realidad para avizorar cómo iba a  terminar un fin de semana que comenzó con tan buena fortuna.

«Ahora viene lo más difícil que es la carrera. Tendré que lograr confiabilidad y armar una buena estrategia», adelanta y a la inevitable hora de los deseos, también Facundo tiene los pies sobre la tierra y simplemente pide «llegar entre los diez primeros». Un pedido que no invalida «el sueño que hay en un lugar de mi mente, y que es ganar mi primera carrera en TC en mi provincia».

Soñar no cuesta nada y menos en el TC.

 

(Especial desde Albardón, San Juan).

Fotos: Prensa ACTC y AIF.

 

3 COMENTARIOS

    • Corrigieron la nota y ahora se Lee perfecto. Pero inicialmente tenía muchos errores de redacción y ortografía. Por eso fue el comentario. Saludos.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre