«LO VEO BIEN…», opina Hugo Mazzacane acerca del posible ingreso de Renault al TC.

«No, no creo que fuera a desequilibrar deportivamente la categoría. Me junté con Alejandro Reggi (la última vez a fines de junio en Concepción del Uruguay), pero en caso que Renault venga a la categoría, mi diálogo seguirá siendo con los pilotos, no con ningún directivo, ni representante de la marca. Cualquier problema, se resolverá entre la ACTC y el piloto…».

El presi de la ACTC le dice a Visión, su parecer sobre tan comentda alternativa que, al decir de Reggi (director comercial del Rombo), «debe definirse a más tardar a fin de septiembre, porque el tiempo pasa volando…».

SpeedAgro

Torino es una marca que pese al paso del tiempo, se ha mantenido incolumne en el corazón de tantos hinchas, y en la historia de la terminal desde los tiempos en que era IKA-Renault, ocupando un lugar preponderante; el auto fue referente de una época, entre mediados de los ´60 y ´80.

La eventual entrada de Renault al TC, sería apoyando a un equipo que contaría con dos Torino; el Toro fue uno de los modelos como queda dicho, que más relevancia alcanzó.

 

Todo es historia. El recordado Pirín Gradassi, en el debut de los Torino 380W, gana en San Pedro en 1967

 

El Maestro Copello larga en San Pedro, con el único de los tres Toros que llevó una trompa especial, luego se convertiría en la Liebre I

 

El debut de los Torino, los 380 W, en TC, fue como equipo oficial en la Vuelta de San Pedro el 26 de febrero de 1967, logrando un triunfo rutilante con uno de los Toro, a manos de Hector «Pirín» Gradassi; el Maestro Eduardo Copello usó un Torino con trompa de competición (luego convertido en Liebre I) y en el restante auto estuvo Jorge Ternengo, ambos compondrían más tarde para los aficionados, la «CGT»; los coches estuvieron preparados por Oreste Berta y Heriberto Pronello. Copello y Ternengo abandonaron, y Pirín les ganó al  Tractor de Eduardo Tuqui Casá, la recordada cupé Ford gris plateada, y al Chevrolet de Mariano Calamante.

La victoria de Pirín Gradassi causó conmoción en el TC y en el automovilismo nacional; convirtiéndose en el puntapié inicial que marcó el comienzo de temporadas con dominio de los Torino.

Años más tarde, con muchos Torino poblando la categoría, y ante la incorporación del motor 7 bancadas, al no resultar autorizado por la ACTC, en reemplazo del 4 bancadas, la preeminencia de la marca comenzó a perder terreno hasta prácticamente desaparecer. Años atrás, la ACTC autorizó la utilización de los motores Cherokee de procedencia norteamericana, extendiéndose también a los Dodge, con el fin de recuperar la presencia de la marca.

«No creo que se repita lo que pasó con el equipo Ford a fines de los `70», recuerda Mazzacane al trazar un hipotético paralelo entre lo que fue el último y conflictivo tramo de la presencia oficial de Ford en TC que determinó su alejamiento en el que las tapas de cilindros objetadas y una innegable puja de poder, dieron como resultado el alejamiento del óvalo en forma oficial. «La ACTC se equivocó al echarlo (al equipo Ford) de la categoría. Podría haber tomado otro tipo de medidas, y se hubiesen ido solos» arriesga Mazzacane.

La entrada de Renault sería sui generis, tomaría la forma similar a la que aplica en Súper TC2000, donde cuenta con un equipo oficial dividido en dos brazos liderados por Marcelo Ambrogio y Sergio Polze, a los que vuelca un aporte económico en tanto la mayor parte se originan en aportes publicitarios de otras empresas.

«Así es, hemos conversado poro con Hugo Mazzaca­ne; el interés existe y contamos con proyectos presentados por tres equipos. Estamos analizandolos en todos sus aspectos, evaluándolos para tomar una decisión, estimo, a fin de mes», menciona Reggi a VA.

Cuando se le pregunta al ejecutivo del Rombo, acerca de los beneficios que visualiza que puede acarrear la entrada de Renault al TC, respaldando a un equipo que como en Súper TC2000, debería completar la mayor parte del presupuesto con aportes de otras empresas, sin olvidar que la marca no ofrece autos ni siquiera similares a los que compiten en TC, pero a la vez, se trata de la categoría es la más popular, la de  mayor arraigo y repercusión, Reggi coincide, «ves, por razones como las que enumeras, es que analizamos estar presentes de alguna maneras en TC; hay una cuestión de imagen, de presencia; es la catego­ría más popular, veremos”.

Si de pilotos se trata para manejar esos potencionales dos Torino que, dicen, podrían ser atendidos por el equipo de Trotta, uno es número puesto: Emiliano Spataro. El restante “debería es­tar vinculado a Renault”, sostiene Reggi. En tal sentido el que suena con más fuerza es Facundo Ardusso, además cuenta con el beneplácito de Reggi quien fue quien lo acercó a la marca. También son mencionados con menores chances, Christian Ledesma y Josito Di Palma.

 

Por C.S
Foto: www.historiaTC.com.ar

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre