NO PARA.

Con la cantidad de millas que está sumando, va a poder dar la vuelta al mundo varias veces. Pero eso quedará para otro momento. El ahora dice que José María López cerró su primera experiencia en las 1000 Millas de Sebring del Mundial de Resistencia con un segundo puesto que, quedó la sensación, pudo haber sido algo más.

¿Por qué tuvo sabor a poco? Vamos por partes. En Sebring volvió a quedar en evidencia que los Toyota TS050 Hybrid son imbatibles. Pero también está claro que, a dos fechas para el final del campeonato (restan las 6 Horas de Spa-Francorchamps y las 24 Horas de Le Mans), el equipo japonés apunta todos sus cañones a que Fernando Alonso, que comparte el Toyota 8 con Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima, sea el campeón.

SpeedAgro

En Sebring, el asturiano y cía. volvieron a quedarse con la victoria por sobre Pechito y sus compañeros Mike Conway y Kamui Kobayashi. Ojo que el Toyota #7 estuvo a la par en cuanto como lo hicieron rendir, pero un toque del cordobés con otro auto de la Clase GTE, autos más lentos, lo obligó a entrar a boxes, perdiendo dos vueltas y sellando su suerte. Y si bien tiene chances matemáticas de salir campeón (hay 15 puntos de diferencia), queda la sensación que eso sólo ocurrirá si ocurre alguna catástrofe deportiva con el auto de Alonso-Nakajima-Buemi…

Una imagen repetida: del 1-2 de Toyota, esta vez, en Sebring.

“Debía tomar un poco más de riesgos, ya que lo que quería era pasarlo a Buemi. Logro cortarle distancia y promediando el primer stint, me tiro a pasar a un GTE por adentro, le cierro la línea, él era un amateur, trato de esquivarlo, le pego al piano y cuando caigo de nuevo en pista tocamos con la parte de atrás que provocó un daño en el alerón. Lo que nos retrasó realmente fue que una de las mangueras del intercooler se desconectó haciéndome perder potencia, lo que al final del día nos dejó a dos vueltas. Una pena. Un sinsabor para mí. No me gusta verme involucrado en esas cosas, pero son cosas que pasan, sobre todo cuando uno arriesga”, explicó el de Río Tercero.

De cara a la fecha de la Fórmula E el 23, Pechito contó su periplo hasta llegar a China: “Viajé de Miami a Londres directamente para hacer dos días de simulador con el equipo Dragon en Silverstone y de ahí para España el martes para la carrera del sábado, con ganas de mejorar lo hecho con el equipo hasta ahora”.

Pechito y su Toyota se mostraron otra vez competitivos.

 

Fotos: Prensa Toyota WEC.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre