EL TAN DESAFORTUNADO Y OTRA VEZ CRITICABLE FINAL, NO EMPAÑÓ UN DÍA INOLVIDABLE PARA EL TN.

¿Que llevó a ver al Autódromo Oscar y Juan Gálvez, colmado de gente en gran parte de las tribunas, como hacía mucho no sucedía?

Las razones de la amplia convocatoria deparada estuvieron dadas por la carrera de los 200 Pilotos de Turismo Nacional y, desde ya y acaso la gran atracción de ver andar al Indycar del equipo del argentino Ricardo Juncos, con Agustín Canapino al volante. Hubo otras explicaciones que van a abordarse por separado.

Felicidad plena. Merlo  (der.) y su invitado Marcos Quijada a plena celebración en el podio ante el gentío (Foto prensa APAT).
-publicidad-

Tu bien fresca memoria seguro, te ha traslado a los instantes decisivos de la final para los pilotos titulares de la Clase 3. Un rato luego que Franco Vivian coronara como invitado de Jerónimo Teti, su excelente fin de semana al ganar la carrera reservada a los invitados. Al arquitecto, quien casi no pudo largar por una pérdida de aceite por la junta de la tapa de vávulas en el motor del Chevrolet Cruze, lo siguió Diego Ciantini en el Focus de Leonel Pernía tras avanzar desde el quinto lugar, sin involucrarse en sucesivos roces y toques vistos en 12 vueltas casi salvajes. Tercero Canapa en su debut en TN, manejando el Cruze de su amigo Manuel Mallo, como para extender el disfrute combinado con la exhibición en el Indycar.

Ahora al grano. El cierre del luminoso domingo, a cargo de los titulares de la «3», iba a reiterar una definición merecedora de una fuerte silbatina acorde con otro grotesco para esquivar los kilos de lastre, reglamentación objetada en el año en curso, si bien conocida las reglas de juego desde el principio. Al calendario sólo le quedó en pie un capítulo, Rosario.

Leo Pernía se aprestaba a ganar, si bien el run run hacía dudar de las reales intenciones del Tanito, el más férreo crítico del sistema de lastres en vigencia. Hasta el segundo lugar había llegado el más impetuoso si pensás en el TC arriba del Dodge, Jonatan Castellano versión TN en el Cruze del MG-C Pergamino que alista los autos del Tanita y el Pinchito (estuvo secundado por Adrián Oubiña).

El hijo del Zorro de Lobería necesitado imperiosamente de ganar para formalizar su postulación al título, más allá que lidera las posiciones por apenas un punto sobre Merlo, había quebrado a apenas una vuelta de la cuadriculada al duro Fabián Yannantuoni, y casi al toque el Fiat del Patito capotó, permtiéndo pasar al tercer lugar a Carlos Javier Merlo (el otro animador al quien restaba ganar).

Los vaivenes en tan pocos metros, cayeron como una bomba en el corazón del MG-G Pergamino. ¿Por que?. Pues porqué, a la estrategia de las especulaciones se le saltó un botón del traje y se cayó la estantería.

No hay nadie en casa. El Pinchito (quedó 13º) se recluyó en su casa rodante, y desde allí enfilo hacia Lobería.

Castellano desaceleró a cero casi al salir de la Horquilla, «lo nuestro era ganar o salir 13º para descargar kilos e ir livianoa a la última a Rosario; lo resolvimos así en el viaje de regreso desde el sur después de la fecha anterior», explicó serio y preocupado Pedro Viglietti, ingeniero de pista del Pinchito, quien ante lo que pasó, bajó muy caliente del auto y Pedro lo mandó con el casco puesto de una a su motorhome. Desde allí enfocó hacia Lobería, nadie más lo vio.

Merlo haciendo la «V» de la victoria. «0jo! no es la «V» peronista», bromeó.

 

Sin embargo, no fue lo peor. Pernía (llegaría segundo) sin información precisa desde su box, creyó que atrás de Castellano finalizaba Yannantuoni, cuando en realidad estaba Merlo. Leo levantó casi sobre la cuadriculada, Castellano había pisado el freno y ahí pasó como una exhalación, Merlo primero y ganador. De no creer, la desinteligencia entre el box y Leo, sirvió para habilitar como candidato a la corona a su más enconado rival!.

Imaginate la bronca e impotencia del Tanito cuando lo vio pasar a su lado para ganar a Merlo!. El puntano no sólo ganó, se puso segundo en el campeonato a un puntito miserable    de Castellano y, hundió a Pernía, tercero a 22 puntos! con 42 en juego en Rosario.

El clima muy tenso, hirviente, invadido por rostros adustos y reproches imposibles de atenuar. Lo comprobó visionauto en el medio del box del MG-G Pergamino. El Tanito como lo ves en la foto exclusiva, sentado con la cabeza baja, entre sus manos, no salía de su asombro, incredulidad, calentura. Por ahí levantó la cabeza y pidió explicaciones, el mar de voces impidió escuchar con nitidez sus dichos, en especial con Speroni su hombre de confianza desde hace años en cualquier equipo donde haya estado, mientras Diego Ciantini su invitado, asistía en silencio a tan traumático momento, y al Tano Vicente, la Fiera Pernía, le brillaban los ojos de los nervios. Mientras la esposa de Leo observaba todo en silencio, y una pulposa promotora pretendía arrogarse funciones de celadora, «ordenando» que había que irse del box, en fin…

Mauro García, uno de los dueños del equipo.

«Y si, puede ser que no le se le haya marcado a Leo que detrás venía Merlo y no Yannantuoni, si quien debía alertarlo se pudo confundir y bueno, perdimos todo» admitió a vision el director del equipo y uno de los propietarios, Mauro García en pleno temblor en el box y mientras a metros en el podio, Merlo derramaba champán triunfante y felicidad. No era para menos, quedó mejor parado que Castellano y Pernía para la definitoria en Rosario.

EL TUIT. COMO MARTI, NADIE ENTENDIÓ NADA.

Te acordarás de LA BURDA CULMINACIÓN DE LA Clase 3 en Termas de Río Hondo, cuando Pernía y Facu Chapur se «pelearon» por no ganar para evitar los malditos kilos de lastre fijados en el reglamento 2022, item que seguramente será revisado para 2023.

En Buenos Aires, adquirió mas resonancia y el papelón se potenció por correrse en el Templo del automovilismo nacional, y debido a la etapa decisiva del campeonato con apenas una única fecha restante, el Coronación en Rosario.

De nuevo Pernía en el centro de la escena, a punto de ganar, levantó; instantes antes LO HIZO Castellano (COMPARTEN EQUIPO) y carlos Javier Merlo se sacó la «grande».

Sentado sobre una rueda, con la mirada perdida y seguramente preguntándose sobre el sopapo recibido, Sergio Dominguez, encargado del Focus de Pernía y el Cruze de Castellano, era el desconsuelo mismo después de abrazarse como en un scrum de rugby con otros compañeros de laburo.

 

Dominguez con la mirada perdida, tratándo de encontrar explicaciones.

Vision se acercó y preguntó: «¿Que pasó, que ocurrió?». Sergio se levantó y no rehuyó a conversar pese a la perplejidad que no lo abandonaba. «¿Que pasó?, pasó que somos unos boludos», dijo incluyéndose. «No sé, teníamos todo listo para ganar pero la perdimos, y no sólo eso, además habilitamos a pelear el título a nuestro principal rival. No fuímos claros en avisarle a Leo por radio que quien venía atrás no era Yannantuoni sino Merlo; Jonatan levantó y bueh!, apareció Merlo y nos ganó, de no creer».

Ofuscado Leo cuando salió del fondo de la diminuta oficina técnica, soltó, «cometimos un error desde abajo del auto, porque (desde su box) solo miraban a Castellano y no lo hicieron con Merlo. Cometimos un error de principiante y lamentablemente le erramos”. Y siguió, “la decisión de ‘levantar`fue mía porque era yo quien manejaba el auto. Eso sí, no me enteré que el tercero era Merlo, ni tampoco lo vi en los espejos. Así que apareció, ganó y se puso como mejor candidato al título».

——————————–

LE ERRAMOS.

El tuit de Mauricio Gallardo, muestra el momento de revés en el GM-G Competición. Las imagenes son elocuentes, y Gallardo dice que las imagenes «alimentan el show» y no le hacen bien al deporte.

——————————–

Castellano aún no ganó (231 puntos),  Merlo (230), Pernia (208) y Teti (205), definirán el campeonato 2022 Río Uruguay Seguros de la Clase 3 de TN. Será entre el 25, 26 y 27 de noviembre en el Autódromo Juan Manuel Fangio (Rosario).

Tanto le erraron que su firme candidatura para alcanzar como en TC 2000 otro campeonato, quedó seriamente dañada.

A poco de finalizar la carrera, Leo sentado y apesadumbrado en el fondo de la oficina tecnica en el box del equipo. Cerca suyo, también tratando de comprender, su invitado Diego Cianitini.

Cuando visión dejó un box aún shockeado, un transeúnte del pitlanes de los  que nunca faltan, susurró, «a Leo le pasó factura la justicia divina, después del papelón que hizo con Chapur en Termas; si piensa en los puntos que dejó pasar esa vez por levantar; acá (en el Gálvez), le salió el tiro por la culata…».

Fotos: visionauto

3 COMENTARIOS

  1. tan shockeado quedó el box que hasta el redactor también se contagió. es indescifrable la nota.

    ballsfull

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre