“UN ACCIDENTE, EL cambio de vida, muchos objetivos, vivir para demostrar y vencer metas, que todo es SI cuando se quiere”.

 

El Gato junto al Bora con el que debutó en La Pampa.

 

Piloto motocross/automovilismo/deporte.

-publicidad-

Este es el perfil que reseña su cuenta de Twitter, Juan María Nimo. El neuquino con sus piernas inmovilizadas producto del accidente sufrido en una carrera de motocross en Chile el 15 de octubre de 2006 a los 18 años.

El durísmo obstáculo que le puso la vida, no amedrentó al Gato (como le dicen), atravesó duros momentos, incertidumbre. Sin embargo su forma de ser lo llevó a sobreponerse, una vez recuperado del accidente y pese a la discapacidad, no dejó de jugarse entero por continuar practicando deportes. Motocross, enduro, cuatriciclos, autos hasta concretar uno de sus anhelos por los que tanto batalló: Correr una carrera en un autódromo en el marco de un campeonato argentino, como ha hecho poco en La Pampa por donde pasó el Turismo Carretera junto al TC Pista y a la telonera Copa Bora en la que aceleró un auto adaptado.

“He corrido desde chico, empecé en karting a los 4 años en la categoría Stihl, después motos, cuatriciclos y hasta he hecho danza y acrobacia!. Gané campeonatos y siendo campeón argentino de motocross, fuí a correr a Chile, y ahí me accidenté, me había caído muchas veces y no fue un golpe espectacular, lo que pasó fue que mi cuello giró para el otro lado y eso me originó una lesión medular a nivel toráxico que me trajo como consecuencia la parálisis en mis extremidades inferiores”, recuerda Juan María.

 

El esfuerzo del Gato, entrenar sin claudicar para estar en la mejor forma

 

Debieron operarlo, padeció complicaciones cardiorrespiratorias, “tuve que andar con respirador hasta que me estabilicé y me pudieron trasladar a Neuquén, después continué con el tratamiento en el Instituto Fleni». Ese episodio tan tremendo, lo obligó a mirar la vida de otra forma, “y a pensar y buscar nuevos caminos en la vida y en los deportes, me costó, me costó y sobretodo manejar mis tiempos y a entender que necesitaba estar bien preparardo». Desde ya los fierros lo apasionan y le entró al ski acuático, motocross, supercross, karting sobre asfalto y tierra, cuatriciclos, y hasta danza y acrobacia.

Amante de las aventuras, de los desafíos, el Gato se planteó unir Neuquén con el Obelisco; fue en 2013 “hice más de 1200 kms en silla de ruedas tipo maratón, tardé 18 días con 2 de descanso. Mi recorrida tuvo fines solidarios, recolectamos bastones, andadores, alimentos, pañales, juguetes, fue inolvidable”, cuenta.

Por su tenacidad y fuerza de voluntad que jamás decayeron, una vez repuesto del accidente también corrió en autos, en la Monomarca Gol en Neuquén, en 2009 en el campeonato de rally de su zona organizado por la Asociación de Volantes de Gral Roca (AVGR), “participé en la Clase A7 con un Focus; alterné a su vez con los cuatris; en rally llegué a subcampeón 2009. También corrí el Enduro del Verano en la Costa, que convoca a pilotos de todo el mundo y fui campeón de súper enduro con una KTM 450”.

Siempre estuve convencido al tiempo de estar bien después del accidente –confiesa Juan María-, que nada me impedía competir; desde ya lograr convencer a mucha gente y más aún en nuestro país, fue duro porque existen muchos prejuicios y tabúes en relación a los discapacitados. Y, desde ya, no debería ser así, esto no pasa en el mundo, los discapacitados demuestran estar aptos y pueden practicar los deportes que deseen y les apasionen”.

Junto a otros, impulsó la Revolución Capacidad Diferente Sin Límites. “El objetivo ha sido cambiarle la visión a la sociedad. No quiero que me vean como un ejemplo, si me reconocen quiero que se de por lo que hago en el deporte, por mis condiciones y por los resultados que consiga. No es sencillo, pero debemos cambiar la mentalidad de muchos, la discapacidad no es para dar lástima, debemos ser tenidos en cuenta por el esfuerzo y los logros que alcancemos”, remarca Juan a Visión.

“La silla de ruedas no es la muerte”

En Facebook: Revo Capacidad Diferente Sin Límites, refleja como siente y vive la vida el Gato, “siempre me encantaron los deportes extremos y hasta hice acrobacia, cuando me pasó lo que me pasó, después de un tiempo entendí que la silla de ruedas no es la muerte; hay que replantearse muchas cosas y ganarse un lugar en la sociedad que tiene límites que no son los de mucha gente como yo.

 

En la silla de ruedas, cuando unió su Neuquén con el Obelisco

 

“Insisto –dice- a mí no me interesa que me vean como ejemplo en los deportes que practico, ni en lavida misma por mi discapacidad. Lo que yo quiero es que si me tienen que destacar, sea por mis condiciones y resultados para correr en karting, motos o en auto. Se me ha complicado convencer a los que deciden sobre que podía correr, reitero en aspectos como estos, hay que cambiar la cabeza en la Argentina. Me empeñé en lograrlo, en demostrar que podía; hice todos los deportes posibles y tratando de funcionar lo mejor posible, me concentré mucho en el trabajo físico”.

En La Pampa, disfrutó con intensidad en la Copa Bora,  cumplió y llegó 18º ; “me había propuesto andar tranquilo, sin cometer errores y terminar la carrera y se me dio. Me encantó la categoría, los Bora van realmente bien, les agradecí mucho que me hayan permitido correr y cumplir otro de mis anhelos».

Por Carlos Saavedra

Fotos: Facebook Nimo

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre