La performance de Kimi Raikkonen en el GP de Bahrein fue aplaudida en todos los rincones. ¿Pudo haber ganado? El análisis revela algo muy interesante…

Resultó su regreso al podio en la cuarta carrera desde su vuelta a la Fórmula 1, y en la comparación inmediata (el pobre Michael Schumacher sigue cobrando…) sale ganando ampliamente. Otra vez volvió a ser más lento que su compañero Romain Grosjean en la clasificación, pero tuvo su premio un día después. Y la explicación de semejante fervor no pasa solamente por el talento o la voluntad.

Kimi largó undécimo, pero después de la primera parada, en el giro once, ya estaba tercero. ¿Un brío especial? ¿Nafta de avión? No, el juego de neumáticos blandos impecable que no había usado el sábado en la clasificación al no haber podido meterse entre los diez primeros…

-publicidad-

Con gomas frescas, le descontaba medio segundo por vuelta a Vettel, mientras desandaba camino para alcanzar a Grosjean. El bicampeón mundial estaba corriendo con un juego de compuesto medio, pero ya usado el día anterior. Lo mismo sucedía con el francés que marchaba segundo.

Sin embargo, cuando llegó a la cola del otro Lotus, Kimi tardó cuatro vueltas para superarlo. No hubo órdenes de equipo para que el orden se alterara, y en cada uno de esos giros perdió una décima de segundo respecto de Vettel.

Después de la segunda detención, Raikkonen estaba 2s2 detrás de Vettel: esa diferencia podría no haber existido de haberle dado paso Grosjean oportunamente.

En ese tercer stint fue cuando el finlandés más apuró a Vettel: de haber estado adelante, probablemente se hubiera alejado en la vanguardia. En ese tramo, entre la vuelta 25 y la 39, Kimi usó un juego nuevo de compuesto duro, que aún así caminaba mejor que el juego usado blando que equipaba al RedBull. Pero no logró superarlo. Distinta habría sido la historia de haber estado adelante.

Tras la última parada, cuando el alemán puso el único juego de gomas nuevo que usó en toda la carrera, el panorama se estabilizó. Con el mismo tipo y condición de neumático, el RedBull fue marginalmente más veloz que el Lotus.

Una buena remontada de nueve lugares, que precisó de caucho impecable para tener éxito. Algo similar sucedió con Schumacher: avanzó del puesto 22 al décimo, pero siempre corriendo con neumáticos nuevos. En una pista como la de Bahrein, con tanta degradación, las cubiertas jugaron un papel preponderante.

Nadie puede negar el talento, la capacidad o la jerarquía de Raikkonen. Pero una mirada más detenida ayuda a ponerle otra perspectiva a lo sucedido.

Por P.V.

 

 

 

-publicidad-

4 COMENTARIOS

    • that he was not surprised to have qifiualed last for the European Grand Prix at Valencia, but the Italian admitted that he had hoped to perform better.The Ferrari substitute, who has struggled to get on the pace so far this weekend, qifiualed 20th, and was nearly three seconds slower than Jenson Button’s fastest Q1 time.But Badoer, who has been confirmed as Ferrari’s replacement until Felipe Massa returns to fitness, added that he had always expected to treat the Valencia race as a test ahead of what he hoped to be stronger performances in the following races. I was hoping for a little bit better, but that was more or less the range, he told the BBC. We were expecting it to be a little bit like this, because with one year’s no driving and a new track, what was possible to do? This was the range we were expecting. For me this race, as I said in the conference, is a test. I just have to run, I just have to not crash the car and make mistakes. I need to run, run, run and be better on the next race.

  1. Entonces; ¿El virutal «abandono» de la clasificación en Q2 fue deliberada, una movida magistral? Aplausos al equipo Lotus. Y gracias por la explicación, buenísima. (Y vamos Kimi!)

Responder a C.F. Cancelar respuesta

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre