TODO ITALIANO.

No hubo sorpresa en la definición del título de Moto GP y Franco Bagnaia se convirtió en el  italiano en calzarse la corona de la categoría mayor del Mundial de Motociclismo. Nacido en Turín el 14 de enero de 1997, es el nuevo miembro del grupo que integran Giacomo Agostini, Umberto Masetti, Libero Liberati, Franco Uncini, Marco Luchinelli y Valentino Rossi.

Un elegante Bagnaia muestra su trofeo y medalla en al fiesta de Premiación. Debutó en el Mundial en Qatar 2013 en Moto 3. Pasó por Moto 2 y fue campeón en 2018. Al año siguiente llegó a Moto GP. En total corrió 172 carreras y ganó 21.

De ese grupo, la historia de Bagnaia toma un punto de relación estadística con las de los dos más grandes: Agostini y Valentino. Con Giacomo, el máximo ganador de carreras y títulos mundialistas, lo une el medio siglo que debió transcurrir para que un motociclista italiano se consagrase en la categoría mayor sobre una moto italiana. Agostini lo había hecho en 1972 sobre una MV Augusta y desde entonces hubo campeones italianos pero sobre motos japonesas. Bagnaia se coronó sobre una Ducati Desmosedici.

-publicidad-

La referencia de Valentino se traslada a 2009, temporada del último de sus títulos en lo que era el antecedente más cercano de un campeón italiano en Moto GP hasta este fresco festejo de Bagnaia, conocido también por el sobrenombre de Pecco, el mismo que le puso de chico su hermana mayor Carola. Refuerza asimismo su relación con Rossi el haber sido uno de los alumnos de su Academis de Pilotos, denominada VR 46, creada por Valentino en 2014 y que formó varios motociclistas peninsulares.

Arriesgar para hacer poles tuvo su recompensa extradeportiva. Con las 5 poles, que acompañaron sus 7 triunfos, Bagnaia le ganó por 11 puntos al español Jorge Martin el especial torneo de poles y se llevó este BMW M6.

.           

«Es un campeón y tiene la inteligencia de un campeón. Se merece este título, ha hecho una gran remontada. Se mantuvo sólido mentalmente. Creo que también es gracias al ambiente de la Academia» destacó Franco Morbidelli, uno de los cuatro pilotos surgidos de la Academia (los otros son Marco Bezzecchi, Luca Marini y el propio Bagnaia) que participan en Moto GP.

Como bien reconoció Pecco, esa fortaleza mental resultó decisiva cuando en su duelo con Fabio Quartararo sufrió una caída en el Gran Premio de Alemania que lo dejó a 91 puntos del francés.  “En ese momento pensé que estaba todo perdido, pero esa sensación me duró una hora. Reaccioné y dije: falta medio campeonato y todavía puedo” reveló en medio de las felicitaciones de su equipo, su hermana Carola (permanente asistente) y su pareja Domizia.

Los campeones 2022 y sus motos. El español Izan Guevara (Moto 3) sobre la GasGas; su compatriota Augusto Fernández (Moto 2) con la Kalex y el italiano Franco Bagnaia (Moto GP) sobre la Ducati.

Vaya si pudo y lo demostró enseguida con victorias sucesivas en Holanda, Gran Bretaña, Austria y San Marino al tiempo que Quartararo entraba en una sequía de festejos que se prolongó hasta el final. El triunfo en Malasia, en la anteúltima fecha, le dio a Bagnaia el acceso a la cima de las posiciones y el puesto en el cierre en Valencia (ganó Alex Rins en la despedda de Suzuki)le alcanzó y sobró para asegurar la coronación con 17 puntos de ventaja sobre Quartraro, un digno rival que presentó batalla hasta el final pese a la inferioridad técnica de su Yamaha. Una prueba fue el toque entre ambos que le hizo perder una aleta a la Ducati y creó incertidumbre sobre su rendimiento. ”Desde ese momento todo fue una pesadilla y la carrera se me hizo larguísima. Por suerte hubo un final feliz” contó Bagnaia antes de cerrar con esta particular reflexión: »

«El mejor momento de mi vida ha llegado en la peor carrera de la temporada».

 

Fotos: Prensa MotoGP.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre