LA ESCASEZ DE CONDUCTORES SE TRIPLICARÁ PARA 2026. SEGÚN UN INFORME DE LA UNIÓN INTERNACIONAL DE TRANSPORTE POR CARRETERA (IRU). ¿SERÁN LOS CAMIONES AUTÓNOMOS LA SOLUCIÓN?

La demanda de conductores en Europa ya creció un 44% de enero a septiembre de este año. En tanto, en Estados Unidos, la Asociación Camionera Estadounidense (ATA, por su sigla en inglés) estimó que en la industria hacen falta, actualmente, 80.000 conductores. El panorama es aún más complejo, ya que esto podría duplicarse en 2030 a medida que más transportistas se jubilen. Precisamente, la cesación laboral en el Viejo Continente llegará a un 30% de la plantilla actual, en los próximos 33 años mientras que la tasa de sustitución por gente más joven es entre un 4 y 7 % menor.

En el Gigante de América del Norte, se estaría legislando un programa piloto de capacitación de tres años que les permitiría a los conductores de camiones comerciales cruzar fronteras estatales a partir de los 18 años algo hasta ahora imposible pues no se puede obtener una licencia de conducir vehículos comerciales hasta tener 21.

-publicidad-

Que en EE.UU. sean necesarios 160 mil choferes parece algo insignificante comparado con los 2 millones que podrían escasear en el transporte europeo. El informe elaborado por IRU toma como referencia, seis países que representan dos tercios del sector total del transporte de cargas por camión y cuatro países para el transporte de pasajeros, que representan el 28% del total.

 

Hay una baja proporción de conductores jóvenes (6 % para el transporte de mercancías y 5 % para el transporte de pasajeros).  Las mujeres también constituyen un pequeño porcentaje de los camioneros.

La edad mínima para calificar sigue siendo 21 años para los conductores de camiones en cinco países de la UE y entre 21 y 24 años para la mayoría de los roles de conductor de autobús.

Los altos costos de licenciamiento y capacitación también son un obstáculo. En Francia, una licencia de camión cuesta 5.300 €, más de tres veces el salario mínimo mensual promedio, mientras que en Alemania, una licencia de autobús cuesta un promedio de 9.000 €, más de cuatro veces el salario mínimo mensual.

Como en los Estados Unidos, IRU aconseja fijar la edad mínima para conducir a los 18 años, con formación a partir de los 17 y subvencionar los costos de licencias y capacitación para nuevos conductores, entre otros aspectos.

En Argentina, uno de los últimos registros, estimaba en casi 200.000 los afiliados al sindicato de camioneros. Programas como el de Conductoras, de Scania Argentina, buscan promover no sólo la diversidad también la oportunidad laboral en una actividad que va perdiendo su encanto.

Camiones autónomos, ¿la solución?

No en el corto y mediano plazo. Las fases de desarrollo continúan, pero la automatización completa (que no requiera de una persona a bordo supervisando) requiere de nuevas legislaciones y la certeza de que el vehículo tenga un la misma autonomía y capacidad resolutiva que una persona ante cualquier escenario.

Algunos informes sitúan en 2040 la fecha en la que realmente podría haber camiones autónomos que no necesiten conductor. Algunos expertos incluso sugieren que, a medida que se generalizan los camiones autónomos, aumentará la necesidad de conductores. El razonamiento es que a medida que la demanda de transporte de mercancías siga creciendo, la industria del transporte por carretera necesitará más conductores profesionales de los que emplea en la actualidad y no menos.

Por lo tanto, se entiende como un complemento y no como una sustitución. La tecnología y el futuro nos dirán cuál será la verdad.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre